- Nuria Chinchilla: valores y ecología humana - https://blog.iese.edu/nuriachinchilla -

Dejad que nuestros hijos voten: una inversión de futuro

El pasado 20 de noviembre se celebró el Día Internacional del Niño. Junto a  numerosos actos en todas partes del mundo, diputados del Parlamento Europeo y varias organizaciones compartieron espacios  como este coloquio (ver programa) [1] en el que se recordaron varios temas que actualmente sufren los niños antes y después de nacer.
En primer lugar, se recordó el derecho del niño, presente en la convención de la ONU, de conocer y ser cuidado por sus padres biológicos. También fue un tema debatido la importancia de legislar el domingo como día de descanso laboral y los horarios laborales para poder reunirse con la familia. Porque si no hay tiempo para compartir, los menores se quedan desprotegidos. Se habló también del apoyo a la familia que se debería financiar desde los 210 billones de euros del Fondo Europeo Regional para el Desarrollo.

En relación a la protección del niño no-nacido, prácticamente desprotegido en la mayoría de los casos,  se habló del éxito de la iniciativa popular europea “one of us” [2] que protege al embrión humano y que ha recogido casi 2 millones de firmas, para presentarla en el Parlamento Europeo.
Un tema dramático sigue siendo el abuso y la explotación sexual de menores, y en este sentido se recordaron los compromisos de la Convención de Lanzarote. Otro tema preocupante que se ha puesto sobre el tapete, por parte del Reino Unido, es la regulación de tener 3 padres, ante la posibilidad de una técnica de reemplazo de la mitocondria.
Tal vez algunos de estos problemas se acabarían con el derecho de voto de los niños. Según recordaba mi amigo José Félix Pons en su blog, [3] Renate Schmidt, antigua ministra alemana de la Familia, dedica a su nieta el libro “Lasst unsere Kinder wählen” (Dejad que nuestros hijos voten) en el que rompe una lanza por el voto familiar. Este derecho fue promovido por el catedrático Konrad Low de Bayreuth y el parlamento alemán trabajó hace 4 años en una propuesta al respecto: “Atreverse a más democracia – por un derecho al voto desde el nacimiento” y “Dar una voz al futuro – por un derecho al voto desde el nacimiento”.
Renate Schmidt reclama la necesidad de un lobby por los intereses de los niños. El sistema de pensiones se está desintegrando y no aguantará la falta de niños en Europa. Una democracia basada en el dictado de los pensionistas supone un freno en la inversión para el futuro.

Iniciativas como la de la Casa de la Almudena  [4]explicada en el vídeo de abajo,  muestran la importancia de la generosidad de las familias y de la acogida de niños en situación vulnerable. Si las familias con hijos, que son el futuro de la sociedad, tuvieran el peso que les corresponde en las decisiones que llevan a ir conformando nuestro mundo, aquéllas serían más realistas y éste sería sin duda mucho más humano. (Aqui podéis ver también otro vídeo de una familia muy bien organizada [5]).

 

Imagen de previsualización de YouTube [6]