¿Necesito un socio externo?

Esta es una pregunta que con frecuencia asalta la mente de los empresarios individuales o de aquellos grupos de socios que no habiendo un propietario único forman un sindicato de socios hasta aquel momento impenetrable.

En la vida de las empresas hay diversos momentos en los que es adecuado plantearse la posibilidad de incorporar un socio. La pregunta que uno debe hacerse es ¿Para qué necesito a un nuevo socio?

La respuesta puede ser para crecer, para incorporar ciertas capacidades de las que ahora no dispongo, para penetrar en determinados mercados y un largo etcétera.

También puede ocurrir que la etapa en la que la actual propiedad puede aportar va tocando a su fin, o simplemente los actuales socios quieren convertir en liquido parte del valor que han sabido crear.

Simplificando, podríamos decir que la necesidad de pensar en un nuevo socio puede venir desde dos ángulos:  Incorporar capital de desarrollo o buscar capital de sustitución.

Por lo que se refiere a los tipos generales de socios que uno puede encontrar habitualmente son también de dos tipos: socios financieros o socios industriales.

Los socios financieros pueden ayudar con capital para el desarrollo de la empresa o con capital de sustitución, comprando a una parte o a la totalidad de los accionistas.

Si hablamos de capital para el desarrollo deberemos tener en cuenta la coincidencia o divergencia de intereses de ese socio con nuestra visión y estrategia de la empresa. La mayoría de los socios financieros gestionan un fondo que tiene fecha de caducidad y por lo tanto su horizonte de inversión irá ligado necesariamente a esa finalidad. Es muy importante tener esta dimensión en la cabeza a la hora de plantearse la admisión de un socio. Si mi visión es a veinte años e incorporo a un socio cuyo horizonte de inversión caduca en cinco o siete años, tendré que acabar sustituyendo a esos socios dos o tres veces y a lo mejor eso me distrae de mi estrategia principal.

Hay excepciones a lo anterior. Existen fondos con visión de largo plazo y vocación de permanencia, pero hay que saber buscarlos.

Si el planteamiento es de capital sustitución habrá que recabar la opinión de los demás socios actuales y ver si ellos tienen coincidencia de intereses con el socio financiero o no la tienen.

Es muy importante atender a la pregunta ya mencionada en otros posts acera de si la empresa tiene los accionistas convenientes, esa es mi opinión la responsabilidad más importante de un empresario después de asegurar la sostenibilidad competitiva de su empresa.

Me doy cuenta de que a lo largo del post me he centrado mucho en los socios financieros y también el análisis de los socios industriales es importante.

A eso dedicaré otro post, pero será después de las vacaciones de Agosto.

Os deseo a todos unas felices vacaciones.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 2 =