Condoray: 50 años de educación para el desarrollo de la mujer

Durante uno de mis viajes al Perú con mi marido y mi hija hace ya varios años, me invitaron a dar una conferencia en Condoray, Centro de Formación Profesional para la Mujer (link web) ubicado en Cañete, una ciudad rural en vías de desarrollo.

Con gran alegría recibo la noticia de que la Municipalidad de Cañete otorgará la Medalla Cívica de la ciudad a Condoray,  con motivo de su 50 aniversario (ver nota de prensa). Condoray es una obra corporativa del Opus Dei, desde que su fundador, San Josemaría, recibiera la petición del Papa Pio XII de encargar al Opus Dei  la jurisdicción eclesiástica de Yauyos, el 2 de octubre de 1957.

Desde entonces, además de Condoray,  han surgido numerosas iniciativas sociales en la región: el Instituto Rural Valle Grande, una fundación “Casabásica” de ayuda a las victimas del terremoto, y una campaña de reforestación, entre otras muchas (ver link).

Condoray recibirá este reconocimiento por haber logrado el desarrollo integral y sostenido de más de 25 mil mujeres del valle de Cañete; la inclusión social de 10 mil jóvenes de escasos recursos que se desempeñan como profesionales exitosas en distintas ciudades del país; así como la creación de fuentes de trabajo con la capacitación de más de 4 mil microempresarias del valle de Cañete a través de microcréditos y del Centro de Formación Empresarial para la Mujer: CEFEM.
Allí se han formado promotoras rurales, mujeres líderes que viven en las comunidades y reciben formación integral, que replican luego en sus pueblos. La mujer que tradicionalmente no participaba en la vida de la comunidad, se ha convertido en protagonista de su propio desarrollo.

A lo largo de estos 50 años Condoray ha proporcionado programas educativos y refrigerios infantiles a 20,617  niños y ha logrado alfabetizar a 7,099 mujeres mediante una metodología innovadora. La experiencia de este programa se ha plasmado en una Cartilla de Alfabetización publicada en el año2003, única en su género, y que constituye un aporte al país.

Como explica la directora ejecutiva del Centro, Milagros Panta: “Estamos convencidas de que no hay desarrollo sin educación. La clave para lograr una verdadera promoción de la mujer en estas tierras ha sido ofrecerle programas integrales, centrados en la educación. Condoray ha centrado sus esfuerzos en educar a la mujer  y en descubrir sus talentos. Ponerla como centro y protagonista en el desarrollo de los programas ha sido muy efectivo y ha  tenido un efecto multiplicador: ella transmite lo que ha aprendido a su familia y a su entorno, impulsando así el progreso de la sociedad“.

¡Enhorabuena y que siga vuestro impacto positivo, fecundo y sostenible por muchos años más!

Aquí tenéis el testimonio de Isabel Vera que tiene una pequeña empresa, “Manos Maravillosas”, con la que ha mejorado la situación de su familia:

Imagen de previsualización de YouTube

Recibe el blog de NCH en tu buzón

5 Comentarios

  1. Roberto Marugán Giró

    Mis más cordiales congratulaciones. Un abrazo.

  2. me parece algo fantástico lo que cuentas-
    adelante y muchisimas felicidades. mercedes

  3. Beeatriz Briceño Picón

    Nuria: Qué alegría ver como te ocupas de nuestras labores en Latinoamérica. Ese mundo sin fronteras que nos abre internet tiene que llenarnos de optimismo y esperanza. Tuve la suerte de conocer esa labor hace 25 años y la recuerdo con emoción, desde esta sufrida Venezuela donde tanto te apreciamos y esperamos.

  4. Está claro que cuando se quiere se puede. Muchas felicidades y a seguir!

Entradas recientes