¿Qué se espera de un buen consejo de administración?

Consejos de administración responsables | Ilustración: Norman Gracia

El consejo de administración debería ser el máximo aportador de valor a la empresa y, a través de estas siete funciones, marcar el rumbo de la compañía a largo plazo y asegurar su sostenibilidad. | Ilustración: Norman Gracia

“Nemo solus, satis sapit”. (Plauto en Miles gloriosus).

Nadie que esté solo sabe lo bastante.

Un elevado porcentaje de empresas españolas de facturación superior a los 50 millones de euros siguen estando administradas por un administrador único.

Es difícil ser juez y parte. Solo por esta razón ya conviene plantearse la necesidad de tener un consejo de administración.

¿Para qué me sirve a mí un consejo de administración? Esta es una pregunta que con frecuencia se formulan los propietarios con el 100% de las acciones de su empresa.

El consejo de administración supervisa, controla y gobierna. Nombrado por los accionistas, conduce a la empresa hacia el futuro imaginado y deseado. “El consejo crea la compañía del mañana a partir del hoy”, apunta Josep Tàpies, profesor emérito de Dirección Estratégica del IESE.

La agenda permanente de un consejo se estructura en torno a cuatro grandes áreas: estrategia, políticas, recursos y control. Pero ¿cuáles son sus responsabilidades en cada una de ellas?

  • Velar por la misión de la empresa: el consejo ha de asegurarse de que la propiedad ha definido una misión clara y que ésta se concreta en unos objetivos que son asumidos por la dirección.
  • Marcar el carácter de la compañía: al decidir la manera en que se consiguen los objetivos, también define el tipo de empresa que se desea ser.
  • Orientar la estrategia: aprueba las estrategias generales propuestas por la dirección de la empresa, que será quien las ejecute.
  • Nombrar y destituir a la alta dirección: la empresa debe contar con las personas idóneas en las posiciones correctas. El nombramiento del CEO es una de las principales tareas del consejo.
  • Supervisar y controlar la actividad de gestión: ha de evaluar el desempeño del director/a general y darle feedback
  • Proteger el futuro a largo plazo de la empresa: identifica los principales riesgos y oportunidades de negocio.
  • Tomar decisiones: aprueba presupuestos, define inversiones y establece prioridades de actuación.

El consejo de administración debería ser el máximo aportador de valor a la empresa y, a través de estas siete funciones, marcar el rumbo de la compañía a largo plazo y asegurar su sostenibilidad. Tiene que asegurarse de que se dirige bien y que aquello que se hace tiene el plácet de los accionistas.

¿Te interesa profundizar en el funcionamiento del consejo de administración y conocer más a fondo las responsabilidades que implican ser consejero? No te pierdas el programa «Consejos de administración responsables«, que se celebrará en Madrid los días 28 y 29 de enero de 2020.


Para saber más:

  • Génesis del consejo, por Josep Tàpies y José María Navarro-Rubio. LID Editorial.

Escrito por Cristina Aced, periodista y editora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 7 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.