Mujer, ciencia y liderazgo

La presencia de mujeres en el ámbito científico continúa presentando un desequilibrio importante en España y en el mundo. ¿Por qué las mujeres se mantienen alejadas de este ámbito? ¿Son frenos externos o internos los que dan lugar a esta situación?¿Cómo podemos impulsar y apoyar a las jóvenes científicas? Hemos abordado esta cuestión en el primer I WiL Networking Lunch del curso 2022-23 (20/9/2022), con la presencia de una gran conocedora del tema, María Iraburu, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular y rectora de la Universidad de Navarra.

Nuria Chinchilla y María Iraburu

Según datos de la ONU, menos del 30% de investigadores científicos son mujeres. En nuestro país, las mujeres ocupan el 25% de las plazas de catedrático de universidad y profesores de investigación en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las diferencias comienzan en las fases más tempranas de la educación y se ponen de manifiesto en la elección de estudios superiores. Los datos hablan por sí solos: la infrarrepresentación femenina en los ámbitos científico y tecnológico es un hecho.

Mujer científicaDesde una perspectiva autobiográfica, María pone sobre la mesa experiencias en primera persona que le han llevado a descubrir los techos de cristal en la trayectoria científica de las mujeres, comunes a otras disciplinas y ámbitos profesionales. Sin embargo, considera que los enemigos más difíciles de vencer son internos, los sesgos y falsas creencias internas, los techos de cemento. La inseguridad y el perfeccionismo característicos del tan común síndrome de la impostora son obstáculos al desarrollo de trayectorias profesionales exitosas en el campo de la ciencia y la tecnología para muchas mujeres (más información, aquí).

La complejidad de la persona, sus decisiones y su comportamiento, nos lleva a huir de explicaciones simplistas. Más bien estamos ante un fenómeno multifactorial en el que los factores educativos, sociales y familiares tienen un peso importante. Contrastado el diagnóstico con datos y con la propia experiencia, lo relevante es apuntar e implementar soluciones para producir ese cambio tan necesario. En este punto, María apela de nuevo a la necesidad de actuar en diversos frentes, puesto que las causas del problema son también complejas.

El mentoring de las jóvenes que inician su trayectoria en los campos de la ciencia y la tecnología es una herramienta muy útil. Ofrecer referentes reales y asesorar desde la experiencia ayuda a generar autoconfianza. En esta línea, María ha impulsado la iniciativa Women for Science and Technology, dirigida a la visibilización de la mujer en la ciencia y a fomentar carreras científicas de alumnas de grado y posgrado de áreas STEM. Desde la universidad, los centros de investigación y las empresas, esta labor de visibilización puede producir un efecto llamada entre las más jóvenes, atrayendo y despertando vocaciones científicas ya en la escuela.

La perspectiva y las soluciones comentadas en esta sesión no son de exclusiva aplicación en el terreno científico o en el tecnológico, sino que pueden generalizarse para todos los terrenos profesionales. La visibilidad, el networking y el mentoring son instrumentos necesarios para ganar autoconfianza y dejar a un lado esos frenos internos, los techos de cemento, que en tantas ocasiones boicotean la trayectoria profesional de las mujeres.

Tras la intervención de María Iraburu mantuvimos un coloquio en el que algunas asistentes plantearon cuestiones muy interesantes. Aquí os dejo el video completo, para que podáis disfrutar de esta primera reunión de nuestro I WiL Networking Lunch. En breve publicaremos el calendario programado para el resto del curso que, como sabéis, y como gran novedad, alternaremos entre Madrid y Barcelona (presencial/online). 

Link al video

Sobre la ponente

María Iraburu es la tercera de cinco hermanos. Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra. Realizó una estancia post-doctoral en el Centro de Investigaciones Hepáticas del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York (1993-1996). En el curso 2018-19 realizó el Programa de Alta Dirección de Empresas (PADE) del IESE de la Universidad de Navarra.

En el año 1996 se incorporó a la Universidad de Navarra. Desde entonces, ha compatibilizado su carrera investigadora con la docencia y el gobierno universitario. Profesora Titular de Bioquímica y Biología Molecular, ha impartido docencia en las facultades de Medicina y Ciencias, de las que también ha sido vicedecana. Ha ocupado diversos cargos en el Rectorado de la Universidad de Navarra: vicerrectora de Alumnos (2005-2012) y vicerrectora de Profesorado (2012-2022). Es miembro de las comisiones de profesorado y asuntos académicos y de estudiantes de esa universidad.

