- Nuria Chinchilla: valores y ecología humana - https://blog.iese.edu/nuriachinchilla -

¿Prefieres jefe o jefa?

Hoy se cumplen 100 años del primer día internacional de la mujer, con el que se perseguía su derecho al voto. Fue el 19 de marzo de 1911. Más tarde el incendio de una fábrica textil con las trabajadoras en huelga dentro por parte del empresario dio un cariz más laboral y de lucha al tema y se fue celebrando en diferentes países diferentes días del año.

Mucho ha llovido desde entonces y mucho hemos avanzado, aunque seguimos estereotipando a la mujer. En España se les llama «marujas» si se quedan en casa a cuidar niños y en Alemania se les llama «Raabe Mutter» (madre cuervo) si salen a trabajar y dejan a los niños en manos de otros. En lugar de seguir estereotipando y juzgando se trata de crear las condiciones sociales y empresariales que  les permitan tomar las mejores decisiones en cada caso.

Según el informe de la Fundación Madrina, el “mobbing maternal laboral” se ejerce en España en un 55% en PYMES, un 9% en la empresa pública, un 20% en grandes empresas y multinacionales.

Entre las “excusas” sociales que favorecen la mala praxis laboral se encuentran: “Tu embarazo da mala imagen para la empresa” (s. automoción); “de directora a cajera: porque tus prioridades con relación a la empresa han cambiado” (s. banca); “No quiero sentar un precedente con tu baja maternal” (s. médico); “Entendemos tu problema, no te preocupes, te ayudamos a no continuar con tu embarazo” (s. maternidad); “Si continuas sabes que estás despedida” (s. hostelería); “tú eres el problema” (s. consultoría); “Ya sabes lo que tienes que hacer si quieres seguir en la empresa (s. grandes almacenes); “saben que estoy embarazada y me han situado en un área de riesgo, que hago?” (s. químico); “nos hacen controles periódicos, y la que da positivo a la calle” (s. bebidas refrescantes); “no nos dejan embarazarnos” (s. siderurgia), entre otros.

Hace unos días salió a la luz la investigación [1] que hicimos en el Centro Internacional Trabajo y Familia junto a Edenred y muchos medios recogieron distintos datos del barómetro de conciliación Edenred-IESE. Lo más llamativo fue que, independientemente del sexo del subordinado, su satisfacción con el estilo de dirección de su jefe era mayor si éste era jefa, osea mujer, y además madre. ¿Os lo esperábais?

En la tertulia de «El mundo» en la que tuve ocasión de participar discutimos sobre si la crisis supondrá un paso hacia atrás en la igualdad de oportunidades. Aquí [2] podeís ver el resumen, que acaba de ser publicado en el periódico, de nuestras opiniones  e intercambio de ideas.

La semana pasada el presidente del Deutsche Bank afirmó que «las mujeres aportan colorido a la alta dirección», lo cual dio mucho que hablar… Podéis ver aquí [3]la noticia que lo recoge.

En ese sentido, cuando estuve en Frankfurt con el presidente de uno de los bancos más importante de Alemania hablando sobre la conciliación trabajo-familia y las trayectorias directivas en su organización, el comentario fue: «La mayoría de las mujeres de mi banco se han casado con el hombre equivocado, porque no las dejan aceptar traslados internacionales.» ¿No os parece naïve que se crea esa excusa de algunas mujeres para no cambiar de país porque no les apetece o no les compensa?