Los Pactos de La Moncloa a los cuarenta años

Para los que no estén familiarizados con los Pactos de La Moncloa, aclararé que son unos pactos políticos firmados en La Moncloa, la residencia oficial del Presidente del Gobierno español, el 25 de octubre de 1977, hace 40 años; un artículo en Expansión de mi colega del IESE Sandalio Gómez me lo recordó. Los firmaron todos los partidos con representación en el primer Parlamento democrático. La situación económica era francamente mala: inflación del 25%, paro superior al 20%, cierres continuos de empresas, malestar, incertidumbre, déficit por cuenta corriente… todo ello fruto de la crisis del petróleo y de la equivocada política económica seguida en los años anteriores.

Recordando aquellos Pactos, quisiera señalar unas cuantas cosas, que me parece relevantes en la España (y Europa) de 2017. En primer lugar, el liderazgo del Presidente Adolfo Suárez y, de manera muy destacada, de su Vicepresidente y Ministro de Economía, Enrique Fuentes Quintana: es de justicia rendirles homenaje por su visión y su tesón.

Segundo, aplaudir también la actitud de todos los partidos que firmaron los Pactos, porque supieron entender la gravedad del problema, y poner el bien del país por delante de sus intereses partidistas o personales. En una conferencia que dio en el IESE años después, contaba Enrique Fuentes Quintana el desarrollo del primer acto: unas palabras de Suárez, que dio paso a una presentación de Fuentes Quintana, breve pero contundente, sobre el problema económico que tenía entonces el país, acabando con una explicación de lo que debería hacerse. Tomó luego la palabra Enrique Tierno Galván, que invitó a los presentes a presentar un diagnóstico alternativo, si lo tenían, y, en su caso, una propuesta alternativa. Todos fueron interviniendo, para decir que estaban dispuestos a discutir el propuesta de Fuentes Quintana. Y cerró la ronda el Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, Felipe González, que vino a decir que estaba de acuerdo, pero que había que “vestir” el acuerdo para que no pareciese una victoria del gobierno desde el primer minuto. De modo que la reunión se prolongó varios días, para discutir los detalles, pero, como decía Fuentes Quintana, en ese momento se habían firmado ya los Pactos.

Tercero, hacer notar el planteamiento de Fuentes Quintana: si no se solucionaba el problema económico, el desarrollo político sería inviable. El país tenía cosas importantes que hacer, pero la solución de los problemas económicos era clave, la condición sine qua non para la viabilidad de la joven democracia.

Y cuarto, la aceptación de los Pactos por parte de sindicatos y patronales, que fueron capaces de llevar adelante la propuesta contenida en el documento político.

Se pueden decir muchas más cosas de aquellos Pactos, pero me parece que lo que he dicho es suficiente para entender cuál es la función de un líder político, cómo debe ser capaz de actuar en momentos difíciles, cómo puede y debe explicar a sus opositores y a los ciudadanos lo que va a hacer y por qué lo debe hacer, cómo debe arrastrar a los que no piensan como él para que colaboren en lo que el país necesita, cómo debe saber buscar a los que sirven para los puestos clave… Todo ello como recordatorio de los que ahora y en el futuro van a tener responsabilidades similares.

¿Se pueden repetir los Pactos de la Moncloa? Me parece que no. Las condiciones de entonces eran excepcionales: ninguno de los firmantes era responsable de la situación heredada; todos eran nuevos en la tarea de mandar; no tenían hipotecas especialmente gravosas que limitasen su capacidad de decisión; todos tenían una gran ilusión por lo que esperaban y un gran temor por lo que podía pasar si ellos se equivocaban, y no tenían prisa en atacar a sus contrarios, porque quedaban casi cuatro años hasta las siguientes elecciones (todavía no había elecciones autonómicas, europeas, etc.). Pero sigo pensando que, si hace falta, los líderes políticos deben saber encontrar soluciones novedosas, como lo fueron aquellos Pactos.  

7 thoughts on “Los Pactos de La Moncloa a los cuarenta años

  1. También firmaron los Pactos, Nacioanalistas Vascos y Catalanes. Fue un auténtico esfuerzo del Presidente Suárez, el gran símbolo de la auténtica democracia. Valiente y resuelto, con un puño en la mesa frente a la reticencia de Manuel Fraga de Alianza Popular y las dudas de Santiago Carrillo. Pero todo culminó con Éxito, Eran otros tiempos ?
    Sí, existe hoy falta de liderazgo? No lo sé. Esto es Hemeroteca, debemos tomar nota y aprender.
    Muchas gracias Profesor!

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *