Sweet dreams…

Me llega esta bonita historia de un soldado en Afganistán que muestra cómo recuperar la confianza es necesario para dormir plácidamente. Estar en brazos de quien sabemos nos quiere nos permite disfrutar de un sueño reparador. En este caso una niña estaba aterrorizada por haber perdido a toda su familia tras un tiroteo. Cuántas veces en la vida nos enfrentamos a situaciones mucho menos duras y que, sin embargo, son capaces de quitarnos el sueño. Quizás son ésos los momentos para recordar-más que nunca-que quien nos mantiene vivos en este mundo, y sigue a nuestro lado cada segundo, es Quien más nos ha querido, nos quiere y nos querrá.

http://blog.iese.edu/nuriachinchilla/files/2011/04/soldado.jpg

 

He is a Chief Master Sergeant in the USAF serving in Afghanistan. As high as you can go in enlisted ranks (E-9). Wouldn’t it be fitting if this went completely around the world!John Gebhardt’s wife, Mindy, said that this little girl’s entire family was executed. The insurgents intended to execute the little girl also, and shot her in the head…but they failed to kill her.  She was cared for in John ‘s hospital and is healing up, but continues to cry and moan.

The nurses said John is the only one who seems to calm her down, so John has spent the last four nights holding her while they both slept in that chair. The girl is coming along with her healing. He is a real Star of the war, and represents what the combined service is trying to do.

“The world is a dangerous place not because of people who do evil, but because of good people who look on and do nothing about it”.  Albert Einstein

Recibe el blog de NCH en tu buzón

4 Comentarios

  1. German Serrano

    Einstein tenía razón. Efectivamente, el problema es que los que intentamos portarnos bien pensamos que es suficiente con no hacer mal a nadie y nos quedamos tan traquilos. También ocurre que vemos los problemas del mundo tan grandes que nos sentimos impotentes y pensamos que de nada sirve intentar hacer algo si no se va a notar. Craso error, porque nada de lo bueno que hacemos cae en el vacío; en el peor de los casos, de los dos o tres que nos vean actuar, al menos uno se animará a imitarnos y con eso ya se pagó el boleto. Ya lo dijo San Josemaría: “De que tu y yo nos portemos como Dios quiere -no lo olvides- dependen muchas cosas grandes” (Camino n. 755)

  2. Josep Gendrau i Valls

    Lancémonos en los brazos de Dios y el nos sostiene siempre aunque a veces nos parece que está ausente. En realidad somos nosotros los que nos ausentamos. En los brazos de Dios dormiremos tranquilos. Pau i Bé. Bon Diumenge V de Quaresma.
    El difícil viaje hacia la libertad cuando las ataduras que te atrapan son atractivas y placenteras.
    Es el Espíritu el que pone vida verdadera a todo lo que hacemos solos y con los demás.
    El encuentro con Jesús nos ayuda a descubrir las ataduras que no nos dejan libres
    Un fraterno abrazo, Josep

  3. Josefa Ruiz Góngora

    Una historia que conmueve el corazón. Lamentablemente, el mundo está lleno de lugares terribles y de personas terribles. Pero no podemos olvidar que en todos los sitios, hay gente que es capaz de tener una mano a otro ser humanos. Indistintamente de razas, religión o sexos.
    A mi me gusta una frase que me enseñaron de pequeña en la escuela:

    Mucha gente pequeña.
    Haciendo cosas pequeñas.
    En muchos lugares pequeños,
    Pueden cambiar el mundo.

  4. Efectivamente, Josefa.
    Gracias por recordárnoslo!!

Entradas recientes