La libertad, el bien más preciado

Mare_de_Déu_de_la_MercèHoy 24 de septiembre se celebra el día de la Virgen de la Merced, patrona de la provincia de Barcelona. Esta fiesta conmemora la fundación de la Orden de los Mercedarios (link). Cuenta una piadosa tradición que la Santísima Virgen se apareció la misma noche al rey Jaime I de Aragón, a San Raimundo de Peñafort y a San Pedro Nolasco, pidiéndoles que instituyesen una Orden con el fin de liberar a los cristianos cautivos de piratas musulmanes en el s.XIII. En recuerdo de este hecho se creó esta fiesta, que el Papa Inocencio XII extendió a toda la Cristiandad en el siglo XVII.

Esta orden tiene como característica un cuarto voto, que es el de entregarse ellos mismos como esclavos para salvar de la esclavitud (y de la muerte) a otros que estén a punto de perder la fe. San Ramón Nonato, San Pedro Armengol y San Serafín, son tres santos mercedarios que dieron su vida por la libertad de sus hermanos, una acción heroica. El culto a la Merced se extendió por Europa y Latinoamérica en la Edad Media donde se construyeron cientos de templos. Hoy la orden se dedica también a otros signos de esclavitud psicológica, económica y social: la pobreza, la marginación, la prisión, las drogadicciones, los refugiados, perseguidos, explotados…Siguen el lema Mi vida por tu libertad”.

cadenas

Feliz por la celebración de la patrona de Barcelona,  desde Pamplona y a pocos días de la beatificación de D. Álvaro del Portillo (ver link) en Madrid, reflexiono hoy sobre la libertad. El más preciado bien después de la vida. Las noticias de Oriente Medio en Siria e Irak, son devastadoras. El Papa Francisco ha afirmado que hay más mártires ahora que en los primeros tiempos de la Iglesia y lloró cuando supo que habían crucificado a cristianos en Siria (aquí tenéis el link noticia). Las comunidades cristianas más antiguas del mundo han tenido que abandonar sus casas y sus parroquias ante la amenaza de la tortura y de la muerte. Y esto no es nuevo. Cada año han sido asesinados 100.000 cristianos entre 2000 y 2011 (según The Center for the study of Global Christianity Gordon Conwell ) y sigue creciendo el número.

Os adjunto este vídeo testimonio, un pequeño signo de la crueldad de esta guerra.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué  podemos hacer? Primero conocer y dar a conocer la realidad, ya que la multitud de noticias y su superficialidad a veces no dejan ver la urgencia y la importancia que tiene esta noticia sobre las otras. Después, rezar por la paz y, en tercer lugar, ayudar en la medida de lo posible a las comunidades que están intentando paliar las consecuencias de esta guerra a través, por ejemplo, de Ayuda a la Iglesia Necesitada (link). baby-sirio
 Al mismo tiempo exigir a los políticos que actúen para frenar la barbarie. No importan las creencias: musulmanes, cristianos, judíos, ateos y todos los hombres de buena voluntad deben luchar juntos para lograr la paz y la libertad de culto, a fin de frenar el éxodo masivo y la matanza que se está produciendo.

El problema de Oriente Medio no es sólo de los que viven allí, es un problema global y muy grave de derechos humanos. La comunidad internacional debe actuar económica, política, diplomática y militarmente cuando sea necesario.
Aquí tenéis un mini vídeo del patriarca de Irak sobre la situación.

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

5 Comentarios

  1. Roberto Marugán Giró

    Siempre me he sentido honrado, por haber nacido en la Ciudad de Barcelona, donde se creó la Orden Mercedaria, que tuvo y tiene unas finalidades tan ejemplares, que dudo se puedan superar.
    Es dolorosísimo constatar la crueldad que puede anidar en cualquier ser humano, viendo las barbaridades que ya no tienen nombre, que se hace con personas, por el sólo hecho de no tener las mismas creencias ya no sólo religiosas, sino de cualquier otro tipo. Apoyo y apoyaré y si fuese preciso actuaré donde se me diga, para terminar de la forma que sea, con esta salvajada que hoy sufren unos y que hace siglos padecieron otros.
    Acabemos con la falta de amor y respeto al derecho ajeno, que es la LIBERTAD y seamos muy conscientes, antes de tirar la primera piedra, de analizar si estamos libres de culpa. RMG.

  2. Muchas gracias, Nuria, por tus escritos que nos ayudan a mejorar. En particular por este. Me he permitido darle difusión en las redes.
    Un cordial saludo desde Valdebebas, donde hemos escuchado también pedir varias veces por nuestros hermanos cristianos en Oriente, mártires y tristemente abandonados por la comunidad internacional.

  3. Volviendo también de Valdebebas. Qué ambiente tan festivo y fraterno hemos vivido!
    Mientras volvemos a casa, sin embargo, nos llega la terrible noticia de la toma de la ciudad cristiana más grande Irak por los yihadistas. Siguen noticias terribles: cientos de hombres, mujeres y niños decapitados.

  4. Querida Nuria,
    Si tu post del Hambre en el mundo fue muy importante, éste es definitivo. Vivimos una época de perpetua angustia y terror con los continuos asesinatos en masa, no solo por parte de los gobiernos dictatoriales de Oriente Medio y Oriente Próximo, si no también de los fanáticos islamistas, reclutando además jóvenes occidentales en Europa y Estados Unidos para extender sus llamadas “Franquicias” en diversos países del mundo.
    Muertes de cristianos, otras confesiones, profesionales, voluntarios, decapitaciones…me pregunto si la intervención de los gobiernos occidentales con bombardeos continuos sobre Irak y Siria, y la colaboración de Turquía es la solución para la búsqueda de la Paz….
    Muchas gracias por tu gran sensibilidad.

  5. Hola Núria,
    Reflexionando a propósito de la labor de los mercedarios, y del apoyo que requieren nuestros hermanos en la fe, me viene a la memoria la historia del “zapatero de Alejandría”, que refuerza la idea de la oración continua que convendría elevar a Dios. Cuenta que los ángeles revelaron a San Antonio que un zapatero estaba más avanzado que él a pesar de sus esfuerzos de santificación como ermitaño. Decide, pues, encaminarse a la ciudad de perdición para escuchar de labios del propio zapatero el secreto de su perfección:
    – Pero, qué haces de extraordinario para santificar te en un ambiente así?
    – Yo? Pues mira, hago zapatos,…
    – Hombre, no lo dudo. Pero seguro que tienes algún secreto. Cómo vives?
    – Distribuyo mi vida en tres grandes partes: oración, trabajo y descanso.
    – Vaya! Yo siempre rezo… No es, pues, eso!. Y la pobreza?.
    – También las tres partes: una para la Iglesia, una para los pobres, y la otra para mí.
    – Sí, sí, yo lo he dado todo…. Tiene que ser otra cosa, no lo ves?
    – No
    – Y te resignas a soportar esta gente que no saben distinguir su derecha de su izquierda, que van manifiestamente hacia el infierno.
    – Ah, eso si que no… No, eso no lo soporto en absoluto, me revuelve demasiado, y pido a Dios que, si quiere, me envíe vivo al infierno, pero que ellos se salven!.
    San Antonio se esfumó por el foro, diciéndose: “realmente, ahora lo entiendo…. Tengo que confesar que yo no he llegado a esa capacidad de amar!” .
    Un fuerte abrazo,
    Montse

Entradas recientes