Responsabilidad social: todo cabe

Hay una manera sencilla y muy eficaz de hacer que una buena idea vaya con paso firme hacia el fracaso: decir que sirve para todo.

La Comisión no permanente sobre Seguridad Vial en el Congreso de los Diputados ha dado una nueva estocada a la Responsabilidad Social de la empresa (RSE), al proponer que se incluya la seguridad vial en la RSE. (ver noticia aquí). No contentos con pedir un informe anual sobre los accidentes de trabajo relacionados con los desplazamientos de los trabajadores (más costes para las empresas, duplicación con las actividades de la Dirección General de Tráfico, de las autoridades de las Comunidades Autónomas y de los Ayuntamientos), estudios y evaluaciones sobre las características de los mismos (más dinero para “expertos” que se ganarán unos miles de euros contando lo que es obvio), la puesta en marcha de un protocolo de investigación y registro de los accidentes de tráfico (más repeticiones de trabajo, financiadas con el dinero de todos nosotros), incluir mejoras de seguridad en los desplazamientos relacionados con el trabajo (¿acaso la legislación sobre seguridad vial no vale para los desplazamientos por razones de trabajo? Lo que ha hecho la Dirección General de Tráfico hasta ahora, ¿no sirve para nada?), la promoción de un sello de calidad, que estaría apoyado por instituciones y organismos competentes (más gastos, comisiones y expertos) que -dicen- “avalaría el compromiso de la empresa en la prevención de siniestros entre sus empleados” (¿no basta con los compromisos  y con las sanciones de la legislación vigente?), un premio anual a las mejores prácticas en el ámbito de la salud laboral (de nuevo más costes, pero sin ninguna referencia a la eficacia: ¿piensan acaso que alguna empresa revisará más frecuentemente los frenos de sus camionetas con la esperanza de ganar el premio?), además de todo eso, proponen “la inclusión de la seguridad vial en los planes de Responsabilidad Social Corporativa de las Empresas”.

Lo que quiere decir que no han entendido qué es eso de la Responsabilidad Social de las Empresas. Pero, eso sí, se permiten hacer recomendaciones sobre ella (pagando los demás, claro).

Pero, afortunadamente, la noticia recoge la opinión del portavoz de Seguridad Vial del PSOE, Carlos Corcuera: esta iniciativa pretende “convencer y no imponer”.  De los costes de la propuesta, la noticia no dice nada. Eso sí, supongo que la Comisión no permanente estará feliz por haber formulado unas propuestas que, por fin, van a resolver el grave problema de los accidentes laborales “in itenere” y en misión.

5 thoughts on “Responsabilidad social: todo cabe

  1. “Los costes de la propuesta?”…y qué opina usted de los costes generados por estos accidentes de tráfico para las propias empresas, sus empleados y la sociedad en general? Creo que tomar en consideración la seguridad vial en la RSE es perfectamente legítimo e incluso necesario. Espero de hecho que este indicador entre en los nuevos criterios del GRI en la versión G4 anunciada para el 2013. Claro, es siempre más fácil pedir que este tema sea responsabilidad exclusiva del Gobierno. Pues no, en este caso, los desplazamientos de los trabajadores de una empresa entran de pleno en el campo de la Responsabilidad Corporativa. Un simple análisis de costes permite de todas formas entrever el impacto positivo para la propia empresa. Una última cosa: qué fácil es acusar siempre a los demás de no entender “qué es eso de la Responsabilidad Social de las Empresas”. Un poco de humildad no le vendría mal.

    1. Gracias, Frederic. El argumento que ofreces está contemplado por la legislación, que tiene en cuenta (o debe tener en cuenta) los costes sociales que tienen los accidentes privados. Por tanto, es un argumento válido para todos, no sólo para las empresas: forma parte de la “responsabilidad social de todos los ciudadanos” o, al menos, “de todos los conductores”, y no sólo de la RSE. Lo que propongo, en definitiva, es distinguir entre 1) Responsabilidad Social de las Empresas, que afecta a éstas y es voluntaria, y 2) Responsabilidad social de todos, que afecta a todos, también a las empresas, pero no sólo a ellas. Incluir todas las obligaciones de este tipo (no diga usted mentiras, respete las reglas de circulación, no tire papeles al suelo, no insulte a sus vecinos,…) en la RSE me parece que nos distrae de lo que es realmente importante.

      1. Gracias por tu respuesta Antonio. Entiendo tu punto de vista y coincido en que todo lo que tiene un impacto en la sociedad (positivo o negativo) no puede caber en la RSE y ser responsibilidad de las empresas. Pero en el caso de la seguridad vial, me parece que las empresas tienen interés en fomentar la seguridad en la carretera para evitar bajas por accidente, mala imagen corporativa (me parece increible el comportamiento de ciertos conductores que llevan un coche de empresa y no respetan las limitaciones de velocidad por ejemplo) y costes de seguro o compensaciones. Además, en mi opinión, las empresas del sector (directamente , transportistas por ejemplo, o indirectamente, fabricantes de coches etc. ) tienen una responsibilidad aún más importante. Creo que el “materiality analysis” de AccountAbility es una buena herramienta para no dejarse distraer y identificar prioridades. Empresas como Renault o Ashok Leyland incluyen la seguridad vial en su estrategia de RSE.

Comments are closed.