El saber

Hace dos semanas estrenamos en el campus de Barcelona del IESE un nuevo enfocado: “la gestión del tiempo”. Al prepararlo nos dimos cuenta de que no sólo se trataba de técnicas para llevar una agenda, sino que requeríamos de las distintas ciencias como la antropología, psicología o sociología para ayudar a los participantes a empezar a conocerse mejor, descubrir su misión personal y sus prioridades entre los distintos roles de su vida. Ahora tienen como “homework” redactar su PPP (Proyecto Personal y Profesional) y una sesión de life-coaching para ayudarles a centrar el trabajo. Hablando de ciencias complementarias me llega entre sesión y sesión estando en el IPADE de México el último ensayo de mi hija que, precisamente, trata de los distintos saberes y su aportación a la verdad. Espero que os guste.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

15 Comentarios

  1. Manuel Verduzco

    Cómo puedo conseguir información para redactar el Proyecto Personal y Profesional? Me interesa mucho la gastión del tiempo
    Gracias

  2. Magnífico, Nuria, debes estar muy orgullosa de tu hija. Enhorabuena por tener una hija así, con ese fondo de valores y con tanta sensatez.

  3. Enhrabuena! . Ha sabido muy bien copiar moldes! Está muy bien escrito y con un gran fondo

  4. Nuria,

    Me parece muy interesante el tema del Proyecto personal y profesional. Creo que es el enfoque correcto, no puedes hacer un proyecto profesional sin tener en cuenta que quieres hacer con tu vida personal, o lo que es lo mismo, a costa de tu vida personal. La pregunta es: ¿Se puede ser un profesional de primera línea en una empresa sin sacrificar tu vida personal? Puede que la clave esté en ligar el proyecto personal con el profesional de forma realista.

    Me gustaría que hablaras más sobre ello en tu blog, y sobre todo, que nos dieras unas pautas para poder elaborar nuestro propio proyecto.

    Gracias.

  5. Maribel Alvarez

    Nuria, que edad tiene tu hija?. Realmente esta muy bien su ensayo, que buena dirección de la nave tiene esta chica!!!!!!! Felicidades por la parte que te toca.

  6. Enorabuena por tu hija,teniendo la madre que tiene ,no se podia esperar otra cosa ,felicidades

  7. Mi hija tiene 20 años. Fue una bendición del Cielo, ya que llegó el día que celebrábamos el 5º aniversario de nuestra boda a la misma hora de la boda (“pero 5 años más tarde”, como le gusta subrayar a mi marido) y “nos ha salido” muy bien, gracias a muchísimos factores que han confluido: abuelos dedicados, colegio, club, veranos, confianza, mucha conversación siguiendo el método mayéutico (mi experiencia de enseñanza con el método del caso y el consejo de Juan Antonio Pérez lópez en ese sentido fue providencial), y una relación de verdadera amistad (aristotélica, no de coleguis…)con ella. Pero sobre todo ha sido su buen uso de la libertad, eligiendo en cada caso lo que veía que convenía, no lo más fácil siguiendo la corriente, aunque eso la pusiera en la no fácil situación de ser “diferente” en tantas ocasiones.

  8. Y desde luego que es diferente, Nuria, pero si tantas personas fuesen como tu hija el mundo sería tan diferente ….

  9. Buenos días Nuria, donde quiera que estés en la geografía mundial.
    Tras terminar mis estudios de psicología, una cosa con la que siempre he luchado es en evitar expresiones del tipo: “yo como madre pienso”, “yo como mujer opino”, “yo como empresaria creo”, “yo como católica confío”… como si los roles los desempeñáramos de manera absolutamente independiente a quienes somos desde que nacemos hasta que morimos, desde que nos despertamos hasta que nos dormimos.
    El PPP, sin otorgarle este nombre, ha sido el objetivo principal en los procesos de coaching que he tenido la ocasión de llevar de principio a fin.
    Es cierto que te llaman solo para temas puramente profesionales, pero es que es imposible modificar un modelo de conducta si no tienes en cuenta todas las variables que te llevan a hacer las cosas de determinada manera. Tampoco puedes introducir cambios a nivel profesional, sin conocer como estos pueden afectar en su vida.
    Las personas somos un solo ser. Desempeñemos uno o diez o cien roles diferentes. Por lo tanto, en cualquier proceso de cambio debemos respetar nuestra integridad.
    Esto, a veces, no es fácil de entender porque estamos en una sociedad medio esquizofrénica donde vale lo uno y lo contrario y a todo decimos amén. Queremos hijos educados, que tengan unos valores mínimos, que sepan comportarse en sociedad adecuadamente. Sin embargo, educamos en una permisividad absoluta sin poner ningún tipo de límites.
    Queremos la paz en el mundo y en los últimos años hemos duplicado la venta de armas a países del tercer mundo y países con conflictos bélicos especialmente importantes.
    Todo es posible gracias a la postura: “yo como persona quiero la paz”, “yo como político quiero una fuente de ingresos económicos que la venta de armas me facilita”.
    Un PPP en nuestras vidas nos haría más humanos, más humildes, más conscientes de la realidad.

