Mª Antonia Otero, una trayectoria inspiradora

 

«He aprendido que lo que califica a las personas, más que las decisiones que toman, son las causas por las que las toman: la motivación que les mueve«.

Así empezó Mª Antonia Otero su inspiradora sesión en nuestro último I-WiL Breakfast del curso 19-20. Consejera independiente en el Banco Inversis y en VozTelecom, ha sido también miembro del Consejo de Administración de Jazztel, y ha desempeñado diferentes puestos en Telefónica, el último como subdirectora general de Redes e Innovación. Durante la sesión, donde habló de los impulsores, obstáculos, frenos y aceleradores de su trayectoria, nos dejó algunas claves que resumo aquí:

  • Las personas, no la tecnología, son el elemento más importante de las empresas.
  • Las mujeres aportamos: Capacidad para gestionar equipos. Equilibrio entre el corto y el largo plazo. Hacemos mejor la evaluación de riesgos.
  • La inteligencia emocional de la que tanto se habla es la intuición, no femenina, sino intuición a secas: saber anticipar cosas.
  • La asertividad debe ser educada, saber decir no cuando es no. Las mujeres tienen gran capacidad de comunicación.
  • No hagas a otro lo que a ti te hizo daño o te desmotivó.
  • La importancia de tener resueltos los temas logísticos.
  • Reconocimiento de la herencia recibida: el hecho de que su madre hubiera trabajado, haber vivido fuera de casa antes de casarse, y, lo más importante, haber elegido bien el compañero de vida (Mª Antonia y su marido son padres de dos hijos y esperan el segundo nieto).
  • Conviene seguir trabajando cuando los niños son pequeños, porque le parece que estar lejos del mercado laboral un año puede limitarte.
  • No hay trabajos «feos»: todos lo son hasta que llega esa persona que le da un nuevo aire y lo hace atractivo.
  • En la vida te acabas encontrando lo que has sembrado.
  • Denuncia que se teme que las mujeres en Consejos de Administración están dando pasos en dirección «mujer-florero». Mª Antonia, como Ana Llopis dice siempre, apuesta por proporcionar todas las escaleras posibles para facilitar a las mujeres el camino al Consejo.
  • Volvemos a estar en desventaja en STEM: la educación diferenciada puede potenciar la presencia femenina en estos campos.

Os dejo con el vídeo de la sesión. Aprovecho para desearos un feliz y completo descanso estival. ¡Hasta septiembre!

Recibe el blog de NCH en tu buzón

El IESE, 60 años formando para la empresa, y la Virgen de la Esperanza

La Virgen de la Esperanza, en su ubicación definitiva del jardín del Campus Norte del IESE Barcelona

Os ofrezco hoy un nuevo capítulo de la maravillosa historia de la Virgen de la Esperanza, llevada al Amazonas con motivo del tercer aniversario del fallecimiento de mi amiga Maruja Moragas, profesora del IESE. Aquí podéis leer los capítulos anteriores.

La Virgen del IESE

Es tradición en el oratorio del IESE colocar una imagen de la Virgen durante la Vigilia de la Inmaculada y el mes de mayo, de manera que esté más cerca de los fieles. El oratorio del Campus Norte, más nuevo, no contaba aún con esta estatua y el capellán, don Hanjo Kollmann, colocó sobre una columna una imagen pequeña de la Virgen de la Esperanza, de poco más de palmo y medio. Una persona estaba rezando y se sintió movido por la pequeña imagen pero, cada vez que quería levantar los ojos hacia ella, tenía que levantarse del banco para ver la cara con detalle. De este modo empezó un nuevo crowdfunding para poder encargar una estatua de mayor tamaño, apropiada.

Una vez conseguido, e instalada en el oratorio, tuvo lugar la solemne bendición de la imagen en la fiesta de San Josemaría, 26 de junio de 2018, como podéis ver en este vídeo:

 

Actualmente, la imagen está situada en el jardín del Campus Norte de IESE Barcelona y ya hay muchos que la llaman «la Virgen del IESE«.

Muchas personas están adquiriendo la imagen pequeña de la Virgen para sus casas, o como regalo para novios, bautizos, comuniones… Si estáis interesados, encontraréis más información aquí.

Don Fernando Ocáriz en IESE

Don Fernando Ocáriz, Gran Canciller de la Universidad de Navarra con Franz Heukamp, Director General del IESE

Con motivo de los actos conmemorativos del 60 aniversario del IESE, el 5 y 6 de julio visitó el IESE el Gran Canciller de la Universidad de Navarra, que impartió la sesión EL IESE Y LA FUNCIÓN DE LA EMPRESA EN LA SOCIEDAD, que podéis leer íntegra aquí.

