“Ideas Tóxicas” en La Vanguardia

El viernes 4 de diciembre salió publicado en La Vanguardia mi artículo “Ideas Tóxicas” escrito junto a Maruja Moragas.

Hace unos meses, uno de los mejores restaurantes del mundo saltó a primera plana por la intoxicación alimentaria de más de 500 comensales, que habían ingerido marisco en mal estado. El intachable historial del cocinero y la calidad de su cocina hicieron que la noticia fuera al principio difícil de creer. El cuidado en la higiene y en los procesos por parte de profesionales del más alto nivel no pudo evitar que se les colara marisco envenenado por aguas contaminadas. Leer completo.

Os invito a que lo leáis aquí y compartáis vuestras “Ideas” en este blog con vuestros comentarios.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

11 Comentarios

  1. Jesús, en el Evangelio, ya nos dice que lo que contamina no es lo que entra en el cuerpo, sinó lo que sale de él……Si tenemos un corazón límpio, sincero, saldran los buenos pensamientos y sanas acciones….si nuestro corazón está triste y rencoroso….de él saldran los peores sentimientos.

  2. ¿Realmente hacen falta dos cerebros y cuatro manos del IESE para escribir ese artículo? Cuesta creerlo.

  3. Muchas gracias por este artículo a las dos Profesoras. Es bueno que a veces se nos recuerde que existen Ideas tóxicas; en estos tiempos en los que todo es para “ayer” y el ritmo de vida es frenético no nos solemos parar a reflexionar ni sobre lo que respiramos ni expulsamos. Estoy segura que con esta publicación el La Vanguardia muchos lo habrán hecho aunque solo hayan sido 5 minutos.

  4. En esta misma linea muy interesante edicion de alfa&omega de hoy jueves en abc. Totalmente de acuerdo en cuanto a la manipulación de las mentes y las ideas.
    Animo!

  5. En nuestro artículo no pretendíamos hablar de la manipulación de las ideas, sino de las ideas en sí mismas. Siguiendo el razonamiento de Josep, yo diría que vivimos y nos desarrollamos como seres humanos a base de alimentos y de ideas. Los malos alimentos no repercuten en nuestro desarrollo como personas. Si están en mal estado, se eliminan y en paz. El problema surge con las ideas tóxicas: el maltrato a mujeres, considerarlas como objetos de uso personal, los abusos a niños o mayores, etc. Si alguien recibe ideas tóxicas y las rebota, sigue teniendo salud interior, porque no permite que cuajen en él. En consecuencia, emite pensamientos, sentimientos y acciones sanas también. El problema es cuando esas ideas tóxicas empiezan a hacer mella en él, porque puede acabar justificándolas y ser un maltratador o … Me parece que lo difícil es distinguir las que nos hacen crecer y las que no, porque no todas funcionan, eso lo vemos a diario…

  6. Contesto a Josep. La frase de Jesús está en el contexto del legalismo de los fariseos y parece un poco forzado utilizarla para contestar a este artículo. Pero si lo que se quiere significar es que no hay que preocuparse por la ideas tóxicas que viene de fuera, sino por las que salen de dentro, habría que recordar la influencia de las ideas que viene de fuera en la configuración de las propias, y esas sí que “salen del corazón”. Muchos estudios empíricos y hasta la simple observación así lo avalan.

  7. Coincido con Yolanda. La introducción me había despertado el interés, pero el artículo se quede en un nivel de superficialidad y aporta poco a lo que ya, más o menos, sabemos todos los de este foro.

  8. Félix tiene razón. Són muchos los bombardeos que recibimos, pero pueda que estos salgan corazones contaminados y naturalmente contaminan. Yo he de procurar no comerlos aunque me los ofrezcan y purificarlos con mis pensamientos y mi corazón límpio. Hay que pasarlos por el filtro de la verdad.

  9. GLORIA PAREDES LOPEZ

    Para idea tóxica un botón. Hace unos días mi hija pequeña y yo mirábamos un canal de la TDT que es,era, para niños. La programación se reducía, hasta entonces, a series de dibujos y anuncios de juguetes. Ese día en un intermedio, dieron un anuncio que consistía en dos monigotes, uno se suponía un niño y el otro una niña, entonces decía el anuncio: “niño y niña es lo mismo.”
    Mi hija de 8 años comentó -es verdad-, y su madre de 42 años respondió: es mentira.

  10. En mi opinión, las ideas tóxicas encuentran su principal aliado en el relativismo moral dominante hoy día, el cual facilita sobremanera el contagio de las mismas. Ello hasta el punto de poder alcanzar la epidemia -ésta sí – un verdadero estado de pandemia.
    De ahí que, para detectar y combatir esa toxicidad, sea vital que todos reforcemos nuestro sistema inmunitario mediante la “reflexión, formar el juicio crítico y permitir espacio al debate (…)” a que aludís en vuestro “vitamínico”artículo.
    Muchas gracias, Nuria y Maruja, por vuestra extraordinaria labor en esta línea.

  11. Comparto la opinión de Elena Álvarez, en el relativismo moral prácticamente todo vale. Resulta ardua tarea reforzar el sistema inmunitario en un ambiente tan contaminado. Pero peor es callar y asumir cual títeres manipulados la realidad imperante. No podemos cerrar los ojos y creer que las ideas tóxicas no van a influir. Influyen ¡Y tanto! Sin embargo, cada uno puede aportar su pequeña colaboración en casa, en su entorno, con sus amigos, etc, para reducir los efectos de esa toxicidad. Seguro que ayudará más de lo que pensamos. La historia nos ha mostrado que, muchos de los cambios significativos de la humanidad, han empezado con la pequeña aportación de héroes cotidianos y anónimos (véase la abolición de la esclavitud). Aunque no podemos olvidar que es necesario ir más allá , puesto que no todos tenemos igual grado de capacidad para detectar esas ideas tóxicas que nos vienen de fuera.

Entradas recientes