Un caso de éxito: el Grupo Osborne. Cuatro reflexiones para empresarios familiares

Imagen: Web del Grupo Osborne
Imagen: Web del Grupo Osborne

¡Feliz inicio de curso! Retomamos la actividad del blog después del descanso estival analizando las claves de éxito de una marca muy arraigada a España pero con una gran proyección internacional como es el Grupo Osborne. De hecho, sus orígenes ya tienen firma internacional: esta empresa familiar fue creada por un empresario británico llamado Thomas Osborne Mann a finales del siglo XVIII.

Este es uno de los casos que se recopilan en el libro 100 familias que cambiaron el mundo. Como ya es habitual, podéis leer una reseña de la historia de esta empresa familiar
en In Family Business y aquí en el blog os propongo analizar este caso de éxito desde la perspectiva de la empresa familiar. ¿Qué puede aprender una empresa familiar de los más de dos siglos de historia del Grupo Osborne? Desde mi punto de vista, principalmente podemos extraer cuatro lecciones:

  1. Estructurar bien la propiedad

El Grupo Osborne se caracteriza por haber tenido un gobierno corporativo bien definido a lo largo de sus 243 años de historia. La cuarta generación familiar, con Ignacio Osborne al mando entre 1935 y 1972, transformó la empresa en una sociedad anónima. En 2002, la compañía entró en el accionariado de Solán de Cabras y esta operación le obligó a crear el hólding Grupo Osborne, controlado por la familia propietaria. Hoy el grupo continúa siendo propiedad de la familia Osborne. Hay más de 270 miembros de la familia que son accionistas y que delegan en el consejo de administración, integrado por diez familiares que se encargan del gobierno de la empresa.

En tu empresa familiar, ¿contáis con estructuras de gobierno corporativo bien definidas? ¿Quién se encarga de la gestión diaria del negocio? ¿Cómo vehicula la propiedad su participación en las decisiones clave de la compañía?

  1. Publicidad para dar visibilidad a la marca

En la consolidación de la marca Osborne ha jugado un papel clave la publicidad. En 1956 nació El Toro de Osborne y, poco después, la valla de carreteras más famosa de España, convertida hoy en un todo un emblema. De hecho, en 1994 fue reconocida bien cultural y artístico para evitar su desaparición, según lo dispuesto en el Reglamento General de Carreteras. En 2009, la familia empezó a explotar la marca Toro de Osborne con la comercialización de productos oficiales y merchandising diverso.

¿Con qué canales de promoción cuenta tu empresa para dar a conocer sus productos y servicios? ¿Realizáis campañas de publicidad u otro tipo de campañas de comunicación de forma habitual? ¿Habéis pensado en aprovechar Internet y las redes sociales para dar visibilidad a vuestras marcas?

  1. Innovación continua y capacidad para adaptarse al contexto

La compañía jerezana gaditana ha demostrado su capacidad innovadora en numerosas ocasiones a lo largo de su historia. En 1972, se convirtió en el primer grupo bodeguero en crear una comercializadora y distribuidora propia, lo que le permitió salirse de los canales de distribución tradicionales y avanzar hacia la integración vertical.

Asimismo, Osborne siempre ha sabido adaptarse a los cambios del mercado. La familia sabía que la estructura del sector no era, ni es, estática, y por eso apostó por diversificar su oferta de productos. En 1930 incorporó el brandy a su catálogo y a finales del siglo XX se expandió hacia dos nuevos sectores: la alimentación y la restauración. Esta estrategia les ha permitido hacer frente a una competencia cada vez más dura y dar respuesta a las nuevas demandas de los clientes.

¿Cómo se fomenta la innovación en tu empresa? ¿Contáis con procedimientos que os ayuden a detectar tendencias de consumo? ¿La compañía es lo suficientemente flexible para adaptarse a la evolución de la demanda?

  1. Buscar socios con los que se compartan los valores

El Grupo Osborne combina el crecimiento interno con las adquisiciones para asegurar su viabilidad y crecimiento. A lo largo de más de dos siglos, esta empresa familiar ha adquirido compañías como Anís del Mono y Cinco Jotas, y se ha sumado al accionariado de otras tantas, como Sánchez Romero Carvajal y Jonás Torrés y Cía, de las que ha acabado teniendo el control absoluto. Todas estas adquisiciones tienen algo en común: son marcas que comparten con Osborne una imagen de calidad muy potente y un gran prestigio en sus respectivos sectores.

¿Qué criterios se tienen en cuenta en tu empresa a la hora de decidir las fusiones y adquisiciones? ¿Quién valora la idoneidad de estos movimientos? ¿Cómo se asegura la preservación de los valores de marca cuando se realizan este tipo de acciones?

2 thoughts on “Un caso de éxito: el Grupo Osborne. Cuatro reflexiones para empresarios familiares

  1. Buen artículo. Sólo puntualizar que Osborne no es una empresa jerezana sino de El Puerto de Santa María.

    Un cordial saludo.

Comments are closed.