  10. Elena Álvarez

    Nuria (Beibi), una vez más me ha encantado leerte, a bordo de la nave de la excelencia…
    Nuria, muy interesante el nuevo enfocado sobre la gestión del tiempo. Desde luego, sabes de lo que hablas- ¿será que sacas ventaja de los diferentes husos horarios del mundo mundial por el que te mueves 😉 ?-. Ahora en serio, predicas con el ejemplo, en tu caso no toca decir aquello -tan aplicable hoy en día a tanta gente y en tantos campos- de “consejos vendo y para mí no tengo”.

  11. Maravilloso ensayo el de tu hija. Lo cierto es que tiene en su madre un gran ejemplo .

  12. Enhorabuena por el ensayo!!!

    Coincido en que uno de los males de nuestro tiempo es el ” no ponernos en el molde del otro” o dicho de otra forma no situarnos en el marco de referencia de nuestro prójimo….de ahí los conflictos en que vivimos hoy en día.

    Nuria ¿Podrías iluminarnos con las putas para elaborar el proyecto profesional? Y que sea tenido en cuenta el proyecto personal.

    Muchas gracias

  13. Maruja Moragas

    Hola a todos los que con tanta asiduidad participáis en el blog!

    Quisiera ampliar un poco la información que Nuria ha dado sobre el PPP. Como base de este Proyecto Profesional y Personal que llevan a cabo los participantes en varios programas del IESE, utilizamos el libro “Dueños de nuestro destino” que escribimos Nuria y yo y que Ariel publicó en 2007. El año pasado salió la segunda edición revisada, y en ella introdujimos preguntas al final de cada capítulo que ayudan a centrar el coaching y el PPP.
    Escribimos el libro, porque pensamos que podría contribuir a poner orden en la propia vida integrando las distintas áreas en las que nos movemos, casi una quimera por la velocidad y las prisas en las que vivimos. Si además, no le damos un sentido valioso, que conduzca a que cada uno de nosotros saque el mayor partido de uno mismo, puede ocurrir que la vida nos llene poco y nos frustremos. En nuestro libro hablamos de conciliación de la vida profesional, familiar y personal, fenómeno que empieza conciliándose uno consigo mismo. De esa forma, se puede contribuir a que otros se desarrollen tanto personal como profesionalmente, y lograremos mejorar la sociedad en la que vivimos.
    Nos parece que es una contribución a la felicidad de muchas personas, y ése es nuestro gran reto. ¡Esperamos feed-back de quien lo lea y ponga en práctica! Queremos mejorar siempre…
    Un abrazo,
    Maruja Moragas

  14. Por supuesto que lo primero es conciliarse consigo mismo/a y que éste es el primer paso hacia la felicidad. Pero, en vuestra experiencia, Maruja, ¿por qué creéis nos cuesta tanto y necesitamos tanta reeducación para conseguirlo en Occidente?. Gracias por recordárnoslo y ayudarnos en ese camino.

  15. Maruja Moragas

    Hola Julia,
    yo diría que por múltiples razones, pero una de ellas es elemental: morir de éxito. Hemos asociado “éxito” a dinero, fama… y hemos olvidado muchos otros aspectos que, si no se contemplan, provocan incluso el hundimiento económico de una sociedad. Hemos olvidado a la propia persona y sus necesidades de desarrollo personal. Había un sustrato escondido que facilitaba ese desarrollo personal y repercutía en el social. Al cuestionarlo, olvidarlo u obviarlo, esos pilares escondidos que hacían que todo se sostuviera, se quiebran. Cuando el bien objetivo de las personas tanto a nivel individual como social es sustituido por el “interés general”, no nos apoyamos en algo objetivo, sino subjetivo. Y ahí cabe cualquier cosa…
    Creo yo, Julia. Pero hay mucho más de lo que hablar…
    Un abrazo

Entradas recientes