¿Quedarse o marcharse?

¿He conseguido mis objetivos personales y profesionales? ¿Me gustan los valores de mi empresa? ¿Me gusta mi trabajo, mis compañeros, mi jefe? ¿Puedo conciliar mi vida laboral y familiar? ¿Dónde me veo dentro de 3, 5, 10 años?

Estas preguntas son las que deberíamos hacernos de vez en cuando en nuestro trabajo. Mi amiga Nekane Rodríguez de Galarza, DG de Lee Hecht Harrison Spain y antigua PDD del IESE, nos lo recuerda en su último post sobre crisis y satisfacción laboral (ver aquí).

En los tiempos actuales en España todos somos más conscientes de que tener trabajo es una bendición, pero está claro que no siempre es así. Las causas de la insatisfacción laboral pueden ser objetivas (jefes tóxicos, entornos negativos, poco o mucho trabajo, estrés), pero pueden ser temporales y eso requiere paciencia, esperar que pasen, y cerrar la espiral negativa, no incrementando el malestar con nuestro comportamiento y actitud.

Como dice Nekane, hay que luchar por aportar todo el valor y no perder el tiempo sufriendo sin necesidad: no deberíamos sentirnos “prisioneros de nuestro trabajo”. No hay que quedarse atrapado por los propios miedos sin hacer nada por un cambio, empezando por uno mismo.

Pero, como repetimos al debatir casos de trayectorias profesionales, tampoco se trata de precipitarse. Hay que poner racionalidad en el proceso, de modo que la marcha no sea una simple huida emocional hacia adelante, antes de tener un diagnóstico completo de la situación. ¿Por qué no tengo un buen encaje con la organización? ¿Qué parte del problema es el entorno externo o interno?¿Qué parte es mi falta de competencias o mi actitud o mis rasgos de personalidad?

Este video puede ayudarnos a iniciar el proceso de reflexión sobre nuestra realidad actual.
Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

10 Comentarios

  1. Muy buenas tardes desde San Sebastián.

    Totalmente de acuerdo. Es uno de los temas que solemos abordar con el método de discusión sobre casos reales en las clases de Ética en ISSA (School of Management Assistance).

    Un factor a tener en cuenta ante estos planteamientos tan lúcidos y que convendría desarrollar más es que actualmente la crisis reduce la amplitud de los horizontes de proyectos y desarrollos personales en lso asalariados porque se sienten atemorizados ante la posibilidad de llevarse los “primeros boletos” de los ERE en la empresas. Pienso que nos movemos actualmente en una subcultura de la subsistencia y el miedo a moverse para no quedarse desencuadrados en las fotos del mercado.

  2. Estimada Nuria, antes que nada recibe un abrazo desde Perú. Mi país ha cambiado mucho, tema que justamente conversaba con mi esposa esta mañana. Hemos crecido económicamente, la gente tiene mas acceso a comprarse autos nuevos, departamentos nuevos (existe un boom inmobiliario), tarjetas de crédito como nunca antes, programas MBA llenos como también los diplomados. La gente tiene más, pero a la vez con mi esposa nos damos cuenta de que no SOMOS MAS, no hemos crecido como personas, no interesa a un gran grupo de personas ser mejor persona. Las calles se han convertido en pistas de carreras de tanto vehículo nuevo donde no se respeta a la persona. Es triste, porque superamos una etapa muy dura con el terrorismo, pero pareciera que no aprendimos la lección, de ser mas solidarios y justos en el trato con los demás y esto se ve en algunas empresas. A veces no valoramos lo que tenemos, en nuestro caso tiempos de paz que aún cuando son a medias -ya que no podemos hablar de paz cuando existen niños que van al colegio a estudiar y se tienen que sentar en un ladrillo- deberíamos de aprovecharlos para crecer como personas con valores. Espero que esto cambie, pero no me quedo como un espectador que mira un partido de fútbol desde la tribuna, esto en la cancha…te lo aseguro.

  3. Roberto Marugán Giró

    Estoy de acuerdo con los conceptos expuestos, que señalan el perfil idóneo de un buen lugar de trabajo, para una persona bien formada y que sepa cuales son sus metas deseadas, pero considero que es una visión de profesional que puede ser precisado por una “Empresa” de tamaño grande, de las que en España hay muy pocas y absorben sólo entre el 5 y el 8% del personal contratado. Las Empresas medianas, también pesan poco en el panorama nacional y suelen adolecer de graves problemas de accionariado, que acostumbra ser familiar y frecuentemente no cuentan con un Consejo de Administración preparado y objetivo (si lo tienen) así como tampoco de un buen equipo de gestores, con una proyección de futuro, que es muy difícil hacer actualmente. Pueden representar un 20% del mercado laboral y el resto, un 70% está empleado en pequeñas Empresas o en Miniempresas. Los razonamientos expuestos en el artículo, eran válidos hace años, en época de expansión y siempre pensando en Grandes y Medianas Empresas, con voluntad de desarrollo. Creo que actualmente y ante el total desconcierto nacional y en muchos casos europeo e internacional, estos conceptos resultan utópicos y cada vez será más difícil poder encontrar un “simple” puesto de trabajo, que aún sin reunir el perfil de los conocimientos habidos, se deberá aceptar como medio de supervivencia. Desearía equivocarme, pero mi larga experiencia en 10 países, durante 48 años, me hace ser muy prudente. En todo caso creo debemos esforzarnos para intentar cambiar las circunstancias, para darles a nuestros seguidores un soplo de ilusión y esperanza. Muy cordialmente RMG.

