Comprometidas con la comunidad

Imagen: Pixabay
Imagen: Pixabay

«Las empresas familiares nacen donde lo hacen los emprendedores o empresarios que las ponen en marcha». Ojeando el informe Una visión de la empresa familiar excelente de KPMG durante las fiestas navideñas, me llamó la atención esta frase, con la que se inicia un apartado titulado «Compromiso con el territorio».

Como se explica en el documento, un rasgo distintivo de las empresas familiares es que suelen establecerse en la localidad en la que vive su fundador, aunque quizá no sea la mejor ubicación atendiendo a criterios objetivos como las vías de comunicación o el acceso a las materias primas, que serían prioritarios en cualquier otra empresa. Pero para la familia empresaria, el factor emocional es clave a la hora de elegir la localización del negocio. Incluso cuando crece y se establece en otras localidades, suele mantener un fuerte vínculo con el lugar de nacimiento del negocio y su comunidad.

Muchas veces, las empresas familiares se establecen en pequeñas localidades y contribuyen a generar polos de actividad económica alejados de los principales centros económicos, destaca  el informe de KPMG. Solo hay que echar un vistazo a los casos que se recogen en el libro 100 familias que cambiaron el mundo para encontrar buenos ejemplos: el Grupo Bertelsmann nació en la localidad alemana de Gütersloh, de  100.000 habitantes, situada en Renania del Norte-Westfalia; Faber-Castell tiene su origen en Stein (Baviera), una localidad de cerca de 14.000 habitantes situada a 7 kilómetros de Nuremberg. El Grupo Miquel y Costas nació en Capellades, un pueblo de Barcelona con poco más de 5.000 habitantes.

Es habitual que en las pequeñas localidades que acogen una empresa familiar, gran parte de sus habitantes se ganen la vida con alguna actividad relacionada con este negocio, ya sea de forma directa o indirecta. Por eso se crean lazos muy fuertes entre la compañía y la comunidad en la que opera. El ejemplo que explica este post del blog del Family Business Magazine lo ilustra muy bien.

La empresa familiar Ashley Furniture tiene su sede en Arcadia, una población de unos 3.000 habitantes ubicada en el estado de Wisconsin, en Estados Unidos. Cuenta el artículo que hace unos meses, la familia propietaria se planteó vender el negocio pero finalmente decidió no hacerlo. Explican en el post, citando un artículo del Wall Street Journal, que cuando la familia anunció en una reunión celebrada en el instituto de la localidad que finalmente no venderían, la decisión fue recibida por los asistentes con una ovación, reacción que da idea del impacto que una empresa familiar puede tener en la comunidad.

Aunque este fabricante de muebles tiene plantas en otros estados, como Mississippi, Pennsylvania y California, está fuertemente arraigado a la localidad que le vio nacer. La relación entre la familia empresaria y el lugar es tan estrecha que el fundador de la empresa y actual presidente, Ron Wanek, tiene una estatua en el Parque Nacional de Arcadia.

 El estrecho vínculo que se establece entre la familia propietaria y el territorio por supuesto influye  a la hora de tomar decisiones. Además de tener en cuenta factores económicos, un empresario familiar valora el impacto que cualquier decisión empresarial podría tener en la comunidad. Aunque no conozco el caso de primera mano, me atrevería a aventurar que la familia Wanek seguramente pensó en los habitantes de Arcadia cuando se planteó si vender o no el negocio. Porque, al fin y al cabo, y como decía al inicio del post, si algo caracteriza a las empresas familiares es su compromiso con el territorio. ¿Conocéis algún otro ejemplo de una empresa familiar que haya contribuido positivamente al desarrollo y crecimiento de la comunidad? Podéis compartirlo en los comentarios.

One thought on “Comprometidas con la comunidad

  1. Comparto absolutamente la esencia del articulo. Las empresas de propiedad familiar han colaborado en Argentina y en toda LATAM muchas poblaciones se consolidaran hace muchos años y en la actualidad son ciudades prósperas. Ademas se ha dado un fenómeno, si se permite el termino, que en momento en que la situación económica de mi país era tremendamente negativa, eran las familias empresarias mas aklejadas de las grandes urbes las que supieron mantener un concepto social por sobre el financiero y un alto porcentaje paso el trance.

    En tantos años de consultor me he permitido llegar a la conclusión que han sido las familias propietarias de empresas las verdaderas pioneras en la implementacion «de hecho» de la Responsabilidad Social con sus Comunidades – RSC, mucho antes de que la RSE tomara su importante rol.

    Me encanta su Blog. Muchas gracias

Comments are closed.