Frente a la visión clásica que entiende la empresa como propiedad de los accionistas, que quieren maximar el valor de su capital y que delegan en los directivos para que gestionen la empresa con ese objetivo como único referente de su responsabilidad, surgen, de vez en cuando, planteamientos que proponen modelos alternativos de entender la empresa y la actuación de los diferentes agentes implicados.

 Una de esas propuestas es la que aparece en un documental que se estrenará este verano. El documental, titulado «We the owners«, y producido por The Foundation for Enterprise Development, presenta el ejemplo de tres empresas, donde los trabajadores son a la vez propietarios.  Aquí podéis ver el trailer del documental:

Imagen de previsualización de YouTube

Son tres empresas de sectores muy diversos, donde la participación en el capital por parte de los empleados se estructura también de forma diversa. Pero el punto común es, según los productores del documental, presentar cómo estas formas de entender la propiedad de la empresa tienen un impacto positivo en la creación y distribución de la riqueza.

Ya me parece bien: es un paso respecto al modelo anterior; es romper la dinámica de «accionistas, directivos, empleados». Peo me parece que no se va al fondo, o dicho de otro modo, que se puede ir más lejos. No se trata sólo de seguir creando riqueza, sólo que ahora la repartimos entre todos, porque todos somos propietarios. En eso hay que ser más radical: se trata de superarla idea del accionista como propietario de la empresa, y la idea de que la empresa está sólo para maximizar el valor. Este es el verdadero cambio de modelo: todo lo que no sea esto, se queda corto: son retoques. Ya es algo, pero es poco.