Diversificar, la clave de crecimiento de Maersk Gruppen

La estrategia corporativa es el arte de conseguir que el árbol llegue a centenario sin que pierda su forma. La luz, el viento y otros elementos climatológicos hacen que los arboles vayan cambiando de forma. En el mundo empresarial ocurre lo mismo. No todas las unidades de negocio son sostenibles durante tantos años. Hay que podar a tiempo e incorporar nuevas unidades de negocio para mantenerse a flote.

Tener varias líneas de negocio no asegura el éxito, pero es una excelente estrategia para crecer. Además, al no poner todos los huevos en la misma cesta se reducen los riesgos: si una división de la empresa falla, siempre quedarán otras. Así, diversificar puede convertirse en una forma de asegurar la viabilidad del negocio. Aunque también se corre el riesgo de acabar no sabiendo cual es el core business y cuáles son nuestras capacidades distintivas. Es decir, aquello en lo que somos realmente mejor que nuestros competidores.

Seguramente los fundadores de Maersk Gruppen tenían muy claro cuáles eran las capacidades que sabían transferir de unos a otros negocios, pues desde su fundación en 1904 apostaron firmemente por diversificar su actividad, como explicamos en el artículo que hemos publicado In Family Business.

El negocio familiar se especializó en el transporte naval: empezaron transportando mercancías diversas, a las que más tarde añadieron automóviles y derivados del petróleo. Esta última actividad dio lugar a la creación de una división propia dedicada al transporte de petróleo y de gas natural, llamada Maersk Tankers.

Cuando la segunda generación de la familia propietaria tomó el relevo del negocio, decidió abrirse a otros sectores. Así nacieron Maersk Air, especializada en el transporte aéreo; Maersk IT, de servicios de telecomunicaciones, y Maersk Logistics, centrado en soluciones logísticas. También se añadieron actividades de salvamento marítimo y la fabricación de productos sanitarios de plástico desechables, con la adquisición de Pharma-Plast.

Más tarde se sumaron otras líneas de negocio relacionadas con el ámbito marítimo: Maersk Oil, especializada en la extracción de petróleo y gas natural; APM Terminals, dedicada a la construcción y funcionamiento de zonas portuarias, y Maersk Drilling, operador de sistemas de perforación de alta tecnología. Y bajo el nombre de Maersk Line se agrupó toda la actividad de transporte de contenedores.

Estas son actualmente las cuatro líneas de negocio del grupo, que además opera en otros sectores a través de subsidiarias, como la compañía logística Damco o el grupo Dansk Sumermarked, que trabaja con varias cadenas de supermercados.

En vuestra empresa familiar, ¿cuántas líneas de negocio existen? ¿Habéis pensado en diversificar vuestra actividad? ¿En qué otros sectores podríais operar? ¿Sabéis cuáles son vuestras capacidades esenciales y si esas son transferibles a otro tipo de negocios?

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 9 =