¿Estás preparado para el liderazgo trascendente?

“De mi padre aprendí a ser responsable. Si algo sale mal es tu culpa y si sale bien es gracias a la gente que trabaja contigo. En las empresas familiares, y más en las que llevan el apellido en la marca, significa que te toca dar la cara”, explicaba recientemente Simón Pedro Barceló en una entrevista publicada en Expansión. El copresidente de Barceló Hotel Group añadía: “existe la competencia y los errores, pero cuando pierdes, debes volver a levantarte y hacerlo mejor. Todo eso lo hemos aprendido en casa”.

¡Qué importante es el ejemplo! Es el mejor transmisor de los valores, como señala el estudio “Los valores y la comunicación en la empresa familiar”. Y el ejemplo es también la mejor manera de crear liderazgo trascendente, como explica mi colega Pablo Cardona, ahora profesor del CEIBS, en el documento “Liderazgo relacional”.

Las virtudes del liderazgo trascendente son muchas y algunas de ellas quedan reflejadas en las declaraciones de Barceló con las que he iniciado este post. El líder trascendente es capaz de crear y comunicar una visión. Está comprometido con el proyecto y consigue el compromiso de sus colaboradores: logra que le sigan no por imposición, sino porque quieren y creen en él y en su trabajo. ¿Cómo logra ganarse esta confianza? Interesándose por ellos, por sus necesidades, por su crecimiento y desarrollo. El líder trascendente se preocupa por las personas y eso se nota y lo notan quienes trabajan con él.

Además, el líder trascendente tiene capacidad de sacrificio y es capaz de anteponer los intereses de sus colaboradores y de la empresa a los suyos propios. Entiende que el legado está por encima de todo lo demás. Ramon Roqueta lo explica muy bien en la entrevista que le hemos hecho para In Family Business. El director general del Grupo Roqueta dice, convencido: “tras 800 años de historia, entendemos que este negocio no nos pertenece, es algo que recibimos de nuestros padres para trasladarlo a nuestros hijos”.

El liderazgo trascendente no es algo exclusivo de las empresas familiares, pero podríamos decir que las empresas familiares ofrecen el contexto idóneo para que afloren los líderes trascendentes. El clima de confianza que suele generarse en este tipo de negocios contribuye de forma positiva al desarrollo del liderazgo trascendente.

Como he apuntado unas líneas antes, los líderes trascendentes logran altos niveles de compromiso de sus equipos. Y no solo eso: contribuyen a que las personas que trabajan con ellos desarrollen una propiedad psicológica fuerte y positiva hacia la empresa familiar. Esto, en definitiva, facilita la preservación del negocio en el tiempo.

No hay duda de las bondades del liderazgo trascendente; sin embargo, desarrollarlo también supone un reto para muchos directivos: requiere estar dispuesto a ceder el control, y eso es algo que a muchos empresarios familiares les cuesta, en especial en las primeras etapas de la empresa familiar. El líder trascendente es un líder generador de líderes, que fomenta y comparte el liderazgo entre sus colaboradores.

Teniendo todo esto en cuenta, ¿dirías que tu empresa familiar está preparada para el liderazgo trascendente?