La ética entra en la ASG/ESG (II)

Continúo con las reflexiones que empecé en una entrada anterior sobre cómo debe manejar la ética un gestor de activos, por ejemplo, de un fondo de inversión o de pensiones. Y mi primera conclusión era que debía empezar por la propia ética de su institución, porque de ahí se desprende la necesidad de tener en cuenta la ética de las empresas en las que invierte, ética que no se refleja en indicadores concretos -que no puede reflejarse en ellos, porque empieza en las intenciones de las personas- y de la que los propios gestores no se sienten cómodos a la hora de hablar. Y es lógico: ¿hizo bien la empresa Tal al dejar de importar productos de Rusia a raíz del estallido de la guerra de Ucrania? La respuesta puede ser que esa conducta es concorde con lo que señalaron las políticas nacionales o internacionales, que sus consecuencias fueron más o menos buenas para un objetivo determinado, como por ejemplo frenar la invasión rusa, aunque pudo tener otras consecuencias no tan positivas, como la reducción de la plantilla de sus empresas proveedoras en Rusia o la pérdida de negocio y el consiguiente impacto negativo en su plantilla en España…

En mi entrada anterior sugería que la conducta ética se refleja en la cultura y en los comportamientos de la empresa, primero de la que está tomando las decisiones, y después de la empresa a la que estamos valorando. Observar la cultura de la empresa puede ser una buena manera de aproximarse al talante ético de sus propietarios, directivos y empleados -y aquí los criterios ESG (o ASG, en español) pueden ser útiles, no porque ellos sean el resumen del contenido ético de la cultura, sino porque es un listado de temas importantes por su contenido ético, de modo que observar la conducta ESG de una empresa puede ser una primera aproximación, no definitiva, de su cultura.

Esto implica que el gestor de activos debe llegar a poder confiar en la empresa que está valorando, no solo estudiar sus números. ESG no es un ejercicio de poner cruces en un listado de prácticas que se supone que la empresa debe cumplir porque lo piden sus asesores o auditores. ESG no es dar vía libre a las conductas que no se reflejan en ese listado de cuestiones, como puede ser amañar la contabilidad o no pagar los impuestos debidos. Y, por supuesto, no es greenwashing. La cultura se asienta en el consejo de administración y permea toda la empresa.

Etiquetas:

2 thoughts on “La ética entra en la ASG/ESG (II)

  1. Al final profesor, poner en contacto o mantenerlo entre la institución y su entorno requiere un aspecto cualitativo (secuencia) para continuar funcionando. Y eso se mide con números porque son tantas las dimensiones del secuenciamiento que sólo las puede «representar» un número -que es análogo a la temperatura (37.5º en el ser humano)- y refleja ese orden cualitativo pero además, cuantitativo. Es un número que puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Y es de mucha ayuda por eso. Pero coincido en que es una ayuda, nada más. Pero: QUÉ AYUDA !!!!

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 9 =