Toda empresa es una importante red de relaciones: relaciones, en primer lugar, orientadas hacia adentro, hacia la intimidad de la organización, y luego volcadas hacia el exterior, hacia los clientes, proveedores, inversores y la sociedad en general. La empresa es una comunidad de personas que sirve a otras personas dentro de una sociedad de personas; solo después de considerar esto tienen cabida los capitales, las instalaciones, la tecnología y las realidades jurídicas.

Los componentes de la función social de las empresas son las personas, el propósito u objetivo que las mueve, la dirección del proyecto, y la inserción en el amplio ámbito de la sociedad en la que participan, a la que sirven, de cuyos recursos se nutren y a cuya prosperidad contribuyen.

Franz Heukamp, Director General del IESE, obsequió a don Fernando con una imagen de la Virgen de la Esperanza que, a partir de ahora, estará también en Roma, además de en el Amazonas, en el IESE, y en las casas de muchos.

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Anitie Kossobe, Teresa Cardona

Teresa Cardona

Anitie Kossobe significa gracias en una lengua local de Costa de Marfil. Y es también el nombre del proyecto que Teresa Cardona, junto con otra profesora, en este caso marfileña, ideó y puso en marcha a finales del curso 2018. Hoy invito a este espacio a la colaboradora de nuestra Cátedra «Carmina Roca y Rafael Pich-Aguilera» de Mujer y Liderazgo, y coordinadora de la iniciativa I-WiL, Cristina Moreno, que ha escrito una reflexión sobre Teresa y el liderazgo femenino regenerador:

«43 años de vida completa. No interrumpida por la muerte, sino completada por una muerte sirviendo, en fidelidad, en alegría, en dedicación, en generosidad. Teresa era, sin duda, un ejemplo de mujer-líder, 13 años al servicio del Colegio Canigó donde la conocí porque mis dos hijas son ex-alumnas; y al servicio del Colegio Mayor Bonaigua, donde un grupo nutrido de jóvenes universitarias, mi hija menor entre ellas, se forma para seguir ese mismo camino.

Se habla mucho del liderazgo femenino. Pero está muy desviado y desvirtuado porque muchos lo entienden como un proceso obligado de masculinización. Desde la Cátedra «Carmina Roca y Rafael Pich-Aguilera» de Mujer y Liderazgo (IESE Business School), dirigidos por su titular, la prof. Nuria Chinchilla, estudiamos cómo la clave está en que la mujer líder sea sobre todo eso: mujer. En un artículo reciente publicado en Temas de Hoy, reflexionamos sobre el papel regenerador que la mujer puede y debe tener en todos los ámbitos de nuestra trayectoria vital: profesional, familiar, personal, dadas sus cualidades particulares, que le vienen dadas genéticamente. 

Teresa Cardona lo había entendido bien y lo llevaba a la práctica desde las cosas más pequeñas o aparentemente insignificantes, sin desanimarse por los errores que todos cometemos a diario. Y en ello estaba cuando el pasado sábado le sorprendió la muerte. Lo sé bien porque una de mis hijas estaba con ella.

Debo a Teresa muchos años de ejemplo a mis hijas, muy de cerca, con el liderazgo entendido como espíritu de servicio y presencia permanente que te deja ser libre y te quiere como eres, mientras de una manera intangible y desinteresada, te mueve a desear ser mejor, a querer esforzarte por tener -como ella- esa perspectiva magnánima que te otorga la humildad bien entendida. 

Hace un rato leía el editorial de julio que escribe la directora de la revista Telva, Olga Ruiz, donde afirma que «los humildes son muy pesados y a menudo tristes». No puedo estar más en desacuerdo, Olga Ruiz. Y tengo un ejemplo de primera: Teresa Cardona era tan alegre que casi se notaba su presencia antes de que entrase en la habitación.

Por razones que no vienen al caso, Teresa Cardona llevaba años siendo miembro de mi familia, ella que había entregado a Dios la posibilidad de crear la suya propia. Una madre es un líder natural, quizá el más genuino. En los momentos más duros de mi vida, su mirada franca y a la vez llena de delicadeza, me abrió paso a otros horizontes de paz, de mejora personal, de familia. Fue madre de mis hijas conmigo y, no pocas veces, por mí. 

@anitiekossobe

Un verdadero líder desaparece. Te deja a ti en primera fila. Donde ahora están mis hijas y tantas otras mujeres jóvenes que ya están haciendo esta sociedad mejor.

La prof. Chinchilla me ha enseñado que Juan Antonio Pérez López, antiguo decano del IESE, y su mentor (por cierto, también fallecido «a destiempo»), decía que «el siglo XXI será de las mujeres, o no será». Desde luego, sus palabras no pueden ser más actuales, a pesar de que el feminismo deshumanizado que sufrimos, que descarta tantas veces al hombre por el mero hecho de serlo (mientras trata de imitarlo en puestos de poder, qué gracia), se empeña en vendernos otra sociedad falseada y desnaturalizada. 

Teresa Cardona, una mujer del siglo XXI. Anitie kossobe.»

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas