¿Se rompe el euro?

Publicado en Expansión el 26 de enero de 2011.

En las últimas semanas (escribo el 18/1) las incertidumbres y miedos sobre el euro aumentan. Titulares de este tipo son frecuentes: “continúan los ataques al euro”, “el euro bajo presión”, “el mundo al rescate del euro”, etc. Incluso hemos tenido abundantes declaraciones públicas y de alto nivel. Merkel: “Apoyaremos el euro. Alemania, hará todo lo que sea preciso para asegurar la estabilidad del euro” (FT 13/1/10).

¿Se romperá el euro? Respuesta: No. El euro es la moneda común de la mayoría de países de la Unión Europea. Para que el euro se rompa es preciso que los países más importantes que usan esta moneda, la abandonen. Si Alemania, Francia, Italia abandonan el euro, y vuelven a sus monedas originales, el resto de países probablemente también lo hará, puesto que las ventajas que el euro les reporta habrán disminuido mucho (al no estar Francia, Alemana e Italia) y los costes de estar bajo el euro habrán aumentado.

El euro no se rompe si baja de precio; ya ha pasado otras veces cuando cotizaba a 0,9$. Tampoco se rompe el euro si alguno de sus participantes suspende pagos. Por ejemplo, si el gobierno alemán suspendiera pagos lo que ocurriría es que el euro bajaría mucho, “se debilitaría”, pero no necesariamente desaparecería. Sólo desaparecería si el gobierno alemán decidiera abandonarlo, pues probablemente le seguirían otros muchos gobiernos.

¿Está interesado el gobierno alemán en salir del euro? Pues probablemente no. Uno, por convicción política, ya que aspira a una mayor integración europea. Pero hay otra poderosa razón. Alemania tiene un superávit comercial del 6% del PIB,  unos 150.000 millones de euros en el 2007, justo antes de empezar la crisis. Esto quiere decir, que crece 6 puntos “extra” de PIB o 150 millardos, debido a que exporta mucho. Habitualmente un 50%-60% de ese superávit comercial procede de la zona euro; en 2007 unos 80 millardos.Y esto ocurre solo desde el 2001, desde que empezó el euro. Si no existiera el euro, el marco se revaluaría cada vez que Alemania exporta mucho, con lo que los productos alemanes acabarían siendo caros y Alemania no podría exportar tanto e importaría más. Es lo que ocurría durante la década de los 90 hasta 2001. Pero con el euro, Alemania puede vender, y mucho, en los demás países europeos, ya que su moneda no se revalúa (todos tenemos la misma moneda). Beneficio extra para Alemania por estar en el euro: 80 millardos, cada año. Por muy grande que sea su contribución al fondo de rescate, le compensa mantenerse el euro.

Artículo en pdf