La internacionalización de las pymes

La internacionalización es la asignatura pendiente de las pequeñas y medianas empresas. Sólo un pequeño porcentaje de estas empresas exporta o se internacionaliza, debido a la falta de recuros de todo tipo , económicos, de personas, de conocimientos y de mentalidad internacional.
Las pymes tienen un gran futuro si eligen bien un nicho de mercado , de producto o geográfico, y allí hacen algo nuevo o algo mejor que la competencia, ya sea en precio o en diferenciación.La estrategia basada en el precio siempre es peligrosa, y no conviene entrar en una guerra de precios, porque siempre sale alguien más barato. Es mejor diferenciarse, ya sea en calidad, en servicio, en tecnología, en un nuevo enfoque al cliente , etc.
Tres ejemplos de pymes del sector de alimentación y bebidas que han hecho algo nuevo y lo han internacionalizado:
1.Castillo de Canena.
En un sector de moda como el aceite de oliva y donde España es el primer productor mundial, aún se exporta mucho a granel, sobre todo a Italia, que lo envasan y lo venden como producto italiano en todo el mundo. Rosa Vañó , trabajaba en una multinacional del sector , mientras su familia tenía plantaciones de olivos en el sur de España vendiendo a granel. Rosa decidió salir de la multinacional y creó la marca Castillo de Canena y con aceite de oliva virgen extra de gran calidad, ha posicionado la marca como producto premium en las principales tiendas gourmet de todo el mundo, huyendo de los grandes mercados y del retail tradicional, donde el aceite es una comodity, como ocurre en España e Italia.
2. Cascajares.
Alfonso Jiménez es un emprendedor nato. De la crianza de pollos, pasó a producir productos derivados del pollo envasados al vacío, hasta que descubrió un nicho fantástico. El pavo para la fiesta de Thanksgiving Day en USA. Ideó un Turkey envasado al vacío y con la colaboración del cocinero español José Andrés afincado en USA, lanzó el producto con gran éxito y hoy ya tiene una fábrica en Canadá.
3. Sangría Lolea.
Bruno Balbás, junto a su socio, ha revolucionado un producto tan maduro como la sangría. Ha reposicionado la marca con envases muy atractivos y vendiendo por todo el mundo la sangría como producto premium.
Tres ejemplos de cómo pymes pueden innovar en segmentos de mercado e internacionalizar con productos premium.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 5 =


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.