17 siglos de libertad

El pasado 15 de Junio se cumplieron 1700 años del Edicto de Milán, que estableció  la libertad de culto para el Imperio Romano. Hoy se debate en muchos países del mundo el “derecho a la libertad religiosa” que, después del derecho a la vida, es considerado el más importante de los auténticos derechos humanos. Muchos millones de personas en el mundo son discriminadas por sus creencias. Se estima que más de 200 millones de cristianos sufren por su fe, siendo muchos los que están sufriendo la violencia e incluso el asesinato. Cada cinco minutos un cristiano es asesinado por su fe. Cada año 105.000 cristianos en el mundo son condenados al martirio. Un verdadero holocausto del que se habla muy poco. Otros 150 millones de cristianos más, sufren otras formas de opresión como la discriminación y restricción de la práctica religiosa. Les siguen en número las discriminaciones hacia musulmanes y en tercer lugar hacia judíos, aunque sólo cuenten con un 1% de la población mundial.

El Edicto de Milán  se promulgó tras una fuerte persecución contra los cristianos. Constantino había sido elegido emperador en Occidente y, después de derrotar a Magencio, se reunió en Milán con el emperador de Oriente, Licinio. El resultado de este encuentro es lo que se conoce como “Edicto de Milán” (aunque probablemente no existió un edicto físico como tal) el resultado fueron dos acuerdos. El primero fue el principio de libertad de religión para todos los ciudadanos romanos, (reconociéndose explícitamente a los cristianos el derecho a gozar de esa libertad). El segundo acuerdo fue la  restitución  a los cristianos de sus antiguos lugares de reunión y culto, así como otras propiedades, que habían sido confiscadas por las autoridades romanas y vendidas a particulares en la última persecución.

Lejos de atribuir al cristianismo un lugar prominente en el imperio, el edicto parece más bien querer conseguir la benevolencia de creencias, pues Constantino era pagano. En cualquier caso, el paganismo dejó de ser la religión oficial del Imperio y el edicto permitió que los cristianos gozaran de los mismos derechos que los otros ciudadanos. Siguiendo ese edicto, Constantino propuso la convocatoria de un Concilio en Nicea, para tratar de terminar con las disputas religiosas entre ciudadanos del imperio, que habían provocado los arrianos contra los cristianos. Sólo al final de su vida en el lecho de muerte, pidió ser bautizado.

Aún hoy en muchos lugares del mundo el laicismo es entendido como ausencia de religión y no como pluralidad de ellas, como sabiamente estableció Constantino, consiguiendo la paz interna del imperio.(ver link)

Tras diecisiete siglos del edicto, este derecho universal sigue siendo una asignatura pendiente.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

7 Comentarios

  1. […] via Nuria Chinchilla: valores y ecología humanaPost completo / Whole post … aquí/here/qui […]

  2. […] via Nuria Chinchilla: valores y ecología humana Post completo / Whole post … aquí/here/qui […]

  3. Beatriz Briceño Picón

    Nuria: Espero que lo que haces arme una bomba de relojeria que explote en algun momento. De la cual salgan luces y canciones para reforzar el ser familiar, de manera que no puedan seguir destruyendolo, a base de pamplinadas propias del relativismo contemporaneo. BB

  4. Els termes laicisme i laicitat es presten a confussió a voltes es presenten com a sinònims d’altres com antònims. Per simplificar hi ha persones que valorem la no injerencia de l’Esglesia en les decisions d’Estat. Un poder que com sabem abans del SXVIII i a l’Estat Espanyol fins fa dos dies, formaven un pack, que encara es vigent-malauradament- en d’altres països i ens afecta a tothom. Els qui ho defensem pensem que afavoreix una forma de convivencia raonablement justa i eficaç. La democràcia es basa en la participació de la població en la presa de decisions i comparteix uns valos comuns que van estretament lligats a la llibertat de CONSCIÈNCIA
    llibertat de pensament i acció, llibertat d’elecció, llibertat d’opinió i expressió, llibertat de premsa, llibertat d’associació, llibertat politica, igualtat i
    justicia i te la seva referencia en la Carta Universal dels Drets Humans, inclou un Marc Instiucional de protecció a les minories i el dret a l’autodeterminació dels pobles.

    Em sembla un escàndol que 105 mil o 1 sol cristià pateixi persecució o el matin pel sol fet de ser-ho. I es ben cert el que dius Núria coneixem d’altres persecucions totes elles lamentables, sens dubte, però contra cristinas ens arriva molt poca informació i quan arriva. Moltes gràcies, ho difondré.

  5. Roberto Marugán Giró

    Muy estimada Nuria. Tres Comentarios:
    1.- Estoy totalmente en contra de cualquier persecución por creencias religiosas o ideologías políticas.
    2.- Hace 1700 años, lo que ocurrió con el Imperio Romano, según muchos historiadores, fue el comienzo de su decadencia.
    3.- Respecto al comentario del CIUDADANO Ayala en el link que adjuntas, debo decir que en México hubo la primera gran revolución del siglo XX, con sus pros y contras, pero logró unos objetivos que se pretendían. En los años 30 de dicho siglo, se produjo la “Guerra de los Cristeros” que fue mucho más cruenta que toda la “revolución” y provocada por cristianos que no aceptaban la Constitución de México. Se dice en el video que la Ciudadana. Presidente Municipal (ni señora, ni alcaldesa) de la Ciudad de Monterrey, que después se confunde con el estado de Nuevo León, del que es la capital, encomendó “su ciudad” a Cristo. Considero que estos actos han de ser estrictamente de conciencia y creencia privada y no tienen que hacerse en nombre de “toda” una población a la que no se ha consultado.
    Soy muy respetuoso con todas las formas de pensar y pido respeto en las de actuar. Por ello me defino como liberal y progresista

  6. llibertat de pensament i acció, llibertat d’elecció, llibertat d’opinió i expressió, llibertat de premsa, llibertat d’associació, llibertat politica, igualtat i
    justicia

  7. Frederic Bofarull

    Efectivamente, este derecho está todavía pendiente y las persecuciones a los cristianos no permanecen como un tema perteneciente a la Antigüedad, sino presente en muchos países.

    En otros, como el nuestro, se confunden los conceptos y se considera que se debe erradicar de otro modo este derecho o circunscribirlo al ámbito privado. Craso error. Con estas y otras ideas en unos años hemos triturado moralmente a una sociedad; espero que vengan tiempos mejores en los que se reconozca no solo el papel de la religión, sino también la existencia de unos derechos inalienables, como el derecho a la vida.

Entradas recientes