5 vías para transmitir los valores en la empresa familiar

Hoy en día, prácticamente todas las empresas saben que su actividad debería regirse por un código de valores. Esto es algo que las empresas familiares tienen muy claro. Los negocios familiares suelen levantarse sobre un sistema férreo de valores familiares que más tarde se traslada a la empresa familiar.

Casi el 90% de las familias empresarias considera que sus valores familiares se reflejan en los valores corporativos de la empresa familiar e influyen en los diferentes aspectos del negocio, según el estudio “Los valores y la comunicación en la empresa familiar” que realizamos desde la Cátedra de Empresa Familiar del IESE en colaboración con Atrevia.

A diferencia de lo que ocurre en otras compañías, los valores de la empresa familiar no hay que construirlos desde cero, porque surgen directamente de los valores de la propia familia. El reto es conseguir identificarlos, hacerlos explícitos y saber contagiarlos a todos los miembros de la familia y también al negocio.

La investigación nos demuestra que las empresas familiares que logran perdurar en el tiempo suelen tener un sistema de valores que, si bien debe ir adaptándose en el tiempo, se sostiene en unos principios que permanecen inalterables y que constituyen la esencia de la familia propietaria y del negocio.

Pero ¿cómo se transmiten estos valores en la familia empresaria? Respondemos a esta pregunta en el libro Empresa familiar: 30 años de preguntas con respuesta (descargar gratis), un manual práctico basado en los conocimientos adquiridos por la Cátedra de Empresa Familiar del IESE durante sus tres décadas de trayectoria. En concreto, ofrecemos cinco formas que ayudarán a transmitir los valores de generación en generación:

  1. Dar ejemplo

Como explica en esta entrevista Joan de Dou, profesor extraordinario de Dirección de Personas en las Organizaciones del IESE y colaborador de la Cátedra, “lo más importante en la transmisión de valores son el ejemplo y la vinculación afectiva con la empresa familiar”, pues son la base para desarrollar el orgullo de pertenencia y las ganas de seguir participando en un proyecto común.

En algunos casos, se nombran mentores, que pueden ser miembros de la familia de la generación anterior o incluso personas externas, para que trabajen los valores con las futuras generaciones.

  1. Educar en la responsabilidad de la herencia

Cuando una persona nace en el seno de una familia empresaria, puede dar por sentado que algún día dirigirá el negocio que tarde o temprano heredará, sin mayores esfuerzos. ¡Nada más lejos de la realidad! Es importante educar en valores para evitar este espíritu acomodaticio e inculcar a las nuevas generaciones que todos los privilegios conllevan también una gran responsabilidad. Sentir la responsabilidad de la herencia es clave para que los más jóvenes se impliquen en el futuro de la empresa, aunque solo sea como accionistas responsables.

  1. Plantar la semilla de la meritocracia

Muy relacionado con el punto anterior, las futuras generaciones deben saber que ser parte de la familia no les asegura un puesto dentro de la empresa. Al contrario, han de entender desde pequeños que tendrán que demostrar que son merecedores de esta herencia empresarial. Ocupar un puesto en la empresa familiar debería depender de los méritos propios y no del ADN.

  1. Respetar las vocaciones individuales

No todas las personas que nacen en el seno de una familia empresaria querrán formar parte activa de la empresa familiar. Para evitar conflictos y mantener la unidad familiar, que es clave para la supervivencia de la empresa, es muy importante respetar las voluntades y expectativas individuales de la siguiente generación y mantener una comunicación fluida desde bien jóvenes sobre lo que espera cada uno.

  1. Documentar la historia familiar

La transmisión de valores a lo largo de las generaciones es más efectiva si los más jóvenes conocen y entienden bien sus orígenes, por eso documentar la historia de la familia puede ser muy útil. Conocer bien el pasado es una poderosa herramienta para preparar el futuro, como he dicho en otras ocasiones.

A modo de reflexión: ¿añadiríais alguna idea a este listado para transmitir los valores en la familia empresaria? Podéis dejar vuestras sugerencias en los comentarios.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 7 =