Las responsabilidades colectivas

Vuelvo, de alguna manera, sobre el tema de mis dos entradas anteriores, donde me detuve a contemplar cómo mis decisiones son afectadas por las de los demás y, a la vez, afectan a las de otros. Y paso ahora al terreno de la ética: ¿cuánta responsabilidad tengo yo por esas decisiones que son, de alguna manera, compartidas? Llevado al límite, ¿tengo alguna responsabilidad por las acciones que algunos antepasados mío llevaron a cabo en perjuicio de otros -por ejemplo, porque fueron unos ladrones- y de las cuales yo me he beneficiado? ¿Y por los daños producidos en la fabricación de la ropa que compro y llevo? ¿Y por los fallos morales de los políticos que llegaron al poder gracias a mi voto, además del de otros cientos de miles de ciudadanos?

Los seres humanos formamos una tupida red de relaciones, incluso en nuestro mundo individualista. Nosotros vivimos en esas relaciones, y no podemos zafarnos de ellas. La responsabilidad no se puede descargar en las estructuras sociales, como en el verso del clásico que echaba la culpa de sus males al «maldito Cariñena (vino) que se apoderó de mí» cuando estaba borracho. La empresa o la clase social pueden tener responsabilidades legales y sociales, pero no morales, no son agente moral, porque aunque pueden dar cuenta de sus acciones, no tienen intenciones, que son necesarias para la agencia moral. Solo las personas físicas podemos tener responsabilidad moral.

Pero, en la medida en que nos relacionamos con otros, tenemos alguna responsabilidad compartida con ellos. Yo no soy un corrupto, aunque mis representantes públicos lo sean (si lo son), pero tengo alguna responsabilidad por mi colaboración en su nombramiento, por remota que esta sea. No soy formalmente responsable, a no ser que les votase sabiendo que iban a esquilmar las arcas públicas con sus corrupciones, pero sí soy, al menos, materialmente responsable. Y algo tendré que hacer por ello, sea cambiando mi voto en el futuro, sea tratando de enterarme mejor a quiénes estoy votando, sea protestando por sus latrocinios o tratando de sensibilizar a otros por ese problema, o tratando de compensar, de algún modo, los daños que ellos provoquen. En definitiva, no puedo ignorar mi responsabilidad, aunque sea remota, en las acciones que me afectan.

Y, desde luego, también puedo tratar de cambiar las estructuras sociales, que están detrás de esos fallos morales. Ahí radica una parte de la Responsabilidad Social de las Empresas, que pueden ser esas estructuras inadecuadas.

4 thoughts on “Las responsabilidades colectivas

  1. Seguiré dando mi voto a políticos no corruptos, aunque no ganen. Voto de conciencia por pura ética. Inaceptable y vergonzosa la situación actual en España. Gracias por el artículo Profesor.

    1. Pues ya somos dos, pienso exactamente igual que tú.Mejor tener orgullo y votar en conciencia aunque sepa que no van a ganar que votar a políticos que se venden por dos duros, por unos contratos o por una jubilación asegurada en un buen puesto.
      De todas formas, así nos va.

  2. Les agradará saber esto: «Sin virtudes el hombre va a la deriva y la sociedad también, por eso, si no se busca la virtud de los ciudadanos, el político está cometiendo un delito de traición. El político que no propugna, que no favorece, que no pone como fin de la sociedad la virtud de los ciudadanos y que no se cuida tampoco de su propia virtud, característica típica de los políticos actuales, esos son ciegos que guían a ciegos, caen en la fosa a la fuerza. Y es así porque ante el hombre siempre está el error, y no hay manera de comunicar lo teórico con lo práctico por traslado exacto. La necesidad de lo teórico es una necesidad del nous, de lo contemplativo en el hombre, de lo teórico en el hombre». Es algo que estamos viendo en América completa gracias a la Odebretch y sus secuaces. No sabemos cuándo terminará pues cada vez es peor. Y encima sale el presidente de Chile diciendo que todos están corrompidos menos Chile… (5 mentarios)… La cita es de Polo de un libro que pronto saldrá (es primicia: Filosofía Política) según se dijo en la presentación de sus obras completas en UDEP campus Lima

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 8 =