Algunas claves para compaginar empresa y familia en la empresa familiar

Tratar a la empresa como una empresa y a la familia como una familia. Creo que ésta es la regla de oro para mantener el equilibrio en la empresa familiar. Es obvio que en este tipo de empresas, familia y negocio están muy unidos, por eso es imprescindible saber separar las dos esferas para evitar tensiones y malentendidos. En un post anterior expliqué el caso de Marisa Carnaghi, nieta del fundador de la empresa Pietro Carnaghi. Ella, su marido y su hijo trabajan en la empresa, pero tienen una norma: dejar de hablar de trabajo en cuanto llegan a casa. La idea es buena, aunque no siempre resulta fácil de aplicar.

Además, no mezclar lazos familiares y lazos profesionales no es suficiente. Es esencial también que una de las dos esferas no robe demasiado protagonismo a la otra. Se trata de encontrar el equilibrio, sin permitir que una de ellas eclipse a la otra. Hay que cuidar el home front, como decía Churchill, es decir, el “frente doméstico”, que suele ser el que sale peor parado en el binomio familia y empresa.

Para asegurar la continuidad de las empresas familiares, la unidad familiar es esencial y, de hecho, es lo que hace fuertes a este tipo de empresas. “Es fácil romper un hilo, pero no es tan fácil quebrar diez juntos”, les dijo a sus siete hijos  Abdurrahman B. Paksoy, creador del bufete de abogados Paksoy. Un caso que se recoge en el libro Sí, quiero, igual que todos los demás que mencionaré a continuación.

Para conservar la unidad familiar, el primer reto es la armonía en la familia del fundador o fundadora de la empresa. En palabras de Curtis L. Carlson , fundador del grupo turístico Carlson: “antes de empezar, asegúrate de que tu mujer está al 100% con tu empresa”. Porque sin la complicidad y el apoyo del cónyuge, resultará complicado superar las dificultades y sacrificios que bien seguro habrá que afrontar en un momento u otro.

Y si no que se lo digan a Meg Cadoux, que se casó con Gary Hirshberg tres años después de que fundara con otro socio Stonyfield Farm.  Actualmente es una de las marcas de yogures más conocidas  de Estados Unidos pero en sus inicios estuvo al borde de la quiebra. Cadoux recoge su experiencia en el libro For Better or for Work, “A Survival Guide for Entrepreneurs and Their Families” (una guía de supervivencia para los emprendedores y sus familias), según indica el subtítulo de la obra.

Entre otros consejos para facilitar el equilibrio familia-empresa, Cadoux recomienda apagar el móvil al llegar a casa, pedir la opinión de la familia ante una decisión empresarial importante que les puede afectar y tratar al cónyuge como si fuera tu mejor cliente. En el libro Sí, quiero encontraréis algunos consejos más de la autora.

A partir de vuestra experiencia, ¿qué le recomendaríais a un emprendedor que está a punto de lanzar su empresa o que acaba de hacerlo, para que el negocio no ponga en peligro su vida familiar? ¿Cómo conseguís equilibrar la dedicación a la empresa familiar y a la familia, para que ninguna ellas salga perjudicada?

4 thoughts on “Algunas claves para compaginar empresa y familia en la empresa familiar

  1. Excelentes conceptos para tratar de q la empresa perdure, pero hay casos q a veces se comienzan a formar dos bandos , cuando los fundadores no se llevan y mezclan todo no separan ni priorizan nada , en ese tránsito surgen varias alternativas , y no respetan al conductor si no quieren cambio.

    1. Apreciado Víctor,

      Back to the basics! No podemos olvidar que una empresa familiar está fundamentada sobre dos pilares básicos: la unidad de la familia y el compromiso de la familia con el negocio. Si falla uno de los dos pilares es muy difícil seguir siendo empresa familiar.
      Un saludo,
      Josep Tàpies

  2. Excelente artículo como todos los que he leído hasta ahora, me encanta esa motivación a la reflexión tan necesaria para ir hacia adelante; considero las empresas familiares de una fragilidad alarmante, cuando todo va bien es maravilloso, pero cuando surgen problemas si no se tratan haciendo frente a los mismos como una piña, la familia se puede resquebrajar de una manera que es posible que no se recupere jamás, para evitarlo pienso que hay que cultivar las relaciones familiares fuera de la empresa mucho más que una familia normal, es necesario fortalecer los lazos afectivos, para que la unión sea tal que permita afrontar los problemas sin miedo a los desacuerdos, que gracias a la fortaleza afectiva serán más fáciles de resolver.

    1. Apreciada Amparo,
      la propiedad familiar en las empresas familiares supone un reto pero también es una oportunidad de construir un proyecto empresarial compartido. El negocio familiar puede actuar como nexo y unir a los miembros de la familia siempre que se gestionen adecuadamente las relaciones familiares y se solucionen las posibles tensiones que puedan aparecer.
      Un saludo,
      Josep Tàpies

Comments are closed.