La importancia de la mente

¿Por qué las dietas no funcionan? ¿Qué importancia tiene la mente en todo este proceso? El 80 % de las chicas en Estados Unidos han estado alguna vez a dieta cuando llegan a los 10 años. Varias reflexiones se pueden sacar de estos datos… ¿Le estamos dando demasiado culto al cuerpo? ¿Le estamos dando demasiada importancia al aspecto exterior? ¿a la comida?

Los problemas psicológicos por desórdenes alimentarios están creciendo exponencialmente en las naciones desarrolladas, y la causa es multifactorial. Más comida procesada comercializada, más sedentarismo, pero también es un factor esencial lo que la sociedad impone como modelos físicos de belleza a conseguir a todo precio para ser aceptado. La familia puede ayudar a atenuar o a acrecentar algunos estereotipos y presiones.

Sandra Aamodt  explora en este vídeo TED (al final del post) la importancia de la mente en los regímenes alimentarios. Explica cómo funciona nuestra mente y nuestro cuerpo, que han sido diseñados para la supervivencia y la vida. No necesariamente la del siglo XXI en naciones desarrolladas. Una interesante lección, cuya principal conclusión es que el cuerpo es como un termostato y se acostumbra a todo y por eso las dietas tienen corto recorrido, ya que en cuanto se dejan se vuelve a engordar. De hecho, los médicos se están centrando en la prevención del aumento de peso más que en la pérdida de peso.

Entre otras cosas aconseja comer cuando hay hambre (no por ansiedad) y comer con apetito en vez de tenerle miedo. Su recomendación es comer regularmente, sin distracciones, de manera “consciente” (“mindfulness”) y escuchando la reacción del cuerpo sin obsesionarse. Considera que las dietas pueden provocar grandes daños físicos, arruinar vidas, crear desórdenes alimentarios y sobretodo perder un tiempo, energía y fuerza de voluntad que se podrían invertir en otros proyectos. La fuerza de voluntad es limitada y nuestra atención tambien. En vez de dietas drásticas aboga por unos hábitos de vida saludables (dieta equilibrada y ejercicio) ya que se demuestra que el riesgo de muerte en personas que siguen estos hábitos saludables es igual en obesos que en delgados. Al fin y al cabo, no hay que quedarse enganchado a los indicadores (peso, cintura…) para ser feliz, sano y valioso como persona. Sabios y saludables consejos. (Aquí tenéis la transcripción en español)

Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

6 Comentarios

  1. MªAntònia Aregall

    Cuanta razón Núria!
    Quería compartir el siguiente enlace con tod@s donde se habla de la última moda en delgadez, el bikini bridge, que está causando furor en los social media…
    Se refiere al hueco que queda en la tripa entre el hueso de la cadera al llevar braguita, ya sea de bikini o de lencería, cuando alguien está muy delgado.

    http://www.lavanguardia.com/de-moda/belleza/corporal/20140120/54400309032/broma-bikini-bridge-moda-peligrosa-promueve-delgadez.html

  2. Roberto Marugán Giró

    Uno de los principales problemas de la humanidad, es que LA MENTE se usa poco y mal. Faltan valores y principios y sobran tonterías. Por otra parte creo que esto no ocurre por “casualidad” ya que considero que hay interés en atontar a las personas, desde su más tierna edad, para poder manipularlas según los intereses de una reducidísima minoría. El dato de que 83 personas, tienen más medios económicos que unos 3.000 millones de personas, ya lo dice todo. Por otra parte, las nuevas tecnologías, que pueden hacer progresar positivamente, se utilizan también para la “idiotización” colectiva. Es triste, pero real. Un gran abrazo. RMG

  3. Beeatriz Briceño Picón

    Muy bien tu nuevo look……
    Este tema es importantísimo. Podría hacer muchos comentarios pero solo copio uno que ocurre mucho en Venezuela.
    Antes te preguntaban ¿Cómo te fue, a quien viste, con quien estuviste, qué hicieron? Ahora te preguntan ¿Comiste rico? Y muchas personas al recibir la pregunta ¿Cómo te fue? responde: “Comimos rico”…. No es que la comida no sea importante, pero hay que darle su puesto. Si los jovenes matrimonios salen a comer y no a pasar un buen rato…la cosa terminará poco interesante….Un abrazo, Bea

  4. La dieta bien hecha, mal hecha o a medias hace la función de la conciencia moral. Tienen que controlar todo el día sus tentaciones en busca del hábito “saludable” que les mantenga en el peso. Hay toda una estética del deporte, de la dieta, del engorde y verdades y falsedades que se cuentan unos a otros y unas a otras en busca de la auténtica dieta.

    Si te fijas es una pseudoreligión epicurea: todo centrado en el cuerpo, en comer y beber y -casi al mismo tiempo- en la moderación y la represión.

  5. Tienes toda la razón, Nuria, y considero especialmente importante tu frase “la fuerza de voluntad es limitada”. Si enseñamos a las criaturas a aplicarla en tonterías, luego se frustrarán ante un objetivo importante de verdad que no consiguen alcanzar.

  6. Muchas gracias por colaborar en la difusión de un cambio de hábitos que no puede esperar.

    Soy formadora en Alimentación Consciente del programa “Atrévete a Comer” después de haber hecho personalmente un cambio radical en mi forma de relacionarme con la comida.

    Tengo la suerte de ver como cada vez más personas empiezan los cursos queriendo adelgazar y cambian su objetivo por el de estar tranquilas y en paz consigo mismas, y lo consiguen.

    Si te quieres te respetas, y si te respetas eliges qué quieres para tí (incluido qué ingieres). Esa es la palanca del cambio, casi nada.

Entradas recientes