Responsabilidad personal y de las organizaciones

Antonio Vives hace una excelente síntesis de ideas de Josep M. Lozano, Josep M. Canyelles y yo, y añade más ideas suyas, sobre cómo no basta la responsabilidad social de las personas, porque las organizaciones pueden hacer difícil o incluso imposible comportarse de manera adecuada (verlo aquí). Estoy de acuerdo, claro.

Añado un comentario breve: me parece que todos nosotros estamos hablando de responsabilidades morales, no de instrumentos (códigos de conducta, informes, líneas confidenciales para informar de problemas, etc.). Al final, la responsabilidad social es sobre “qué debo hacer” o “qué debe hacer mi empresa”, porque es mi/nuestro deber, no porque esto mejora la cuenta de resultados.

One thought on “Responsabilidad personal y de las organizaciones

  1. En este artículo de hoy en \El Mundo\ ¿Huelga? Pregunte a su filósofo; ¿Qué hacer cuando se cree en una protesta pero no en sus métodos?(http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/28/cultura/1332946118.html) se comenta la responsabilidad individual dentro de la respuesta colectiva (o de masas) en el contexto de la huelga general. Un párrafo que destacaría:
    \Una opinión más: la del filósofo, poeta y ensayista José Sánchez Tortosa, editor junto a Fernando Savater de ‘Pensamientos arriesgados’ y autor de ‘El profesor en la trinchera’. Su respuesta llega en un correo electrónico. \Conviene distinguir con precisión la cadena de causas materiales que conducen a una situación dada y a las respuestas colectivas a esa situación, y la propia postura individual que, frente a ello se adopte, postura que, a su vez, estará también determinada causalmente a escala social porque nunca puede darse de forma puramente individual. Claro que uno se siente borrego en una manifestación o concentración si no es un idiota integral o un fanático, sin perjuicio de la legitimidad o justicia de las reivindicaciones que se defiendan. Las pancartas y lemas, cánticos y estribillos, por su propia naturaleza, siempre resultan acríticos, útiles mecanismos que dispensan de pensar y de estudiar, lo cual requiere un esfuerzo mucho más arduo y sutil\.

Comments are closed.