Deseos con propósito

El declinar de un año y el nacimiento del siguiente es momento que aprovechamos para hacer balance y, sobre todo, plantear nuevos propósitos que incluyen, según la estadística, perder peso, dejar de fumar, hacer más ejercicio y mejorar el nivel de inglés. Esas mismas estadísticas demuestran que, con toda probabilidad, erraremos el tiro y, de nuevo, fracasaremos en alcanzarlos. La parte positiva es que, de cara a 2023, no tendremos que pensar demasiado y podremos repetir propósitos. O, mejor dicho, deseos o intenciones.

Esas formulaciones que hacemos poco después de tomar las uvas distan mucho de ser propósitos, por mucho que así les llamemos: en el mejor de los casos son objetivos mal formulados o, como mucho, deseos aprendidos y repetidos. El constante fracaso y la trivialización de estas buenas intenciones de cada 31 de diciembre no debe desenfocar el hecho de que, como seres humanos, necesitamos un propósito. No varios, sino uno, un solo Propósito que alumbre nuestra vida cotidiana y nos facilite la labor de tomar decisiones y actuar.

Decía Ortega y Gasset en La Rebelión de las Masas que “La vida humana, por su naturaleza propia, tiene que estar puesta a algo, a una empresa gloriosa o humilde, a un destino ilustre o trivial. Se trata de una condición extraña, pero inexorable, escrita en nuestra existencia”. Y así es.

Tal vez no tenga excesiva importancia si año tras año fallamos en nuestra intención de mejorar el nivel de inglés o perder esos kilos que nos sobran, pero vivir sin un propósito nos deja a merced del entorno o de nuestras emociones. Una vida plena, una buena vida, implica vivir cada día ese sentido, ese para qué. Por eso, además de otros deseos muy loables, os animo a incluir entre las metas para este 2022 la de dedicar momentos de reflexión al descubrimiento de vuestro propósito personal y profesional. Empieza por hacerte la gran pregunta: ¿qué quieres? Seguramente es una de las preguntas más difíciles de responder pero, una vez aproximada la respuesta, será más fácil que nuestros deseos tengan un sentido, un para qué, un propósito y así, bien ordenados, nos será más fácil cumplirlos.

¡Feliz y Provechoso 2022!

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Verdad es lo que es. Y sigue siendo verdad aunque se piense al revés

En la última sesión de I-Wil tuvimos el placer de adentrarnos, de la mano de Miguel Angel Ariño, en la vida y la obra de Antonio Machado. Miguel Angel es Profesor Ordinario del departamento de Análisis de Decisiones en el IESE. Su forma de abordar la obra del poeta andaluz nos recuerda que ninguna forma de expresión o acción del ser humano es comprensible fura del contexto de su propia existencia.

Para comprender en toda su plenitud la obra de Antonio Machado, es preciso conocer y comprender su vida. Esta es la invitación que nos hace Miguel Angel Ariño al abrirnos las puertas a una exposición que entreteje la vida del poeta sevillano y su obra. Los versos del andaluz adquieren todo su sentido al compás de los sucesos de su vida: Soria, Leonor, el amor, la muerte, Baeza y esa búsqueda constante de un Dios al que anhela.

Miguel Angel nos traslada a cada uno de los escenarios y nos muestra un Machado rotundo que rompe con el relativismo, un Machado que duda de su ateísmo y envidia a los creyentes. Para comprender su obra es necesario conocer su vida, y al contrario, para indagar en su vida es preciso acercarse a su obra, algo que podemos decir de cualquiera. Por sus frutos los conoceréis (Lc6.43-44) o, en lenguaje más castizo, obras son amores y no buenas razones. Somos nuestras acciones, nuestros pensamientos, criterios y valores afloran en todo lo que hacemos, lo queramos o no.  Por eso, entre otras razones, y acudiendo de nuevo al poeta sevillano, Despacito, y buena letra: / el hacer las cosas bien / importa más que el hacerlas (A. Machado, Poesías completas, CLXI, Proverbios y cantares, XXIV).

En una época de completo relativismo, de insensata profusión por el hacer -bien o mal-, de abandono irresponsable por el detalle, Miguel Angel nos regala este inspirador recorrido por la vida y la obra de D. Antonio Machado, un andaluz enamorado de Soria. De este paseo nos llevamos el recuerdo de un hombre honesto y valiente, que amó y sufrió, que buscó a Dios. Un hombre, como el mismo se definió, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Con esta maravillosa sensación de haber indagado en el alma y la obra de un hombre bueno, honesto y sin excesos, terminamos el año 2021, no sin antes dejaros el enlace con la grabación de esta sesión e invitando a todos a que os regaleis el placer de disfrutarla. Aprovecho para desearos Felices Fiestas y un Feliz y Próspero Año Nuevo y recordaros que volveremos en enero, con nuevas y fascinantes sesiones.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

El poder de la diversidad

La semana pasada tuvimos el primer I-Wil inspiring Breakfast de este curso académico con Myrtha B. Casanova, una de las primeras alumnas del IESE (PADE 78).

Nació en Cuba, cofundó Stanhome en 1968, lo que le permitió ayudar a 50.000 mujeres a desarrollarse profesionalmente. Myrtha es una mujer diversa en sí misma por su origen cubano, por ser disléxica, por hablar 5 idiomas, por haber vivido en Estados Unidos y haber dirigido empresas en España y en Sudamérica. Es madre de 2 hijos y tras casarse con un hombre viudo, «madrastra» de 6.  Su hijo Mario nació con parálisis cerebral y lo considera un regalo de la Providencia.  Hoy es un gran artista.

