¿Jubilaciones anticipadas para crear empleo?

Huelga decir que últimamente el tema de la edad de la jubilación es un tema muy discutido. Legalmente, en España, se ha alargado un poco, pero las jubilaciones anticipadas siguen siendo muy frecuentes, y la edad media a la que la gente se jubila sigue estando muy por debajo de la legal. Como se ha dicho muchas veces, la situación actual no se puede aguantar indefinidamente. Y, tal como van las cosas, empeorará.

Un mal fundamental es el sistema de pensiones que tenemos. Si no voy mal, se suele llamar “de reparto”. Es decir, los que trabajan cotizan a la seguridad social, y los jubilados cobran de la seguridad social con dinero procedente de los pagos de los que cotizan. La izquierda convencional suele decir que este sistema es el mejor. Yo creo que es el peor, tanto desde el punto de vista técnico como de justicia. Desde un punto de vista técnico, porque ahora mismo y desde hace tiempo los pagos en España están superando las cotizaciones, la “bolsa” que teníamos se está agotando y nada hace prever que este problema se arregle. De hecho, la epidemia de salarios bajos que sufrimos desde el comienzo de la crisis no parece estar remitiendo, y eso hace las cosas peores: las cotizaciones a la seguridad social son proporcionales a los salarios, y las pensiones son las que son. En cambio, en un sistema de capitalización bien gestionado, esto no puede pasar: uno cobra lo que se ha acumulado en el proceso de ahorro a lo largo de los años y se ha invertido en algún tipo de fondo o el propio gobierno le ha dado un interés.

Y desde el punto de vista de justicia, porque el sistema actual es un sistema en el que unos cotizan y otros cobran. Hay alguna relación, claro, pero muy desproporcionada.

Ahora parece que, en Italia, Renzi quiere acortar la edad de jubilación. Lo que empeora el problema de las pensiones, porque aumenta las pensiones y disminuye las cotizaciones, pero se haría (si se llegara a hacer) para facilitar que los jóvenes se incorporen al mercado laboral retirando a los “viejos”. Según el Financial Times, este plan será bienvenido por las empresas italianas, que podrán reemplazar empleados “viejos y desencantados” (“disenchanted”) por otros “jóvenes y mejor dispuestos” (“keener”).

Uno se teme que más bien lo que quieren algunas empresas es sencillamente sustituir salarios altos por salarios bajos, pero dejemos este tema de lado por hoy. Si nos creemos la afirmación del Financial Times, lo primero que hay que preguntarse es por qué los viejos están desencantados o decepcionados. Según qué trabajos (aquellos para los que se necesita la fuerza física, o la agilidad, por ejemplo) se puede comprender que con los años el rendimiento pueda disminuir, pero en trabajos más sofisticados, la experiencia es muy útil, y si un empleado va aprendiendo cosas nuevas y no se aburre, a la vez que recibe un buen trato, no tiene por qué estar desencantado. Si lo está, una parte importante de la culpa es de la dirección de la empresa. He oído más de una vez quejas de directivos de que “hay gente enquistada en un trabajo que hace desde hace treinta años y que ya no es demasiado útil”. Perdone, pero si es así, es culpa de usted. O de quien le precedió, tal vez. Pero de la dirección de la empresa. Una empresa debe ser capaz de desarrollar todo el potencial de cualquier empleado; y si lo hace, no habrá nunca ningún tipo de aburrimiento. Si a un empleado se le pide que haga siempre lo mismo, trabajo monótono y repetitivo porque lo hace bien, acabará aburrido sin lugar a dudas; si va progresando y haciendo cosas cada vez más difíciles y/o mejor hechas, y el clima de la organización es bueno, no puede haber ningun “disenchantment”.

Admito como un objetivo noble y valioso el de crear empleo para los jóvenes, pero dejemos este tema para otro día también. Admito que para ninguna empresa debe ser obligatorio tener un empleado toda la vida, como antes se solía hacer. Puede haber incluso razones (cambios tecnológicos o de mercado bruscos, por ejemplo) que lo hagan imposible. Pero sí tiene la obligación de ocuparse del desarrollo profesional (y en una cierta medida personal) de los empleados. Considerarlos “mano de obra” que se compra por horas como se compran los kilovatios-hora que se necesitan, es sencillamente una mala práctica que, a la vez y de manera indisoluble, es poco ética. Como lo es jubilarles antes de tiempo e insultarles a la vez.

Esta entrada también está disponible en: Catalán

One thought on “¿Jubilaciones anticipadas para crear empleo?

  1. Ciertamente los valores eticos se han ido perdiendo al momento en que se piensa solo en capitalizar el trabajo, no en hacerlo funcional para todos los seres humanos que trabajan en una empresa y organismo, ya sea publico o gubernamental.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *