El techo de cemento

Hace muchos años acuñé el término techo de cemento como contrapunto al tan comentado techo de cristal que las mujeres experimentan a la hora de promocionarse en las organizaciones. El sábado pasado salió un reportaje en el programa Informe Semanal de RTVE sobre el tema de las mujeres en los puestos de poder de las empresas, donde tomaron algunas vistas del IESE, de una sesión del PDG y de mi contestación a una pregunta sobre el tema.

Aquí queda recogido el resumen. Si queréis ver el reportaje entero, pulsa en “Seguir leyendo”.

También añado una entrevista sobre “Conciliación y Techos en la carrera médica” [Ver la entrevista en el Periódico] y un artículo en The Family Watch sobre “Ascensos rechazados por ejecutivas” [Ver el artículo en TFW].

Informe Semanal : Mujeres en primera línea

[Enlace a la web de Rtve]

Recibe el blog de NCH en tu buzón

4 Comentarios

  1. Hola Nuria,

    He visto el programa emitido por la TVE este fin de semana y me ha parecido estupendo.

    Me alegra ver a buenas amigas impulsado nuestro género de una forma activa.

    Gracias por el esfuerzo y espero que cuentes conmigo para lo que precises.

    Un fuerte abrazo,
    Ana Ruiz de Alegria
    Inforpress

  2. Magnífico!!!
    sigue así…, y cambiarás el mundo!!
    Un fuerte abrazo.

  3. Quizás la discriminación positiva que las leyes hacen respecto a la mujer sea la causa de muchas de las cosas que se discuten aquí.

    Cuento un ejemplo real: soy director de ventas. Un viernes contrato una chica para vendedora (fija indefinida). Entra a trabajar el lunes siguiente y pasa su semana de formación como todos los demás. Su primer lunes después de la formación no se presenta. Al día siguiente recibimos una baja por “embarazo de alto riesgo”. Hasta aquí ningún problema. En ningún caso argumentaré que “tendría que haber avisado en la entrevista”. Nada de eso.

    La llamo para felicitarla y para ver si se encuentra bien. Me dice: “Estoy de un mes y medio. Me encuentro perfectamente” [… ] Entonces porqué la baja? Después de unos minutos no tiene ningún reparo en decirme “estaré todo el embarazo de baja, luego 4 meses de maternidad, luego cogeré los 15 días de lactancia y luego haré las vacaciones del 2009 que no habré podido hacer porque estoy de baja y que tengo derecho a recuperar por estar embarazada” Me quedo callado con la boca abierta y sigue “Cuando vuelva tendré un año y medio de antigüedad y te pediré media jornada. Sé que este trabajo de vendedora no se puede hacer durante media jornada, pero como mi bebé tendrá menos de 9 meses, tendrás que aceptarlo. Cuando tenga 9 meses negociaremos mi despido de dos años de antigüedad.”

    La ley le permite hacer esto. Todo lo que hace es legal. El empresario corre con gran parte de los costes de esta “discriminación positiva” a cambio de nada. Las conclusiones a las que debería llegar (desde el punto de vista empresarial) son:

    1. Evitar en la medida de lo posible contratar a una mujer. A igualdad de candidatos, contratar al hombre ya que la ley no le permite ser un caradura.

    2. No hacer más contratos indefinidos.

    Evidentemente no he hecho nada de eso (en contra de lo que un análisis coste/beneficio aconsejaría)

    Podría contar unos cuantos casos más.

    ¿Puede que casos así hagan que un empresario esté dispuesto a pagar menos por una mujer? No estoy hablando de lo que le gustaría al empresario hacer, sino a lo que las leyes le empujan a hacer.

  4. Cuánta razón tienes! Las leyes, en lugar de hacer factible la conciliación de vida profesional y familiar para ambas partes, rigidifican la realidad empresarial, de modo que la ley se convierte en un boomerang para las mujeres. Tampoco los sindicatos ayudan a flexibilizar esa realidad para que todos puedan vivir de modo sostenible. Pero ¿desde cuándo los empresarios hacen cosas buenas gracias a las leyes? Lo más frecuente es que sigan adelante a pesar de las leyes!! Y esto en la gran mayoría de los países que conozco.

Entradas recientes