El talón de Aquiles de la productividad

Todos los indicadores de productividad sitúan a España en la cola de Europa. Según la Conference Board Europe, es el país de la Unión Europea cuya productividad ha empeorado más en los últimos quince años. El Fondo Monetario Internacional pide a España mejorar su productividad y su competitividad. Un estudio alerta que la productividad en España retrocede respecto a Europa a niveles de hace treinta años. La consultora Proudfoot afirma que solo el 61% de las horas trabajadas en España son productivas. Y así podríamos ir citando más fuentes que alertan sobre el problema de la productividad en nuestro país.

Penoso, ya que trabajamos poco y mal. Y no hay quien se salve. Los directivos con las célebres «comidas  de negocios» que , generalmente, no son más que reuniones sociales donde se come y bebe demasiado como para volver al trabajo en «plenas condiciones». Directivos y no directivos que paran al mediodía dos, tres o más horas para comer es una barbaridad. En muchos colectivos de distintas profesiones, desde albañiles, mecánicos, electricistas, oficinistas, etc., que inician su jornada laboral y al cabo de una hora como máximo la interrumpen para ir a «almorzar», sin que falte el voluminoso «bocata» y la cervecita. Es una costumbre muy española y muy extendida. Al director de la sucursal bancaria de mi barrio no se le puede encontrar entre las nueve y las diez de la mañana porque a esa hora va a desayunar. Otro hecho vergonzoso es la ingente cantidad de empleados que salen a la calle para fumar y allí pierden muchísimo tiempo de trabajo.

Otros aspectos no menos importantes que contribuyen a la baja productividad es la cantidad de fiestas y ¨puentes¨ que nos tomamos. Hice las cuentas y entre el 10 de septiembre y el 31 de diciembre del año pasado había un total de 112 días, de los cuales los españoles trabajamos poco mas de la mitad entre los puentes de la Diada y la Merced en Barcelona, el Pilar , el puente del 1 de noviembre y el «acueducto» de las fiestas de la Constitución y la Inmaculada. Entretanto, nuestros vecinos europeos habían trabajado como mínimo un 50% más. Este año más de lo mismo.

También es enormemente importante la escasa formación que damos a nuestros mandos intermedios, elementos clave para la mejora de la productividad, ya que son los que con su contacto directo con los empleados y trabajadores, con su profesionalidad  e implicación, son claves para la mejora del trabajo. Pero no les damos medios ni para su formación ni para su implicación en los proyectos empresariales. Nunca se hace lo suficiente para la formación y la participación de cada empleado de la empresa en la mejora de las operaciones. Nadie mejor que cada uno en su puesto de trabajo sabe como mejorar su función. Es necesario dar ejemplo desde la alta dirección y dotar a todos los empleados de los medios necesarios para que puedan desarrollar satisfactoriamente su trabajo.

Pero, claro, el ejemplo tiene que emanar desde las máximas instancias y organismos, y mientras estamos «almorzando» en el bar o fumando en la calle, vemos en las pantallas de los televisores que el hemiciclo del Congreso de los Diputados está medio vacío y hasta muchos de los que están presentes parece que «juegan» en Internet.

Comentarios

  1. alquiler equipos sonido ibiza

    Es siempre un placer leerle Sr. llopis. En cuanto a su post comparto plenamente lo que dice. En algunos países nórdicos se considera, con perdón, tonto a aquel que es incapaz de terminar dentro de un periodo de tiempo concreto (su horario) sus tareas. Pero claro aquí entre comiditas, cafetitos…encima tenemos que hacer horas extras y aún pensamos que somos héroes.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 5 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.