Amazon: la lógica de “el ganador se lo lleva todo”

AmazonHace casi 20 años, dos prestigiosos economistas, Robert H. Frank   y Philip J. Cook, escribieron un libro que tenía por título “The Winner-Take-All Society” (literalmente “La sociedad del ganador se lo lleva todo”). El subtítulo clarificaba el sentido: “Por qué unos pocos de arriba sacan más que el resto de nosotros“. Se ocupa de un tema que sigue siendo actual: la desorbitada remuneración de los socios o muy altos cargos directivos de firmas de élite a las cuales la promoción exige una fuerte competición interna, que a veces es brutal. Encontramos en este grupo firmas de consultoría, despachos de abogados, empresas de servicios financieros e incluso empresas de distribución al detal como Amazon.

Hay empresas de este tipo que conceden permisos por maternidad o no permiten trabajar los sábados. Sin embargo, como comentaba recientemente Noam Scheiberaug, las políticas de trabajo pueden ser amables, pero la competición brutal, no lo es.

Respecto a Amazon, el pasado mes de agosto, el New York Times (NYT) publicó un largo y documentado reportaje. Recogiendo más de 100 testimonios de empleados y exempleados de Amazon, relataba estragos en el sistema de competición interno, que incluso comprendía una herramienta de evaluación online donde cada empleado podía expresar a los directivos alabanzas y críticas sobre el desempeño de sus compañeros sin que estos se enteraran. Una auténtica lucha de todos contra todos. Acerca del ambiente de trabajo, un exempleado afirmaba:

“te puedo decir que es un lugar indecentemente estresante para trabajar. No le deseo un trabajo en Amazon a mi peor enemigo. Todo el mundo estaba con medicamentos para la depresión, bebían demasiado o tenían problemas graves para dormir. Si trabas ahí olvídate de tener cualquier tipo de vida fuera de la Amazonía, 75 horas semanales o más son la norma. Es absolutamente brutal. Ni siquiera me di cuenta de lo asquerosamente abusivo que era hasta que me fui.”

Según el citado artículo, varios padres o madres de familia dijeron que abandonaron el trabajo o bien lo estaban considerando debido a la presión de los jefes o compañeros para pasar menos tiempo con sus familias.

Otro antiguo empleado expresaba la consideración que merecen los trabajadores en esta empresa: “En Amazon, no eres más que “login”, una cara en una placa, ‘un elemento de recuento’, una fila en una base de datos en una habitación gigante llena de servidores, a la espera del momento de “volcar” tu pequeña aportación.”

Según el mencionado artículo del NYT, una encuesta de 2013 llevada a cabo por PayScale, una firma de análisis de salarios, señalaba que la mediana de permanencia en Amazon es de un año y solo el 15 por ciento de los empleados permanece más de 5 años. No es un fracaso sino una estrategia bien pensada. Hay muchos candidatos a entrar, pero otros muchos se van. Es parte del sistema para retener a los “mejores” o más bien los que son capaces de sobrevivir en Amazon. Por otra parte, se penaliza a pagar parte del bono a cobrar si se sale antes de un año. Pero no todo dinero; motiva también saberse ganador, sacar una mejor evaluación que los otros, enfrentarse con retos cada vez más exigentes. Es lo que persiguen los responsables últimos de la empresa para lograr el máximo de cada trabajador, pero ¿es bueno?

Esta mentalidad competitiva propiciada por “la lógica del que gana se lo lleva todo” favorece que la mayoría se queme y abandone la empresa y, los que se quedan, tengan que sacrificar su vida personal o familiar quizá hasta el punto de vivir para la empresa.

Hay una “ecología humana” de adaptación de las personas a su entorno, pero no toda adaptación es plausible. El desarrollo humano es mucho más que adaptarse: es crecer en humanidad. Culturas como la de Amazon y la de otras empresas con estilos parecidos pueden hacer a uno más productivo, halagándole con el espejuelo del éxito o del dinero, pero destrozándolo en su humanidad. Empresas como esas crecen, enriquecen a los que están más arriba, pero de ningún modo contribuyen a mejorar la sociedad.

One thought on “Amazon: la lógica de “el ganador se lo lleva todo”

Comments are closed.