En la sucesión, la familia también importa

¿Qué papel tiene la familia en el proceso de sucesión en la empresa familiar? ¿Cómo influye en la siguiente generación? Cada combinación de familia y empresa familiar es única, como se explica en este artículo de FFI Practitioner. Los investigadores Sabine Rau, Peter Jaskiewicz y James Combs llegaron a esta conclusión tras analizar las estrategias de sucesión de 21 bodegas alemanas de propiedad familiar y entrevistar a más de 80 miembros de las familias propietarias, que de promedio se encontraban en la décima generación.

Tras este trabajo de campo al que dedicaron un total de 7 años, vieron que podían clasificar a las familias empresarias en cuatro grandes grupos: las James Bond, las Eternus, las United y las Steward. Cada tipo de familia toma las decisiones, implica a las siguientes generaciones y afronta la sucesión de manera distinta: entender cómo lo hace puede ser clave para garantizar la continuidad del negocio. De hecho, la familia es uno de los cuatro protagonistas del proceso de sucesión, junto con la empresa, el sucesor y el predecesor. Al predecesor hemos dedicado los 3 posts anteriores.

Familias James Bond

En este tipo de familias, un CEO familiar con un perfil autoritario separa familia y negocio. Dirige el negocio como si no fuera una empresa familiar y mantiene al resto de la familia alejada del negocio. Dirige la empresa como si se tratara de una misión secreta (de ahí el nombre que le dan los investigadores) y sin involucrar a la siguiente generación, que apenas tiene relación con el negocio ni sabe nada de él. El proceso de sucesión se inicia cuando el CEO lo decide y se lleva a cabo siguiendo sus normas. Muchas de estas empresas se acaban vendiendo cuando el CEO familiar se retira, al no existir conexión entre negocio y familia.

Familias Eternus

También en estas familias encontraron un líder familiar autoritario (cercano al monarca de Sonnenfeld), pero a diferencia de lo que sucede en las familias James Bond, aquí sí que se integra a la familia en el negocio. El CEO habla abiertamente de la empresa con otros miembros de la familia y no duda en involucrar a los familiares con más talento en el negocio. Por tanto, se desarrollan varios sucesores potenciales, pero el estilo autoritario del líder hace que le resulte difícil desvincularse de la empresa y pasar el testigo, de verdad, al sucesor designado.

Familias United

Esta clase de familias integran a la familia en el negocio sin problemas y están lideradas por un CEO no autoritario que se interesa y se ocupa de desarrollar el talento de la próxima generación. Los jóvenes de la familia están involucrados en el negocio y aspiran a ocupar puestos clave en la empresa en el futuro. Al involucrar a las siguientes generaciones, suele haber varios candidatos preparados y competentes para suceder al CEO cuando llega el momento, pero el hecho de que solo uno sea el elegido puede causar frustración en el resto, hasta el punto de que pueden decidir incluso a abandonar la empresa, con la pérdida de talento que ello supone.

Familias Steward

En las familias con perfil y vocación de custodios, las esferas familiar y empresarial están totalmente entrelazadas. Los miembros de la familia se involucran totalmente en el negocio. La sucesión no supone conflictos (al menos sobre el papel) porque existen unas reglas claramente establecidas para designar al sucesor, que generalmente suele ser el primogénito o la primogénita. Las siguientes generaciones están bien formadas y cualificadas, porque la familia invierte recursos para que así sea, de la misma manera que se trabaja para involucrar a todos los jóvenes en la empresa, no solo a quien está destinado a liderarla.

Llegados a este punto, seguramente todos coincidimos en el tipo de familia que parece ideal ante un proceso de sucesión. Pero no olvidemos que las familias están formadas por diversas personas y, a medida que avanzan las generaciones, también por distintas ramas familiares: a la vez que crecen las familias, crece también la complejidad de gestionarlas. En base a mi experiencia puedo decir que raramente una familia encajará a la perfección en uno de estos cuatro tipos: seguramente combinará rasgos de más de uno. ¡Ojalá fuera tan fácil entender a las familias como situarlas en una categoría o en otra! Sin duda la gestión de empresas familiares sería mucho más sencilla, pero la realidad es la que es.

Etiquetas:

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 3 =