Cuentos para mayores, sin receta

Siguiendo con el tema de construir una sociedad más a la medida del hombre y la mujer de hoy, es decir, teniendo en cuenta la ecología humana, me viene a la mente este escrito de D. Enrique Monasterio lleno de chispa y de verdad. ¿Estamos de verdad ayudando a las Catalinas?

Catalina está un poco embarazada, casi nada en realidad. Su embarazo es tan pequeñito que casi no es embarazo. En un embarazo a lápiz, en papel borrador, que se va como ha venido. Además tampoco lo sabe seguro, porque la cosa fue ayer mismo.
Catalina tiene 15 años y va a la farmacia con frecuencia. Antes compraba regaliz y… [Leer el artículo completo]

Recibe el blog de NCH en tu buzón

10 Comentarios

  1. Qué horrible vacío queda en el alma después de leer este estupendo artículo….pobres Catalinas. Dan ganas de llorar, pero no, hay que luchar contra esta aberración, que además de ser un atentado contra la vida, lo es contra la salud de las niñas y de las mujeres. Esta es la estupenda política anticonceptiva que tenemos en nuestro país….después de muchos años de “democracia madura “? jaja, aún no somos capaces de hablar con las hijas, con naturalidad ? Explicar cómo y por quién son manipuladas ? Como siempre todo es una cuestión de educación de base y valores desde el hogar y la familia. Porque el Estado, gobierne quien gobierne siempre atentará contra los Derechos fundamentales de las Mujeres y los No Nacidos….Gracias Nuria. Un abrazo !!

  2. Maria José Blázquez

    Extraordinaria forma de explicarlo.
    Me ha hecho recordar a una conocida que me pidió unos “apuntes de clase” porque tenía que ir a donar ovulos. Hablé con ella, me respondió. “Tú tambien me vas a “rayar” como mi madre…”. Después le escribí en mi blog http://elclubdelascinco.blogspot.com/2010/02/una-amiga.html

    Fué una historia que se repite demasiado a menudo. La Universidad está llena de carteles que invitan a “comprarte” óvulos, (ellos le llaman “donante” compensado), bajo el pretexto de que ayudarás a que otra mujer que quiere ser madre y no puede, a que lo sea. Como si tener hijos fuese un derecho. No saben que es un DON, que nosotros ponemos los medios y asumimos la responsabilidad de hacer de ellos unas PERSONAS, en el más amplio y filosófico sentido.

  3. Está muy bien contado. Ante la banalidad de los planteamientos culturales, este relato sirve de mayéutica con la mejor carga de profundidad. Enhorabuena a Enrique, y muchas garcias Nuria por colgarlo. Dará que pensar.
    Un saludo desde San Sebastián,
    Rafa

  4. Es durísima la redacción de D.Enrique Monasterio. Pero creo que, en gran medida, es así de dura la realidad.
    EvaMaría

  5. Sí, desgraciadamente, así es la realidad en la que hoy nos ha tocado vivir. Y no sólo en ese ámbito, sino en casi todos los demás …

    Gracias, Nuria, por darnos, al menos, la oportunidad de reflexionar sobre la misma.

  6. Realmente no estamos ayudando a las pobres Catalinas, porque aunque haya muchas Nieves, habrá una ministra muy mona que justifique sus derechos a pedir la pildora “porsiacaso” , un anuncio en la radio de donantes de ovulos a un módico precio, etc.
    Lo importante es transmitirles mucho cariño, para que haya la comunicación suficiente para que en una situación parecida, no estén solas a oscuras en la habitación y no saber que ocurre en su mundo adolescente.
    Sé que es difícil, pero no imposible. Luchemos por ellas.
    De acuerdo con los comentarios de Marta y María José.
    Gracias por hacernos partícipes de este relato.

  7. Cristina Álvarez

    Qué pena… Ni cuento para dormir, ni felices, ni perdices, ni colorín colorado este -desgarrador-cuento se ha acabado…
    En mi opinión, Nuria, las Catalinas tienen muy poca ayuda, mejor dicho, prácticamente ninguna. Pero este cuento para pensar de D. Enrique Monasterio puede ayudar, y mucho. Enhorabuena a ambos.

  8. Luego de perder un embarazo de 12 semanas super deseado hace menos de 15 días, me es dificil entender a las Catalinas. El don de la vida es un milagro y es importante educar sobre tan preciado valor

  9. Juan Diego Oliver

    Buff!
    Es duro y nos deja elmensaje entre líneas de la madurez (y el desasosiego frente al abandono y la incertidumbre). Ahora pienso que nuestra sociedad moderna había llegado a la madurez (formal) en su proyecto de ir creciendo, pero en vez de crecer dándose a los demás después de descubrirse a sí misma (supuestamente), ha desorientado su rumbo para satisfacer egoismos. Esperemos al menos encontrar luz y ser firmes para contrarrestar y dar apoyos, y por supuesto, esperemos encontrar farmacéuticos que hablan claro

  10. Josep Gendrau i Valls

    Cuando éramos niños, no nos educaban sexualmente y aunque pasaban ciertas cosas, ahora nos hemos complicado la vida y pasan muchas cosas más. Hay más CATALINAS QUE ANTES. Yo creo que debemos dar una buena educación sexual, técnica, humana, real….y no dejar en boca de unos “peritos” inexpertos o “inmorales” que destrocen a nuestras niñas y niños, jóvenes etc. Ni tabúes, ni CATALINAS. Josep

Entradas recientes