El 14 de diciembre de 2021, el gran canciller, monseñor Fernando Ocáriz nombró a María Iraburu nueva rectora de la Universidad de Navarra. ​ La toma de posesión tuvo lugar el 10 de enero de 2022.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Una sociedad medicalizada

Es la vida, no una enfermedad

Este eslogan aparece en los carteles de una exitosa y pertinente campaña de sensibilización de la Junta de Extremadura, con la que se pretende alertar a la población sobre la medicalización de situación y estados que no son una enfermedad, y que pueden y deben resolverse con voluntad, consejo e higiene mental y emocional. La medicalización ha conducido a que circunstancias y acontecimientos normales de la vida se identifiquen como patológicos y se traten con medicación.

Hemos abordado esta cuestión en el último I WiL Networking Lunch del curso (12/7/2022), con la intervención de José López Guzmán, Doctor en Farmacia, profesor del Departamento de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra y coordinador del Área de Humanidades Farmacéuticas de la Facultad de Farmacia del citado dentro universitario. Nuestro invitado ha señalado que el tema de la medicalización está siendo foco de atención de los expertos en salud y también de expertos en comportamiento humano y social. Pero, ¿qué es la medicalización?

El diccionario de la RAE lo define como el proceso consistente en convertir situaciones normales de la vida en cuadros patológicos. Si estamos tristes porque nos han roto el corazón, tomamos pastillas; si no podemos dormir porque tenemos una preocupación, en lugar de afrontarla, tomamos una pastilla.

Esta situación nos convierte en esclavos de los medicamentos, reduciendo nuestra capacidad de afrontar dichas situaciones desarrollando, por ejemplo, la voluntad o la fortaleza y generando una situación de posible riesgo, puesto que todos los medicamentos tienen posibles efectos adversos. De hecho, hay siete veces más muertos por efectos adversos de medicamentos que por accidentes de tráfico.

Un ejemplo muy concreto y llamativo de este hecho, presentado en la sesión, tiene que ver con el envejecimiento. Nuestra sociedad ve la vejez como una enfermedad, y a los ancianos como enfermos. La pérdida de facultades físicas o la caída del cabello son procesos normales y naturales, asociados a la vejez, pero no son en sí mismos una enfermedad que deba tratarse con medicación. Lo que hay que hacer es aprender a envejecer, asumir esos cambios como naturales y no perder por ello el sentido de la vida. El problema no es patológico, sino antropológico, ontológico.

¿Hasta qué punto la industria está generando enfermedades que no son tales, a fin de vender más medicamentos? Como acertadamente señala López Guzmán, la publicidad que nos bombardea con modelos irreales e inalcanzables, contribuye al fomento del consumo irracional de medicamentos. La salud y la medicina se han convertido en elementos de consumo. El paciente ha pasado a ser cliente, lo que sitúa al médico como vendedor o proveedor. Se rompe así la relación de confianza del paciente en el saber hacer y en el criterio del médico: si no le receta lo que considera que necesita, se va a otro médico. El paciente se convierte en un consumidor que hace valer su autoridad como tal para exigir ciertas prestaciones sanitarias o ciertos medicamentos, con independencia del criterio médico.

La perspectiva de género en este tema de la medicalización nos hace poner el foco en el hecho de que las mujeres se medican más que los hombres, y manifiestan sufrir más depresión y ansiedad. Este hecho, ¿se debe a factores biológicos, psicológicos, sociales? Lo que parece claro es que, en el caso de las mujeres, los altos niveles de ansiedad e hipertensión pueden ocultar problemas graves que no deben ser ocultados por una medicación destinada sólo a amortiguar los síntomas. La perspectiva de género señala también un hecho relevante respecto a las posibles consecuencias nocivas de la medicalización en el caso de las mujeres: los experimentos en farmacología se realizan, por cuestiones de eficacia, sólo con animales machos, por lo que el impacto de las sustancias en hembras puede quedar sesgado.

