Prepara tu estrategia para el día después de la tormenta

Estas semanas de conmoción por la crisis del Covid-19 están poniendo a prueba el liderazgo de muchos directivos. La mayoría trabajan a toda velocidad para resolver el golpe que supone el parón de las ventas y de las operaciones; reorganizar sus equipos en confinamiento y conseguir que el “nervio operativo” de la empresa siga funcionando.

En opinión del profesor Miquel Lladó, es un momento en el que se medirá a los verdaderos líderes por sus capacidades para insuflar energía en los equipos, manejar los sentimientos y aguantar la presión.

Son momentos muy difíciles y de gran incertidumbre para las empresas, pero “estamos en una tormenta que, como todas las tormentas, pasará y habrá un día de después”. Por ello, Lladó propone a los directivos seguir pensando en el futuro y desarrollar la capacidad estratégica que nos permitirá escribir hoy lo que queremos para el mañana de nuestras empresas.

Básicos antes de empezar

No estamos acostumbrados a pensar en el largo plazo. Más bien, los directivos suelen ser “personas de acción” orientadas a actuar de forma rápida y en el ahora para conseguir resultados.

En el contexto actual, la velocidad es una habilidad imprescindible para evitar males mayores en la empresa. De hecho, estas son, según Lladó, las cosas que los líderes deben hacer en la primera fase de toda crisis:

  • Saber cómo está el equipo. Hay que interesarse por ellos e intentar asegurar que todos están bien.
  • Entender cómo está la cadena de suministro, de principio a fin, para seguir realizando nuestra actividad.
  • Saber cómo están los clientes. Saber si están abiertos o cerrados, si tienen temas pendientes con nosotros…
  • Salvaguardar el nervio operativo. Asegurar que disponemos de unos elementos clave que mantienen operativa la compañía

Una vez superados estos básicos, podemos empezar a pensar en el futuro.

Herramientas para pensar estratégicamente en el futuro

Puede que el contexto actual nos lleve a pensar solo en modo de urgencia, pero es obligación del líder pensar en el largo plazo e ir preparando la organización para el día después de la situación actual.

Existen muchísimos marcos conceptuales para organizar la estrategia y pensar en el futuro. Estas son tres herramientas sencillas que, según Lladó, pueden ayudarnos:

  • PESTEL. Acrónimo de Política, Economía, Social, Tecnología, Entorno y Legal, esta herramienta permite analizar las oportunidades y amenazas externas para una empresa en un determinado momento. Lladó recomienda utilizarlo de manera frecuente para ver cómo evolucionan los distintos factores y qué aspectos del entorno pueden afectar.
  • Pirámide de Maslow. Este clásico de la psicología del consumo sostiene que las personas vamos avanzando en la escalera de necesidades en la medida en que satisfacemos las necesidades más básicas. Según Lladó, en momentos de crisis como el actual es probable que nuestros consumidores estén bajando peldaños en la pirámide. Por ello, algunos productos o servicios no serán de su interés y debemos anticiparnos a ello.
  • Las 5 fuerzas de Porter. El referente de la estrategia competitiva puede servirnos para no dejar de pensar qué está cambiando o qué podría llegar a cambiar en nuestro entorno y nuestra propuesta de valor.

Más allá de las herramientas, lo importante es dedicar tiempo a pensar en el futuro. Como hace el CEO de Amazon, Jeff Bezos, quien mantiene la costumbre de reservar cada semana una reunión de 4 horas para estudiar el futuro de su empresa.

Porque el futuro se escribe hoy, y como cuenta el ex CEO de Procter & Gamble, A.F. Laffley, en su libro Playing to Win, solo podremos definirlo si sabemos responder a: ¿A qué aspiro? ¿Dónde juego? ¿Cómo gano? Y ¿qué capacidades tengo para el momento actual y el que viene?

Para Lladó, la simplicidad es también fundamental. “Si puedes visualizar la estrategia en una página, mucho mejor”, sostiene.

Post disponible en: Inglés

One comment

  1. Profesor Lladó, cordial saludo desde Perú, muy interesante el artículo, hace pensar y reflexionar a los que toman decisiones en las empresas. Siempre he inculcado a mis alumnos de negocios, que aspiren a ser empresarios (aunque varios de ellos ya lo son), tener en cuenta estas tres herramientas sencillas para analizar cualquier circunstancia de la vida empresarial, iniciar, desarrollar, llegar al TOP, mantenerse y reinventarse. Cada escenario es una realidad, pero siempre pensando en prospectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 8 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.