- Nuria Chinchilla: valores y ecología humana - https://blog.iese.edu/nuriachinchilla -

Suicidio laboral

Ayer estuve en París con motivo de una sesión de continuidad del chapter de Alumni del IESE en Francia, y tuve ocasión de ver el impacto que está causando en la sociedad la noticia sobre los suicidios por motivo laboral en empresas como France Telecom (23 hasta ayer). En el año 2007/08 fue el departamento de ingeniería de Renault el que registró 4 suicidios. Precisamente porque no se quiere dar publicidad y con ella el efecto contagio, no todo el mundo sabe que la mayor causa de mortalidad son los suicidios en general. Sin embargo, ahora aparece en prensa el “suicidio laboral“.

Sería muy conveniente saber cuáles son las causas y cómo atajarlo, ¿no? Podemos seguramente tener alguna idea de por qué no aparece este fenómeno hasta hace unos 10 años. Fue cuando más claramente se expandió la cultura “kleenex“, de usar y tirar [1], en la dirección de personas. Cuando se endureció la dirección por objetivos, muchas veces inalcanzables con el tiempo y recursos al alcance del empleado. Y todo ello fruto de un paradigma empresarial cortoplacista y mecanicista, que no tiene en cuenta el medio y largo plazo -osea la sostenibilidad de la empresa-. Tampoco ve las personas que en ella trabajan como seres humanos completos, es decir, con sus limitaciones y con una vida después del trabajo.

Y detrás de cada uno de esos suicidios, ¡cuántos intentos de suicidio fracasados, personas internadas en psiquiátricos o tratadas de depresión por causa de jefes tóxicos e incluso psicópatas, que siguen detentando el poder jerárquico y haciendo un uso letal del mismo! Quizás sea difícil obtener estadísticas, pero sería muy conveniente descubrir las causas en cada uno de los casos, porque detrás de cada persona tratada de modo inhumano, hay además una familia que recibe el impacto negativísimo de esa relación, que muchas veces no sabe cómo contrapesarla/sanarla, así como toda una sociedad a su alrededor que se va intoxicando y debilitando.

Y frente a esta realidad sórdida, una bocanada de esperanza: Mañana tenemos convocada en el campus del IESE en Madrid por el centro de investigación Trabajo y Familia una sesión extraordinaria sobre “La economía y el espíritu emprendedor chino“. Aprovecharé para presentar el libro “Emprendedoras Chinas” (Lid ed.) de Julia Pérez-Cerezo, que he tenido el placer de prologar junto con Consuelo León. La verdad es que el estilo femenino de estas mujeres de emprender y liderar  basado en valores, también existe -aunque no haga ruido- y se está volviendo cada vez más necesario para humanizar las empresas y, por ende, toda la sociedad.