Persona, familia, hogar (II)

Inicié esta entrada unos días atrás, a propósito de una conferencia en The Family Watch, en Madrid. Anuncié entonces que discutiría el tema de la función social del hogar y la familia, pero no resisto la tentación de detenerme en un punto que presenté en la conferencia, y que me parece que merece algún comentario. Se basa en unas ideas del Papa Francisco, en la encíclica Evangelii Gaudium, en la que enuncia el principio de que “el tiempo es superior al espacio”. Cuando lo leí me intrigó, pero, como tenía un poco de prisa, aparqué el tema. Pero ahora, al trabajar sobre el hogar y la familia, me di cuenta de que tiene mucho interés.

En el n. 222 de la Encíclica figura la frase mencionada, “el tiempo es superior al espacio”, y en el 223 aparecen algunas ideas, que son las que quiero comentar aquí. Cito trozos de ese párrafo, primero, porque me parecen muy ilustrativos de lo que es el hogar y la familia, y segundo, porque se pueden aplicar a otras realidades sociales y humanas, incluyendo la empresa, pero también otras muchas:

  • “Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos”. Tiene que ver con lo que dije en la entrada anterior sobre que la familia necesita tiempo.
  • “Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad”. No cabe duda de que la paciencia es una virtud clave en la familia. Y en otros muchos lugares. Sobre todo, es una virtud del directivo.
  • “Darle prioridad al espacio lleva a enloquecerse para tener todo resuelto en el presente (…) Darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios“.
  • “Se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán, hasta que fructifiquen en importantes acontecimientos históricos”. Claro: algo mejor nos iría en las empresas, en las universidades, en las escuelas, en los gobiernos, en la sociedad… si diésemos prioridad a la generación de dinamismos nuevos e involucrar a otras personas.
  • “Nada de ansiedad, pero sí convicciones claras y tenacidad”. Es un deseo, pero muy razonable.

Me pareció un excelente mensaje, a la hora de hablar del hogar y la familia, y de lo que deben hacer, o mejor, de lo que debemos hacer en ellos -y en las empresas. Pero sobre esto volveré otro día.

5 thoughts on “Persona, familia, hogar (II)

  1. Buenos días Antonio, como siempre enhorabuena por este magnífico blog, la verdad que son unos consejos bastante sabios a la hora de llevar una familia o una empresa hacia delante. Yo actualmente trabajo de camarero en un bar y a parte estoy estudiando UVM en línea, unos estudios bastante difíciles, en un doctorado de matemáticas y a parte tengo una familia de 2 hijos y una mujer estupenda y a veces pienso que me faltan horas en el día para poder llevar a cabo todas las tareas, sobre todos lo de estudiar en internet en UVM, es muy cómodo por que estoy estudiando desde casa, pero se realizan muchas tareas. Espero una tercera parte de este gran artículo. Un cordial Saludo.

Comments are closed.