Recomendaciones para una buena gestión de los activos económico-emocionales de la familia empresaria

Imagen: Pixabay
Imagen: Pixabay
En los dos últimos posts hemos visto cómo gestionar los activos humanos e intelectuales de la familia empresaria. En el primer artículo, insistí que las personas son el activo más valioso de la empresa familiar, pero no hemos de olvidarnos de otro activo también esencial para la familia empresaria: el patrimonio y los bienes propios de la familia.

Dentro de los bienes, cabe distinguir entre los activos económicos, los activos de ocio de uso común y los activos económico-emocionales,. Profundicemos un poco más en cada uno de estos conceptos.

Los activos económicos son las inversiones financieras e inmobiliarias que no tienen ningún tipo de connotación emocional. Por esta razón, su gestión se puede y se debe basar en criterios de mercado.

Los activos de ocio de uso común hacen referencia a activos inmobiliarios, como segundas residencias, u otros bienes de recreo, como barcos u otros, que son de uso compartido entre la familia empresaria. Para evitar conflictos y asegurar una correcta utilización de estos bienes es necesario contar con unas normas de uso aceptadas y respetadas por todos los miembros de la familia.

Pero más allá de estos bienes puramente económicos, existen otros activos que tienen para la familia un valor que transciende lo tangible: son los activos económico-emocionales. Por ejemplo, el esfuerzo y el trabajo de las generaciones anteriores para preservar la empresa familiar y hacerla crecer o bien un determinado inmueble que tiene un significado especial para la familia, porque está íntimamente relacionado con la tradición y la historia familiar.

Puesto que son mucho más que meras transacciones económicas, la gestión de estos activos no puede seguir únicamente parámetros mercantiles. Tres consejos para la adecuada gestión de los activos económico-emocionales de la familia empresaria:

  • Definir la misión y visión de estos activos, por ejemplo, de las acciones del negocio tradicional, de determinados inmuebles, etc.
  • Concretar los derechos y obligaciones que comportan para que sean aceptados y asumidos por todos los miembros de la familia.
  • Establecer los criterios de propiedad y uso de los mismos, para evitar tensiones, conflictos y malentendidos que puedan poner en peligro el equilibrio familiar.

Para una correcta gestión de los activos de la familia empresaria, tanto los humanos como los intelectuales y económicos, es imprescindible contar con sistemas de gobierno familiar  adecuados. En concreto, el Family Office ayudará a las familias empresarias a gestionar su capital financiero, humano e intelectual.

¿Los miembros de nuestra familia son más conscientes de sus derechos o de sus obligaciones?

Para saber más

3 thoughts on “Recomendaciones para una buena gestión de los activos económico-emocionales de la familia empresaria

  1. Estimado Profesor, muchas gracias por sus innumerables y valiosas aportaciones a la gestión de la empresa familiar. Me gustaría realizar una breve reflexión sobre la afirmación que realiza en su artículo de que “Los activos económicos son las inversiones financieras e inmobiliarias que no tienen ningún tipo de connotación emocional”. En mi modesta opinión, también existen una gran connotación emocional en la gestión de los activos económicos. En qué sectores se encuentra la familia cómodo, que riesgo asumir, cómo rentabilizarlos, qué retorno esperar, etc, son preguntas que solo se pueden responder desde una “racionalización” de las emociones de la familia. Creo que es misión del family officer “traducir” y reflejar estas emociones y valores (cuando esta no están claramente explicitadas) en la selección y gestión de los activos económicos para garantizar el bienestar emocional de la familia con su patrimonio, y no dejarlos al frío albedrío de los “criterios de mercado”.
    Un cordial saludo

    1. Estimado Miguel,
      Estamos de acuerdo en lo esencial. Si te he entendido bien, esas preferencias a las que llamas emociones, condicionan el “asset allocation” o selección de las inversiones que la familia hace para su preservación de capital económico-financiero. No puedo estar mas de acuerdo. Cada familia tiene su propio perfil de riesgo, algo que podríamos denominar el genoma inversor de la familia y solo ellos saben cuanta volatilidad en las inversiones efectuadas es capaz de soportar el estómago colectivo de la familia sin que las mariposas en el estomago les causen estrés.
      Un saludo,
      Josep Tàpies

  2. Un saludo caluroso al profesor Tapies , desde Colombia , muy altanto de todo lo que usted y su gente del IESE , esta produciendo y de la manera que colaboran con el mundo de las empresas familiares , en lo que respecta al patrimonio familiar es muy importante por encima de implementar estructuras de manejo , como pueden ser algunos comités o inclusive las llamadas oficinas familiares , es muy importante desarrollar una vision “Patrimonial” que en ultimas va a representar de manera tangible los valores , principios , y creencias familiares
    aqui en donde se pone a prueba la vocación de familia empresaria , con una vision compartida y colectiva , con reglas de juego claras , esto nos lleva a definir unos objetivos y nos obliga a una Gestion de ese patrimonio ,
    ojala se determinen una estrategias y unos indicadores sobre ese manejo patrimonial

Comments are closed.