  4. Dices: ‘No hay que quedarse atrapado por los propios miedos sin hacer nada por un cambio, empezando por uno mismo’.
    ¿Y que otra cosa se puede hacer cuando tenes 50 años, una familia que mantener y un mercado laboral como el español donde hay un 26 % de parados??

    Es muy fácil decir, ¡¡emprender!! Pero eso requiere un capital y unos conocimientos de algo normalmente muy distinto de lo que sabes hacer… porque normalmente a esta edad ya no quieres seguir haciendo lo mismo.

    Así que, teniendo 37 años, puedes lanzarte a por otro proyecto, pero cuando ya estás de vuelta, pues toca aguantar a jefes tóxicos, y hacerlo con buena cara, siendo muy consciente de tu comportamiento y tu actitud y trabajar, trabajar y trabajar.

    Y dar gracias!!

  5. Ya veo que el tema está candente en todo el mundo por un motivo u otro. Y es que el trabajo nos marca la vida! Nos da los recursos económicos, nos facilita el desarrollo de habilidades y competencias, nos ofrece la capacidad de servir a clientes y colegas,… Y nos deja, -o no- el tiempo y la energía para desarrollar nuestra esfera familiar y personal. Todo un reto, sí!! Y más en tiempos de crisis… Por eso propongo empezar por el cambio interno: la actitud positiva ante la dificultad, la amabilidad, la sonrisa, el querer ser útil y dar oxígeno al sistema, ahogando el mal en abundancia de bien… Sin prisas…

  6. Josep Gendrau i Valls

    Sant Antoni de Pàdua, la Solemnitat del qual avui celebrem ens ajuda a lliberar-nos de les nostres pors i de tots els esclavatges. Cal ser lliures i fer a gust allò que podem fer. Bon Festa de Sant Antoni Patró de molts Gremis i en especial de la construcció. Que la gent tingui feina i que aquesta feina la pugui fer a gust i així tots ens realitzarem com a persones lliures. Una franciscana abraçada. Josep

  7. Thierry de Jaham

    Buenos dias? Nuria, desde Tahiti. Muchas gracias por ese debate, que tiene importancia y crece cada vez mas en la conciencia ciudadana y laboral. Cambiamos muchas veces hace unos anos, cuando “Espana iba bien”. Hoy en dia, las preguntas expuestas son dificiles de contestar, sobre todo en un pais con una tasa de desempleo cerca del 30%, y en una Europa atravesando una crisis profunda, cuyos remedios todavia no dan resultados. “Irme o quedarme”, en un tiempo de expansion economica, si. Muy a menudo, veo que la gente en nuestros entornos tienen la obligacion de quedarse, y lamentablemente, algunas empresas aprovechan de la situacion pésima para olvidar los valores humanos, importantes para todos, incluso los directivos. Son preguntas dificiles de preguntar, pero es evidente que cada uno tiene sus respuestas, segun cada entorno y obligaciones.

  8. Daniel Altimiras i Viladrich

    Gracias Nuria por como, as usual, darnos toques sobre los que reflexionar para permitirnos mejorar personal, familiar, espiritual, social y profesionalmente…. como ya te hemos comentado en más de una ocasión, vuestro libro, nos permitió a mi esposa y a mí, desarrollarnos a la par e incluso con entornos tóxicos en ocasiones en el ámbito laboral, estamos aquí uno más otro para seguir conciliando juntos.

    Me han informado del titulo de la ultima sesión del Woman’s y me he emociado, dado que no deja de seguir entre nosotr@s.

    Un fuertísimo abrazo y seguimos….

    PD: Lástima mañana por la noche no poder estar ahí…. nos habría encantado pero ya teníamos compromisos adquiridos. Buen fin de semana y mejor inicio de la próxima.

  9. Me parece muy buena reflexión para una persona con trabajo y futuro “mas o menos” asegurado.

    Pero no deja de ser un wishful thinking para los millones de trabajadores en paro, a quienes les gustaría tener “insatisfacción laboral” un mal trabajo, con un mal coche, y no les fastidiaría NO poder dedicarse a cultivas los valores.

    Maslow? vs. motivación trascendental?

  10. Nuria!!! Me encanta k te encante mi post. Muchas gracias!!

Entradas recientes