Respecto a su trayectoria, nos comentó:

«Había que entender que toda la fuerza laboral es diversa, porque la diversidad es la fuerza natural de la humanidad, todo el mundo es diverso y esa diversidad hay que ponerla en conjunto, hay que trabajar sobre los objetivos comunes y fomentar la inclusión y el respeto de todas las personas para así fomentar algo verdaderamente importante que es la eficacia, la innovación y por lo tanto, la  sostenibilidad… En los años 80 dejé la empresa que tenía y la sustituí por el Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad, porque lo que hacíamos era implantar la diversidad para las empresas  norteamericanas en el resto de Europa…»

También nos habló sobre los cambios:

«Creo que la mejor competencia que tenemos que tener en este país es abrazar los cambios, buscar las oportunidades … porque lo único constante que vamos a tener hacia el futuro son los cambios y las transformaciones, pero además a toda velocidad. En Whatsapp me parece que son 3.5 millones de llamadas al minuto. Google recibe del orden de 5 millones de solicitudes de información por segundo. …Además de que tenemos un aparatito que nos conecta a tiempo real con cualquier parte del mundo y lo tenemos en la mano Ahora estamos todos conectados sin intermediarios»

La diferencia nos complementa. Estuvimos de acuerdo en que la diversidad puesta a trabajar genera una sinergia impresionante. Ha sido galardonada por distintos organismos, ya que es una de las personas que más ha trabajado por la diversidad. Comparto algunas de sus palabras:

«la diversidad son las diferencias que tiene la humanidad y lo que hay que hacer es incluirlas, en vez de excluirlas, y dinamizarlas para poder hacer que la humanidad crezca de forma sostenible…Hay más millonarios que nunca, hay más pobres que nunca. Y los millonarios ¿de dónde son?. De China. La curva de la demografía es insostenible, pero esto no lo puede arreglar quien nos ha llevado hasta aquí. Tiene que haber más mujeres en ciencias, los adelantos científicos tienen que también aplicarse a la sociedad. Y eso lo hace más la mujer que el hombre, porque una habilidad innata de la mujer es ocuparse de los demás. Por lo tanto, hace falta que hombres y mujeres junten sus habilidades y competencias para avanzar hacia un crecimiento sostenible como humanidad, y no el que tenemos.»

Ante la pregunta: ¿puedes destacar los rasgos distintivos de las empresas que han sabido promover la diversidad?, respondió:

«…Ahora hay que rememorar lo que es el «purpose»,  el propósito de la empresa, el «para qué», y a partir de allí tirar a través del resto, fomentar la inclusión y la diversidad: aunarse a través del propósito y las visiones. Los grupos de similares tienden a la obsolescencia, porque tienden a repetir las acciones y las políticas ya conocidas en entornos cambiantes; pero eso no funciona para nada, todo lo contrario. Pero si se deja a un colectivo totalmente suelto, lo que se crea son discriminaciones y conflictos. Porque todos pensamos de manera diferente, porque todos somos diferentes, de una manera u otra y esas diferencias influyen en nuestra manera de relacionarnos, en la forma de tomar decisiones, en las aportaciones que hacemos, entonces lo que es importantísimo es que las personas entiendan de qué van los objetivos y aportaciones que hace la empresa y que la empresa tiene que funcionar con beneficios para poder seguir ofreciendo productos y servicios para atender las necesidades de una sociedad crecientemente diversa, para poder remunerar a su fuerza laboral, así como a proveedores y accionistas. Para ellos, todas sus personas tienen que funcionar…. La empresa tiene que entender que no existe sin sus personas, la empresa no piensa, sino sus gentes y que estas personas son diversas. No es que las hagan  diversas. “Desde ahora en adelante, voy a hacer mi fuerza laboral diversa”. Su fuerza laboral ya lo es, porque la gente es diferente. En casi todos los hijos y familias, hay algunos que no se entienden y eso es porque son diversos, a pesar de haber crecido con la misma cultura, con la misma madre y mismo padre, con el mismo entorno.  Pero reaccionan, asumen e implementan de forma diferente y esa es la humanidad, es diversa. Entonces lo que hay que potenciar es esa diversidad, en vez de la exclusión que genera conflicto.»

No se trata, pues, de crear diversidades en la empresa, sino que la empresa ya está llena de diversidades porque, tal y como mencioné en mi último artículo en Harvard Deusto, todos somos únicos e irrepetibles y lo que hay que hacer es ponerse a trabajar en crear un marco que nos permita aportar desde nuestra realidad. Con flexibilidad, con horarios racionales, pensando en personas humanas y no en máquinas y a partir de ahí, es como se crea un mundo más sostenible y unas empresas muchísimo más productivas, con hombres y mujeres de la mano construyendo.  

Myrtha además, ha sido fundadora del Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad, que investiga y da apoyo en la implantación de una política estratégica de gestión de la diversidad en regiones y ciudades, así como en empresas e instituciones. Desarrolló los Diversity Charters para la DGV, creados para fomentar políticas de equidad, igualdad de derechos, antidiscriminación e inclusión de la diversidad en los estados miembros de la Unión Europea. Está considerada Diversity Pioneer, por Diversity Journal y Diversity Legend, por la Federación de Profesionales en Estados Unidos. Ha sido galardonada con la Cruz de San Jordi y es fundadora de Artistas Diversos, plataforma que impulsa el talento de artistas con discapacidad fomentando su inclusión y desarrollo profesional. Además, acaba de publicar el libro «El poder de la diferencia» en plena pandemia.

Os invito a escuchar su charla en el siguiente video:

Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas