El propósito es estrategia

Asegura Grant F. Reid, CEO de Mars, que “el rendimiento sin un propósito no tiene sentido, y el propósito sin rendimiento no es posible. Es la combinación mágica”.

Por su parte, Claus Aagaard, director financiero de la empresa, sostiene que “la titularidad privada es nuestra plataforma para realizar nuestro propósito: podemos hacer las cosas bien y más rápido sin preocuparnos por la reacción del mercado”.

Estas citas están extraídas de la página web de Mars, donde todos los miembros del equipo directivo explican cómo hacen suyos los Cinco Principios propuestos por los fundadores hace más de cien años y que todavía guían la actividad de la empresa.

¿Cuáles son esos cinco principios rectores en los que se basan todas las decisiones empresariales que toman?

  • La calidad del trabajo.
  • La responsabilidad con el entorno, tanto como empresa como a nivel individual.
  • La reciprocidad de beneficios para todas las partes interesadas.
  • La eficiencia con la que usan sus recursos para conseguir el mayor y mejor impacto posible.
  • La libertad financiera de la que gozan, al ser una empresa de propiedad familiar, para tomar decisiones sin interferencias de terceros.

Históricamente, Mars nunca había hecho públicos estos valores ni había explicado cómo miden el éxito de la empresa. Lo entendían como algo que formaba parte de la privacidad de la familia propietaria y apostaban por la discreción.

Pero las cosas han cambiado. En palabras de Victoria B. Mars, miembro del consejo de administración, “Ya no podemos ser una empresa familiar que no se posiciona”. Por eso, en 2018 la familia decidió presentar Mars Compass, la brújula que guía su estrategia a largo plazo y con la que miden sus progresos desde hace más de cinco generaciones.

“Como familia, nos apasiona tener un impacto positivo en el mundo y creemos que la mejor manera de hacerlo es a través de nuestro negocio. Por eso reinvertimos más del 90% de los beneficios en Mars.

Esto nos permite tener un impacto positivo en el planeta, la sociedad y las comunidades en las que operamos. La creación de valor compartido está en el corazón de nuestra Mars Compass y de nuestras aspiraciones como empresa familiar», explica Victoria B. Mars.

Ni filantropía ni RSC

Como vemos, el propósito está estrechamente relacionado con el patrimonio socioemocional y tiene un marcado enfoque estratégico. Por esto no hay que confundirlo con filantropía ni con RSC, prácticas muy loables pero que no son equiparables. La motivación, el enfoque, los recursos y los departamentos que se ocupan de cada una de ellas son diferentes.

La razón de ser de la filantropía reside en la generosidad de las familias empresarias y se enfoca en las necesidades de la comunidad. Muchas veces se gestiona desde una fundación propia y se materializa en contribuciones económicas o de tiempo, en forma de voluntariado.

El papel de la RSC

La responsabilidad social corporativa (RSC) hace hincapié en la voluntad de la empresa de ser responsable en toda su cadena de valor, velando por el impacto social y medioambiental de su actividad. Para lograrlo, suelen destinarse presupuestos específicos que gestiona el departamento de sostenibilidad o de RSC.

Sin embargo, cuando hablamos de propósito, estamos hablando de estrategia. La principal motivación que hay tras este enfoque es la rentabilidad a largo plazo. No se buscan resultados específicos inmediatos, sino una forma de hacer las cosas que resulte significativa y trascendente para toda la organización.

“Afrontamos cada día como una oportunidad para definir el mundo en el que queremos vivir mañana”, aseguran en Mars, “sabemos que nuestras acciones nos ayudan a construir un mundo mejor para las generaciones venideras”.

 

Imagen en la home: Bit Cloud · Unsplash