Convierte la inteligencia artificial en tu mejor aliada para dirigir

La inteligencia artificial puede ser un buen aliado para liderar mejor | Imagen: iStock

Se habla de inteligencia artificial (IA) en todas partes, a menudo en referencia al peligro inminente que representa para los trabajos. Pero lejos de ser un enemigo para la alta dirección, la IA puede ser la mejor aliada de un directivo. Después de todo, el futuro del management dependerá de personas inteligentes que sepan cómo trabajar con máquinas inteligentes.

Pero para que así sea, has de estar preparado. Aquí tienes algunas sugerencias.

Empieza formándote para entender los datos

La inteligencia artificial no es solo cosa del departamento de IT ni de ingenieros informáticos. Nadie sabe realmente cuántos empleos se perderán a medida que la inteligencia artificial se vaya perfeccionando, pero sí sabemos que prácticamente todas las profesiones cambiarán de alguna manera. A medida que la disponibilidad de datos y el poder de los ordenadores continúan creciendo, los directivos deben comprender la IA para poder dirigir su empresa de manera efectiva.

En este contexto, la competencia más decisiva para la alta dirección es saber qué es posible. Los algoritmos pueden detectar patrones en los datos, pero no pueden interpretarlos: se necesitan directivos capaces de hacer las preguntas correctas. Para hacer las preguntas correctas, debes tener una base sólida de conocimientos. La alfabetización digital de los CEOs es esencial, no porque vayas a escribir código, sino porque tendrás que liderar a las personas que lo escriben y tomar decisiones basadas en datos.

Descubre lo que la IA puede hacer por ti

Hasta ahora, la inteligencia artificial ha demostrado ser enormemente útil en la parte operativa de los negocios, y algo menos eficaz en otras áreas. La IA ayuda a automatizar los procesos comerciales, especialmente los administrativos. El análisis de cantidades masivas de datos puede proporcionar información reciente y crucial sobre clientes y empleados.

Descubre las áreas específicas en las que la IA es más útil para ti y para tu empresa, ya sea para mejorar el proceso de selección, monitorizar los hábitos de compra o evaluar campañas publicitarias. A nivel empresarial, es importante tener claro dónde se encuentra la ventaja competitiva de tu empresa.

Y atrévete a experimentar. Explora las oportunidades que la inteligencia artificial brinda a tu empresa y pon en marcha pruebas piloto que permitan valorar su impacto sin asumir grandes riesgos.

Construye una organización basada en datos

Si bien debes dar ejemplo formándote en datos, no depende solo de ti. Crea un ecosistema fluido de datos en tu empresa. No te limites a contratar especialistas de fuera de la organización: adopta un enfoque holístico de la IA y asegúrate de que toda la compañía esté preparada para ello.

Redefine los roles, fomenta la colaboración entre humanos y máquinas, combina la IA con la inteligencia colectiva de las personas y proporciona la formación adecuada a los empleados para que estén preparados para un mundo basado en datos.

Piensa estratégicamente y define los valores

Puesto que la inteligencia artificial permite que algunas tareas rutinarias se automaticen, los directivos pueden centrarse en lo que es realmente importante: el pensamiento estratégico. En la era de la IA se necesitará, más que nunca, un liderazgo caracterizado por la humanidad, la ética y la integridad. El cambio es constante y, para sortearlo sin perder el rumbo, es imprescindible tener unos valores sólidos, un claro sentido del propósito y capacidad de pensar estratégicamente.

La IA puede ayudar a planificar y elaborar presupuestos, pero cuando se trata de establecer la visión del negocio, alinear y motivar a los empleados, se necesitan personas. Trabaja tus habilidades interpersonales para el desarrollo de personas, el coaching de equipos y el fomento de la colaboración. Pon el foco en aquellas cosas que todavía no están al alcance de las máquinas.

Y aunque la IA desafíe paradigmas, no hay que olvidar las cuestiones fundamentales de la dirección de empresas: ¿cuál es nuestro propósito? ¿Cómo podemos involucrar a los empleados para que nos ayuden a conseguirlo y crezcan con nosotros?

Recuerda que los clientes son leales a las compañías y marcas porque cumplen lo prometido, pero también debido a otros factores, como la reputación. En un entorno regulatorio en el que los consumidores acabarán siendo los propietarios de sus datos, el valor diferencial ya no estará en el acceso a los datos o los algoritmos, sino en ganarse la confianza y el consentimiento de los clientes.

Los buenos directivos saben cómo gestionar equilibrios complejos, son capaces de dirigir en el presente y al mismo tiempo explorar oportunidades de futuro, basadas en un sentido de propósito. Las máquinas no pueden hacer nada de esto, al menos todavía.

Los programas de Executive Education del IESE preparan a los directivos para afrontar los retos que supone la digitalización, tanto a través de los cursos enfocados que analizan el impacto digital en las distintas áreas de negocio como de los módulos de digitalización que incluyen todos los programas para directivos senior y para directores funcionales. Todos nuestros programas están centrados en las personas y tienen una orientación ética.

» REFERENCIAS

10 claves para entrar con buen pie en la era de la IA

Conferencia ”El futuro del management en un mundo basado en la inteligencia artificial”

Vídeo “Artificial Intelligence: New Challenges for Leadership and Management”

Post disponible en: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 9 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.