Soluciones (1): sujetar a los mercados

La confianza es clave para que la economía funcione. La confianza se deteriora más y más si cada día los mercados nos machacan con la dichosa prima de riesgo y los medios de comunicación se hacen eco y prestan altavoces. Hace cuatro años el Presidente del Gobierno no sabía lo que era la prima de riesgo. Lamentable. Pero hoy, hasta mi anciana madre está pendiente de la prima de riesgo, sin saber lo que es, pero asustada por sus subidas. Esto último todavía es peor. Con tanta noticia negativa la gente se asusta, no consume, no invierte… y así entramos en el círculo vicioso de la miseria: cuanto peor creemos que estamos peor estaremos.

La prima de riesgo la fijan los traders del mercado secundario de deuda pública en el que se negocian unos 30 millardos (mil millones) diarios, una barbaridad, casi unos 7.000 millardos al año, casi 10 veces el tamaño de la deuda pública y 50 veces lo que el Estado Español pide prestado cada año. Los traders no paran de comprar bonos para venderlos al día siguiente según les da. Ellos ganan mucho dinero con ello, sus clientes no. Estos traders no son los que prestan dinero al Estado Español. Estos últimos son inversores, que compran los bonos en el mercado primario de deuda pública y se los quedan –en su mayoría– a largo plazo. Pero los traders sí influyen en la psicología de los inversores  y a la postre acaban haciendo que nos cueste más cara la deuda y sobre todo, influyen y mucho en el sentimiento de confianza del país y de los inversores internacionales.

Los mercados son como los caballos, algo muy útil para el ser humano. Pero a veces se desbocan y hay que controlarlos, para que luego y ya tranquilizados vuelvan a cumplir su benéfica función. He aquí algunas propuestas sencillas para controlar los mercados y evitar estas subidas de la prima de riesgo y toda esta especulación a corto plazo:

  1. Prohibir las posiciones cortas, es decir prohibir la venta de bonos que uno no tiene. Estas posiciones cortas hunden los mercados y no benefician a nadie, salvo al que vende a corto.
  2. El BCE debería anunciar su compromiso de comprar y vender deuda pública, para dar estabilidad a los mercados. Es lo que hizo la FED en Estados Unidos y funcionó. Sólo con este anuncio los traders se retraerían y mucho en sus ataques a la deuda pública periférica. Draghi, lo acaba de anunciar, ¡por fin! Mejor tarde que nunca.
  3. Transparencia en los mercados: el regulador debería saber y publicar quién compra y quien vende en el mercado de deuda pública.
  4. Dejar en suspensión, al menos temporalmente, la vigencia de los ratings que obliga a los bancos y otras entidades financieras a vender bonos españoles e italianos cuando estos han bajado de rating. Dragui lo acaba de anunciar. ¡Por fin!
  5. Por último quizá se puede imponer un impuesto a las ventas de bonos en el mercado secundario, para limitar esta negociación enloquecida.

Sería deseable que los gobernantes europeos, tan pendientes de la prima de riesgo, entendieran bien cómo funcionan los traders y su psicología, para poder tomar medidas oportunas que lo apacigüen un poco, a ellos y a todos nosotros.

Artículo publicado en el blog de El PAÍS “Economía con valores”  el 9 de septiembre de 2012.

5 thoughts on “Soluciones (1): sujetar a los mercados

  1. Parece que en el Gobierno alguien te está escuchando en serio, pues la medida de penalizar las plusvalías generadas a corto plazo (menos de una año) creo que va en la misma línea que indicas en el artículo.

    Sin embargo, ¿crees sinceramente que esta medida favorece o perjudica a medio y largo plazo? Sin mucho conocimiento de causa, parece que dicha medida espantará a los traders que buscan beneficios a corto, pero ¿atraerá a los inversores a largo?

    Si pensamos en EuroVegas y Bañuelos, parece que si, pero no lo tengo muy claro.

    Un cordial saludo, y muchas gracias como siempre por tus comentarios, se te echaba de menos en Agosto, jeje…

    Francisco J. Lara

    1. Los traders no prestan al estado español, no le compran bonos. Sólo negocian -compran y venden- los bonos que otros sí han comprado. El único servicio que aportan es que dan liquidez y eso anima a prestar a los inversores -los que sí prestan-, pues saben que pueden vender los bonos cuando quieran. Pero no necesitamos tanta liquidez… ¡casi 40 veces el valor de la deuda anual emitida! Además la mayoría de inversores son a largo.

      Los traders introducen mucha volatilidad: enormes subidas y bajadas de la prima de riesgo en poco tiempo, como acabamos de ver. Y la volatilidad = incertidumbre = riesgo no es buena para la economía, pues no puede llevar a pensar –erróneamente- que nos estamos muriendo (falso) o que ya estamos salvados (también falso).

      Los traders de deuda mueven, solo en deuda española, unos 7.000 billion/year. Un módico impuesto del 0.05% (5 pipos), supondría –en teoría- unos ingresos al fisco de 3.500 millones de euros (lo que nos hemos ahorrado con la rebaja de sueldo de funcionarios). No está mal. En la práctica sería menos, pues la negociación disminuiría mucho.
      El impuesto sobre transacciones en el mercado de deuda tiene todo el sentido del mundo. Es sobre una actividad que mueve mucha pasta (hay que “taxar” al que mueve mucho dinero). Es una actividad que tampoco aporta mucho a la sociedad (que me perdonen los traders. Evita la volatilidad de los mercados. Y además puedes embolsarte un buen dinerito. No bad!
      ¿Por qué no se implanta? Al parecer lo proponía Montoro pero Guindos dice que no. Mi opinión: si pones ese impuesto en España, inmediatamente todas las trasnsacciones sobre deuda española se irán a otra plaza (Londres o cualquiera), pierdes el negocio y además no recaudas ni un duro de impuestos. El impuesto sobre compra/venta en mercado de deuda pública debe ser implantado en toda Europa y con restricciones para que todo el que quiera comprar deuda pública europea pase por el aro.

      ¿Ahuyentaremos con ello a los inversores? Para nada. Los traders disminuirán su trading y sólo lo harán cuando están convencidos. Seguirá habiendo liquidez para que los inversores puedan vender sus bonos cuando quieran. Disminuye la volatilidad y aumentas los ingresos públicos. Fácil. Imagino que Londres se opondría.

  2. Duda, sobre posiciones cortas.

    Si venden algo que no tienen y venden muchísimo, entiendo que baje, pero entonces, cuando lo compran para devolverlo (muchísimo), ¿por qué no sube?

    1. Respuesta. Sí sube. Por eso ahora la prima de riesgo ha bajado muchísimo en muy poco tiempo, debido a que los traders, han cerrado rápidamente sus posiciones, es decir se han dedicado a comprar como locos. El anuncio del BCE les ha asustado. Mejor, ya han decidido que se ha acabado el free lunch. ¿Y por qué antes la prima de riesgo no paraba de subir de abril a agosto? Pues porque los traders no sólo no cerraban sus posiciones, sino que las aumentaban: no paraban de vender. Y cuando recompraban era para volver a vender de inmediato y en más cantidad. Cuanto más subía la prima de riesgo, más bajaba el precio del bono y más ganaban con sus posiciones cortas. Es un forre, pero te puedes pillar los dedos y mucho. Por eso hay que salir de inmediato cuando apunta que cambia la tendencia.

Comments are closed.