El PIB en España crecerá el 1,4% en 2014

No me gustan las profecías económicas, pues creo que no se cumplen. Y no se cumplen porque es muy difícil o imposible prever el comportamiento de los protagonistas de la economía: familias que consumen y empresarios que invierten. Sin embargo aquí me tiro de la moto y digo que en España el PIB crecerá en el 2014 un 1,4%, 0,1% arriba o abajo.

¿Y por qué me tiro de la moto? Fácil, el crecimiento económico del año entero depende en más de un 75% del crecimiento ocurrido el en el primer semestre del año pasado y el último trimestre del año anterior. O en otras palabras, a partir de junio ya está casi todo el pescado vendido y podemos saber con bastante aproximación el crecimiento anual  a final de año.

Esto mismo ocurre con el crecimiento de ventas de una empresa. A partir de junio y viendo el crecimiento de ventas de los tres últimos trimestres ya sabe con bastante aproximación cuanto habrán subido las ventas a lo largo del año que está por terminar.

Esta previsión de crecimiento del PIB anual, en torno al 1,4%, coincide bastante con la que indicábamos en febrero, que era del 1,3%. Y difiere mucho del pesimista Fondo Monetario Internacional (FMI), que pronosticaba un 0,2% (es decir nada) en octubre del año pasado y un 0,6% en enero de este año (es decir muy poco). Como siempre, el FMI se basa en extrapolaciones del pasado, que en el caso de España eran muy negativas, y mira poco al futuro o a lo que está ocurriendo ahora.

Consumo y confianza de los empresarios, claves del crecimiento

La buena noticia es que el consumo se va reanimando poco a poco y ya crece a un ritmo interanual (comparo un trimestre con el mismo trimestre del año anterior) del 2,4%, lo que es un crecimiento normal (no es bueno que suba más). También es muy buena noticia el crecimiento de la inversión empresarial a un ritmo interanual de casi el 9% .

Esto indica que los empresarios ven el futuro con optimismo (tienen pedidos) y por eso invierten. La construcción continúa bajando, pero ya muy poco (-3%) y quizá el próximo trimestre ya deje de caer, después de haberlo hecho durante nada menos que siete años seguidos.

El estancamiento de la economía europea, muy mala noticia

En el segundo trimestre de 2014, la economía de la Eurozona (UEM-18) creció un 0,0% (nada) y la de la Unión Europea (UE-28) un 0,2% (muy poco) y ambos van para abajo. Por primera vez desde 2009, la economía española lo hace mejor que la europea y además va para arriba. Esto parecen buenas noticias pero no lo son, porque lo que nos interesa no es compararnos con los demás, sino vender. Y para vender fuera, es bueno que la economía europea vaya bien y nos compren producto; si va mal nos comprarán menos y creceremos menos y crearemos menos empleo. De hecho, las exportaciones casi han dejado de crecer mientras que las importaciones siguen creciendo, aunque no mucho.

La consecuencia es que en 2014, el sector exterior, que era el que aportaba crecimiento en los últimos cuatro años, ahora no lo hace y más bien detrae crecimiento. Por eso nos vendrá muy bien que Europa se recupere y no caiga en otro periodo de encefalograma plano .


Edición del artículo publicado en El Periódico el 4 de septiembre de 2014.
Criterios utilizados para la aprobación de comentarios.