Cómo gestionar las operaciones y las cadenas de suministro durante una crisis

El papel higiénico casi nunca aparece en los titulares. Pero quizás ningún otro producto – a parte del desinfectante para manos – representa mejor la ansiedad global provocada por la pandemia del coronavirus. O mejor dicho, su ausencia en las estanterías de los supermercados.
A diferencia del desinfectante para manos – que sí es fundamental para limitar el contagio –, muchos expertos consideran que la urgencia por acumular papel higiénico proviene de una ansiedad ilógica, basada en la idea infundada de que la cadena de suministro se romperá repentinamente: que los fabricantes dejarán de producir de un día para otro y que los supermercados no podrán abastecer sus estantes.

Desde los primeros días del brote, el COVID-19 ha expuesto la vulnerabilidad de las cadenas de suministro globales y de la gestión de operaciones. En este post, el profesor del IESE Jaume Ribera desglosa en cinco etapas el ciclo de vida de las crisis en relación con este ámbito de la gestión de empresas, y ofrece una serie de recomendaciones para que las compañías sean menos vulnerables a estas situaciones.

1. Prevención
En teoría, las empresas ya deberían haber hecho estos deberes, pero quienes no los hayan hecho pueden aprovechar el tiempo de confinamiento para completarlos. Las acciones posteriores se basarán en la información revelada en este primer paso del proceso.

    • Haz un esquema de tu cadena de suministro (incluidos clientes, proveedores, proveedores de tus proveedores, dónde se encuentran y su actual capacidad, nivel de inventario y tasa de utilización)
    • Ten clara cuál es la demanda real (sin las distorsiones de las compras que provoca el pánico).
    • Anticipa dónde es más probable que se produzcan disrupciones en tu cadena.
    • Busca alternativas disponibles.
    • Realiza tests de estrés en la cadena de suministro: no haberlos hecho antes es quizás uno de los grandes problemas de muchos Gobiernos a la hora de afrontar la pandemia del COVID-19.

2. Detección
A continuación, monitoriza tu cadena de suministro en base a la información recabada.

    • Distingue entre señales y ruido: presta especial atención al efecto látigo, que hace que el comportamiento inestable del comprador provoque fluctuaciones cada vez más pronunciadas a medida que subimos por la cadena de suministro.
    • Utiliza modelos de conocimiento como la matriz con lo que sabemos que sabemos, lo que sabemos que no sabemos, lo que no sabemos que sabemos y lo que no sabemos que desconocemos.

3. Supervivencia
En este punto, es necesario hacer todo aquello que tengas pendiente.

    • Identifica planes de acción emergentes con respecto a personas, recursos, etc.
    • Aprovecha al máximo los recursos escasos.
    • Revisa tus prácticas de gobierno: evalúa los pros y contras de mantener un mando y control centralizado frente a la opción de hacer que la información sea transparente en la cadena para que las personas situadas en primera línea tomen las mejores decisiones.

4. Recuperación
Es el momento de ajustar tus operaciones a la nueva normalidad: por ejemplo, tu nueva experiencia con el trabajo remoto te puede permitir ampliar su utilización.

    • Traza tu plan de recuperación: no se trata simplemente de retomar las cosas donde las dejaste, necesitarás un plan concreto para que todo se ponga en marcha de nuevo.
    • Revisa los pasos anteriores en busca de aprendizajes.
    • Cuestiona tus decisiones previas: ¿es mejor fabricar o comprar lo que necesitas? En la actual situación, ¿tiene sentido ampliar los proveedores y la capacidad locales?

5. A competir de nuevo
Dicen que una crisis es una oportunidad, y en este caso la experiencia te permitirá innovar en tus operaciones y cadena de suministro.

    • Articula tus aprendizajes de cara a la planificación de futuras disrupciones: esto es especialmente importante si se produce una segunda ola de infecciones por coronavirus.
    • Decide cómo vas a competir en la nueva normalidad: ¿ha llegado el momento de volver a confiar en proveedores de proximidad o producir tú mismo?

Aunque puede ser demasiado tarde para algunas empresas, Ribera recomienda usar este tiempo sabiamente para repasar los cinco pasos mencionados. No hay mal que cien años dure y lo importante es asegurarse de prepararse para la recuperación y la siguiente crisis.

 

¿Quieres aprender más? Puedes ver una sesión online en abierto con el profesor Ribera, donde habla de la gestión de operaciones y cadenas de suministro en momentos de crisis.

Post disponible en: Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.