Cuatro claves de la historia de Hermès

Innovar para adaptarse a las necesidades del mercado, diversificar la cartera de productos, atreverse a salir a Bolsa e incorporar a ejecutivos no familiares son cuatro de las claves que explican el crecimiento de Hermès a lo largo de sus 180 años de historia. En este post reflexionamos sobre estos cuatro aspectos que ayudan a entender el éxito de una marca que fue capaz de conquistar a Napoleón III y al zar Nicolás II de Rusia. En el artículo publicado en In Family Business podéis conocer más detalles de la historia de esta empresa familiar fundada en 1837.

  1. Innovación y capacidad de adaptación al mercado

El fundador de la marca, Thierre Hermès, pronto optó por ampliar el catálogo de productos con las sillas de montar, con las que se ganó la confianza de la nobleza. Años más tarde, su nieto Émile-Maurice supo ver en los conductores de vehículos una clientela potencial, en lugar de una amenazada para el negocio, y empezó a diseñar bolsas de viaje y ropa pret-à-porter. En Canadá descubrió un tipo de cremalleras que podía ser útil para sus prendas y compró la patente para Francia, lo que le permitió lanzar guantes y chaquetas con cremallera, más rápidas de abrir y cerrar que las de botones. Pronto crearía una línea de ropa de piel para viajes y para la práctica de deporte.

De la mano de la cuarta generación llegaron los bolsos para mujeres que popularizó la actriz Grace Kelly; los pañuelos de seda, las corbatas estampadas… La quinta generación apostó por la publicidad para llegar a una clientela más joven sin perder calidad: Jean-Louis Dumas llenó las calles de París con carteles en los que aparecían chicas jóvenes vestidas con pantalones tejanos y llevaban un pañuelo Hermès.

En vuestra empresa familiar, ¿tenéis procedimientos que os permitan adaptaros a las necesidades cambiantes del mercado? ¿Cómo fomentáis la innovación? ¿Sabéis cómo llegar a nuevos clientes?

  1. Diversificación por adquisición

Como acabamos de ver, la ampliación de la cartera de productos se inició con la creación de nuevas líneas de producción, pero con el tiempo también se optó por adquirir otras empresas para seguir diversificando. Con esta política se sumaron al grupo Hermès marcas de lujo como los zapatos británicos John Lobb, Les Cristalleries de Saint-Louis y las vajillas de plata Puiforcat, entre otras. Hoy la compañía tiene actividad en 14 sectores diferentes.

¿Os habéis planteado la adquisición de otras empresas para crecer?

  1. Salida a Bolsa

Hermès International empezó a cotizar en la Bolsa de París en 1993. Era un modo de proporcionar liquidez a los accionistas que querían vender por aquel entonces y, a la vez, de establecer un precio de referencia para quienes quisieran vender sus acciones en el futuro.

¿Es la salida a Bolsa una opción, en vuestro caso? ¿Habéis analizado los pros y los contras que supondría pasar a ser una empresa cotizada?

  1. Incorporación de ejecutivos no familiares

Cuando en 2006 Jean-Louis Dumas, miembro de la quinta generación, se retiró, el consejo de administración eligió por unanimidad que Patrick Thomas fuera el presidente ejecutivo del grupo. Fue el primer profesional no perteneciente a la familia en desempeñar este cargo, que ocupó hasta que en 2013 le sucedió Axel Dumas, miembro de la sexta generación de la familia. La presidencia volvía así a manos de los propietarios.

¿Existe una política de contratación de profesionales externos? ¿Tenéis establecido un protocolo de incorporación de directivos no familiares?

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *