La filosofía del orden

Leo en Aceprensa un breve artículo sobre «Marie Kondo: el arte de vivir con menos» (aquí). «Si sientes que tu vida es un desastre, que no llegas a todo y que no tienes paz, quizá la solución empiece por ordenar tu armario, o por deshacerte de las pertenencias que te quitan espacio y tranquilidad». ¿Una tontería? No me lo parece, porque lo que propone es poner orden en nuestra vida. Empieza por el orden material: amontona, por ejemplo, la ropa que tienes; toma las piezas de una en una; pregúntate: ¿Esto me hace feliz? Si la respuesta es no, tíralo.

Detrás de este método está la idea de que las cosas tienen relaciones con las personas: están a su servicio. Si estos calcetines no te hacen feliz, no te sirven, tíralos, porque, si los conservas, te haces servidor de las cosas, lo que quiere decir que te has dejado llevar por el «afán de acumular». El problema no está en los calcetines, sino en tu cabeza y en tu corazón. Esto es, me parece, lo que Marie Kondo quiere decir.

Y esto viene avalado por algo más, que el artículo recomienda: «Pero antes de deshacerte de lo que no te hace feliz debes agradecer haberlo tenido, e intentar aprender la lección que cada cosa te ha dejado: aunque esta sea entender qué es lo que no te gusta o lo que te sienta mal». Para Kondo, “el proceso de evaluar cómo te sientes acerca de las cosas que posees, identificar a aquellos que han cumplido su propósito, expresar tu gratitud y despedirte de ellos, en realidad consiste en examinar tu ser interior, un rito de paso a una nueva vida”. Por ello, según el método, organizar es un diálogo con uno mismo, en el que la gratitud forma un papel muy importante. O sea, vamos mucho más lejos del simple «estos calcetines están ya viejos, o pasados de moda» (y luego recomienda un método para guardar las cosas que no has tirado, método en el que no entraré).

«El objetivo del método KonMari es que el orden traiga alegría a la vida de aquel que lo pone en práctica, deshaciéndose de todo lo que le sobra. “Ordena tu espacio y transformarás tu vida», promete la organizadora en su página web oficial». «El ruido del exceso es lo que hace que sea difícil escuchar el diálogo interno entre el dueño y sus pertenencias». El método se complementa con otras ideas, como aconsejar a todos los miembros de la familia que aprendan a hacer las cosas del hogar, el trabajo doméstico.

Lo que me atrae de este planteamiento es que nos lleva a plantearnos nuestras relaciones con las cosas: el servicio que nos prestan, la gratitud por lo que nos han dado, la reflexión sobre el consumismo que nos quita la paz..: o sea, las relaciones con nosotros mismos. Una consecuencia de esa reflexión será, probablemente, pensar en qué consiste el «tirar» lo que sobra, que no quiere decir echarlo a la basura, sino, probablemente, reciclarlo, regalarlo, darle otro uso mejor, etc.

2 thoughts on “La filosofía del orden

  1. Lo triste del artículo, es dar por hecho que el tener más cosas o directamente las cosas nos hacen feliz, en lugar de darse cuenta que lo que realmente nos debe hacer feliz son las cosas intangibles como los sentimientos, familia, amigos, relaciones (humanas y animales), etc,.. ya que la felicidad que nos proporcionan los objetos, por mucho que los deseemos, es una felicidad efímera.

  2. Tal vez lo que debería haber dicho Marie Kondo en su artículo, es que si unos objetos físicos no te hacen feliz o ya no te hacen feliz, sería donarlos o regalarlos a alguien a quién si puedan hacer feliz, ya que de lo contrario, se entra en una espiral de consumismo acaparando objetos por el simple hecho de acapararlos, más allá de uso que se les dé, mientras que tal vez otras personas, si que podrían dar un uso, bien porque le provoque felicidad o por necesidad.
    Si se trata de aparatos electrónicos, ya se encargan las propias marcas con sus productos previamente fabricados con obsolescencia programada, para que indiferentemente d ela felicidad que nos provoque, tener que cambiar nuestros productos por unos más nuevos.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 6 =