10 claves para mejorar tu pensamiento estratégico

El pensamiento estratégico es una competencia clave de un alto directivo | Imagen: iStock

El pensamiento estratégico es una competencia clave de un alto directivo | Imagen: iStock

La mayoría de los directivos se queja de la falta de tiempo para pensar estratégicamente. Sin embargo, el pensamiento estratégico es una competencia clave que se espera de un alto directivo, esencial para que la empresa obtenga buenos resultados.

¿Se puede aprender a pensar estratégicamente? El profesor Miquel Lladó considera que sí y da diez pistas que te ayudarán a incorporar el pensamiento estratégico en tu día a día.

  1. Blinders off: aprende a ver lo que nadie ve

Por norma general, el ritmo frenético del día a día impide ver más allá. Si mentalmente te pones anteojeras (blinders), como los caballos de carreras, y solo miras hacia adelante, te estarás perdiendo mucha información por el camino. De tanto en tanto, hay que girar la cabeza y mirar hacia los lados. Se trata de abrir bien los ojos para ver más y detectar oportunidades que pasan desapercibidas para otros.

  1. Ejercita tus alas: vuela más allá de lo táctico

Cuando caminas, vas con la vista puesta en el suelo, para no tropezar con los objetos que te encuentras por el camino. Eso es la táctica. La estrategia no consiste en caminar, sino en volar para poder ver la big picture. Cuando empiezas a trabajar en una compañía has de ir andando, pero a medida que vayas creciendo dentro de la empresa hass de aprender a volar y ser capaz de ver más allá de lo táctico.

  1. Apasiónate: disfruta con lo que haces

Se dedican muchas horas al trabajo, por eso es importante disfrutarlo, sentirse orgulloso, hacer que valga la pena. Te ha de apetecer hacer lo que haces: reunirte, trabajar con tu equipo, tomar decisiones, imaginar el futuro. Si solo lo haces porque alguien te lo impone, no funcionará.

  1. Toma las riendas: gestiona tu tiempo y delega

El tiempo es el recurso más limitado. El 58% de los directivos dice que invierte tiempo en fijarse en detalles que le corresponden a las personas que les reportan. Piensa en tu día a día: ¿cuántas de las cosas que haces podría hacerlas alguien de tu equipo?

Explica Benjamin Zander en The art of possibility que el director de una orquesta no produce sonido. Como buenos directores de orquesta, los directivos han de conseguir que todos los músicos sigan la partitura y afinen, pero no pueden dedicarse a tocar el violín o el piano. Es importante delegar para poder dedicar el tiempo a las tareas de dirección.

  1. Confía en tu equipo: déjale crecer

Una parte muy importante de los planes estratégicos consiste en pensar cómo hacer crecer la compañía, y la compañía solo crece si sus personas crecen. En palabras de Zander, el poder de un directivo depende de su habilidad de hacer poderosas a otras personas. La responsabilidad del directivo es que las personas de su equipo crezcan, dándoles poder de decisión. Permite que tus colaboradores tengan pequeños éxitos.

  1. No tengas miedo: toma decisiones

Lee, escucha, fórmate, pero toma tus propias decisiones. Hay más de 200.000 libros sobre estrategia en Amazon pero ¡el mejor libro de estrategia es el que tú escribes cada día con lo que haces!  Cuando tomes una decisión, persíguela. No te cuestiones todo continuamente.

  1. consumer-centric: céntrate en los clientes

Amazon, Uber, Google… se preocupan por conocer a su cliente. Ponte en la piel de tus clientes, vive sus experiencias. Si eres una empresa de consumo, tu trabajo no se acaba en el lineal de la tienda, sino que debería llegar hasta las cocinas de tus consumidores. Así fue como Bimbo descubrió que los niños dejaban el borde del pan en el plato y decidió lanzar el pan de molde sin bordes.

Por otra parte, a la hora de diseñar la estrategia, piensa en personas, no en territorios. El director de África de Gallina Blanca se ocupa de África y de dos barrios de París: su mercado no es África sino los africanos.

  1. Sé flexible: adáptate a los cambios

Las cosas van tan rápido que el plan estratégico, cuando está redactado e impreso, ya hay que cambiarlo. La agilidad es una habilidad esencial para dirigir. Has de ser obstinado en la visión y muy flexible en los detalles de ejecución.

  1. Pide el balón: haz que las cosas pasen

En cuestiones de estrategia, pensar es importante pero no suficiente: si no haces nada con ello, es como si no existiera. Como los grandes futbolistas, has de pedir el balón, no evitarlo.

  1. Ve por delante: adelántate al futuro

¿Cuánto venderemos dentro de dos meses? Como directivo, tu responsabilidad es saberlo. Para Larry Page, uno de los fundadores de Google, una de las razones por las que las empresas fallan es porque se han perdido el futuro. ¿Crees que las estadísticas están hechas para leerse o para crearse? La decisión es tuya. Las empresas que ganan son las que escriben el futuro.

Pensar es parte del trabajo del directivo y en el IESE aprenderás a pensar de forma más estratégica. Los programas de formación de directivos del IESE te ayudan a enfrentarte a los desafíos de la empresa desde distintas perspectivas y te dan las habilidades necesarias para aprender a mirar el entorno y ver lo que otros no ven. ¿Estás preparado para anticiparte al futuro?

» REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Executive Education Session “El pensamiento estratégico: parte de tu trabajo”. Barcelona, 12 de diciembre de 2017.

Make Strategic Thinking Part of Your Job”, por Ron Carucci. Harvard Business Review

Post disponible en: Inglés

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 1 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.