Mejor mediar que dejarse juzgar

En el día a día contamos con una serie de profesionales a los que acudir a golpe de teléfono.  Desde médicos a profesionales del mediacionPagehogar, pasando por peluqueros, veterinarios, repartidores, vendedores, profesores de apoyo… Los llevamos grabados en el móvil. Cuando se presenta un momento de dificultad en nuestra vida diaria, tiramos de teléfono y buscamos ayuda. Si el problema es de índole más personal, es un conflicto: Un conflicto es aquel desacuerdo que afecta a la relación interpersonal. Podemos estar implicados con cierto grado de culpa por nuestra parte, entonces ya no somos tan proactivos en la búsqueda de ayuda, y lafoto linkedin cosa se va complicando. Con el paso del tiempo, el pequeño problema del inicio puede llegar a ser un grave conflicto.

 

Y, por el camino, hemos dejado de lado la asistencia que existe y se nos ofrece, por desconocimiento en muchos casos, pero sobre todo por falta de información o confianza en la efectividad de esta ayuda previa a medidas más drásticas. Estamos hablando de la mediación.

Podemos contar con la figura de un mediador que pueda ayudarnos en un conflicto familiar, para no tener que acabar en un juzgado. Esto implica abrirse, ser sincero, colaborar, dialogar y escuchar al otro, con la ayuda de una persona que sabe ser neutral y quiere ayudar a las dos partes. Esto es lo revolucionario.

De todo ello nos habló nuestra amiga,  la abogada, mediadora y Máster de Familia por la UNAV María Eugenia Pons de Gironella, en la última sesión del I-WIL Lunch, en el Campus del IESE en Barcelona. Veamos algunos puntos interesantes:

  • En el proceso judicial casi nadie queda contento, porque nos dan -con suerte- lo que pedimos… no lo que necesitamos.20170314_134503
  • De cada 3 matrimonios, 2 se separan. La mediación previa al proceso judicial puede ayudar a revertir esta alarmante cifra. Si se llega al procedimiento judicial, el enfrentamiento es inevitable y esa relación, que el mediador podría haber ayudado a recuperar, se pierde.
  • Manipulación de datos: el llamado “divorcio exprés” fue creado expresamente por el gobierno de España y subió así artificialmente la estadística de conflictos resueltos de mutuo acuerdo.
  • La mediación lleva a reconocer la raíz del problema, que no siempre es lo que parece: una hipoteca inasumible puede estar detrás de una decisión de separarse.
  • La mediación sirve a veces para llegar a un no-acuerdo…. ¡porque no hace falta! Simplemente habíamos “entrado en barrena”, por la negatividad.
  • Cuando llegas al juzgado pierdes el control de la situación: el mediador te permite controlar lo que quieres, lo que esperas, reconocer lo que necesitas. Te puede ahorrar que tus hijos se vean forzados a declarar, a pasar por el servicio judicial de psicología. En definitiva, te permite seguir controlando tu vida. Cuando estás ante el juez, todo ello es ya inalcanzable.
  • Si nos pasamos la vida reconciliando ¿por qué cuando tenemos un conflicto interpersonal no nos reconciliamos? De esto va la mediación. De tolerar, pero tolerar con cariño.

Tolerancia + Cariño = Reconciliación

Recibe el blog de NCH en tu buzón

4 Comentarios

  1. Gabriel Ginebra

    Ayer cenaba con amigos de mi promoción del colegio. Uno comentaba que había estado separado un año de su mujer, para acabar llegando a la conclusión que nada como la que ya tenía. Otro comentaba que se divorció, después de muchos años y una hija en común, pero no sabía porqué. Porque me llevo muy bien con ella.
    Está claro que este tema de la pareja/matrimonio es muy importante para la felicidad personal y no hemos aprendido a abordarlo con la seriedad que se merece.

  2. […] Origen: Mejor mediar que dejarse juzgar | Nuria Chinchilla: valores y ecología humana […]

  3. Buen artículo y muy necesario en nuestros tiempos. Soy mediador y necesitamos inculcar la cultura de la paz en nuestras relaciones, aprendiendo a resolver nuestros conflictos, por nosotros mismos o con ayuda del mediador, figura muy conocida en el derecho anglosajón y novedosa en España. Su origen, para la mediación civil y mercantil data de hace sólo 5 años (Ley 5/2012).
    Pero como venimos insistiendo algunos, el problema no sólo radica en el desconocimiento de la mediación por parte de la ciudadanía, sino, y más importante, de los propios abogados, que todavía no han aprendido a utilizarla (el comportamiento del abogado de parte en una mediación es radicalmente distinto al que adopta en un juicio), o temen por sus ingresos, puesto que la solución a través de la mediación es mucho más rápida y económica que a través de un juicio. Por cierto, siempre queda abierta esta última vía si no se alcanza acuerdo a través de mediación. Saludos cordiales

  4. completamente de acuerdo con Eduardo, excelente articulo!

Entradas recientes