- Nuria Chinchilla: valores y ecología humana - https://blog.iese.edu/nuriachinchilla -

A igual trabajo, igual salario

Esta semana se celebra el día internacional de la mujer trabajadora. Se organizan un sinfin de actos en el mundo para debatir sobre las discriminaciones que aún sufren muchas mujeres y los modos de superar esas situaciones. Ayer estuve en la Sede de la Comisión Europea en la jornada “A igual trabajo, igual salario” [1]. Aquí [2] tenéis un pequeño resumen de lo que fue la jornanda.

Mañana iniciamos los IESE alumnae breakfast “Women in power” [3] con Rosa Cullell que compartirá con nosotras su experiencia profesional y personal, cómo ha llegado a cargos de poder y cómo usa el poder que tiene en el día a día. Asistirán casi 100 ejecutivas para seguir reflexionando sobre las mujeres con poder y su impacto en nuestra sociedad. Aprovecharemos el evento para presentar los últimos datos de mujeres consejeras en el Ibex 35, antes de salir hacia México para intervenir en varios eventos. Aquí podéis leer el artículo que habla sobre este tema “Mujeres con poder”, que nos publicaron a Maruja Moragas y a mí el pasado domingo en La Vanguardia.

El paso de la mujer de ciudadana de segunda categoría a estar metida en … [Haz click aquí para leerlo [4]]

El problema es poliédrico. La Estrategia Europa 2020 dice tener como objetivo fomentar un crecimiento de la UE sostenible, inteligente e integrador. Una de sus señas de identidad es la promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y tiene un objetivo concreto: conseguir una tasa de empleo femenino del 75%. Sin embargo, podemos estar atacando indicadores en lugar de a las causas del problema. Según estudios en diferentes países, las preferencias de las mujeres son: un tercio de ellas sólo quiere trabajar fuera de casa, un tercio sólo quiere trabajar en casa y el otro tercio quiere conciliar trabajo externo e interno.

Algo similiar ocurre cuando se habla de que los hombres ganan de media un 16% más que las mujeres. Ese es un dato agregado que no sirve para identificar la realidad que podemos cambiar. Cuando se profundiza en el diagnóstico de lo que no dejan de ser síntomas de discriminación, encontramos que muchos de ellos no son más que la consecuencia de la maternidad, que no ha sido bien integrada en los entornos empresariales ni en las políticas públicas. Facilitar la conciliación es condición sine qua non para conseguir la tan traida y llevada igualdad de oportunidades. En cualquier caso, si no existe corresponsabilidad de la mujer y del hombre en lo público y en lo privado, me parece que esto va a ser misión imposible.