El cortoplacismo, tan presente en todos los ámbitos de la sociedad actual, llega también a la salud y la calidad de vida. Pretendemos terminar con el dolor o el malestar cuanto antes, sin pararnos a pensar en las causas, sin trabajar en la raíz de las situaciones que pueden estar originando ese sufrimiento. Esta búsqueda de la inmediatez está introduciéndose también en la cuestión del transgénero. Ante la primera duda de un niño o un adolescente, sin apenas reflexión, se pretende tomar medidas, medicalizar la situación y adoptar soluciones que dañan gravemente al ser humano y son irreversibles.

En definitiva, ¿qué podemos hacer para reducir este problema? Más reflexión, más búsqueda del propósito, más conversación… es decir, un enfoque más antropológico y ético que médico y farmacéutico.

 

Este es solo un apunte del contenido expuesto por López Guzmán en esta sesión. Las consecuencias de la medicalización de la sociedad incluyen un aumento de la vulnerabilidad de las personas, que han dejado de desarrollar potencias tan relevantes como la voluntad o la fortaleza, para echarse en manos de medicamentos. Personas más débiles, sociedades más débiles, más incapaces de sobrellevar y superar el dolor y el sufrimiento. Y más expuestas a los riesgos que tiene para la salud la excesiva ingesta de estas sustancias.

La sociedad y el sistema sanitario también sufren las consecuencias de la medicalización, en forma de un gasto excesivo, consumo inapropiado de recursos sanitarios y contaminación medioambiental. Además, este comportamiento puede ocultar enfermedades reales.

Os dejo a continuación el video de la sesión, cargado de ejemplos y anécdotas. Espero que lo disfrutéis a punto ya de iniciar las merecidas vacaciones, o incluso, los más afortunados, desde el lugar de veraneo. No puedo dejar de anunciaros que el próximo 20 de septiembre retomaremos nuestra agenda y abriremos el curso con una intervención que no podéis perderos: la rectora de la Universidad de Navarra, María Iraburu Elizalde nos planteará el tema Mujer, Ciencia y Liderazgo. ¡Reserva ya tu agenda!

Link al video

El Dr. López Guzmán es Titular de Universidad y autor de numerosas publicaciones en el campo de la Deontología farmacéutica, Legislación sanitaria y de Bioética. Entre las publicaciones se pueden destacar 16 libros de los que es autor (cuatro de ellos han recibido premio: de la Real Academia de Farmacia, de la Real Academia de Medicina, de la Facultad de Farmacia de Granada y de la AEFC) y 36 capítulos de libro. Sus trabajos han sido financiados por once proyectos de investigación (del Ministerio de Sanidad, la Conselleria de Salud de la Comunidad Valenciana, PIUNA de la Universidad de Navarra, Universidad Católica de Chile, etc.). 

Saber más:

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Gaudí: liderazgo, pasión y propósito para el siglo XXI

Nadie que se haya acercado de verdad a la vida y la obra de Antonio Gaudí puede poner en duda que su pasión por la luz, su humildad, su manera de afrontar la adversidad, su innovación y su inspiración en la Naturaleza son una fuente inagotable de reflexión. En este caso, el énfasis se pone en los mensajes que nos deja Gaudí sobre cuestiones tan vitales como el liderazgo, la misión o la innovación.

El bosque de piedra de la Sagrada Familia

El pasado 25 de mayo, en una nueva sesión de I-Wil Network Lunch en IESE, tuvimos ocasión de adentrarnos en la vida, la personalidad y el genio de Gaudí, de la mano del gran experto José Manuel Almuzara, para después desentrañar claves de su vida que son una guía atemporal para afrontar, en el siglo XXI, algunos retos. En este segundo itinerario nos guio el profesor del IESE Yih-Teen-Lee, experto en liderazgo.

José Manuel abre las puertas a un Gaudí vulnerable, humano, víctima del desamor, un Gaudí que se enfrenta a las adversidades, del tipo que sean, con la mirada elevada a Dios, buscando sin descanso la trascendencia y la luz

Estatua de Antoni Gaudí, en el parque de la Villa El Capricho, Comillas.

La compleja simbología que impregna la obra del genial arquitecto se va revelando a medida que el ponente muestra, explica, relaciona. Vida y producción artística se entrelazan y dan sentido la una a la otra. Un hombre dedicado en cuerpo y alma a su propósito, buscando siempre soluciones y caminos para continuar la marcha hacia su misión. Nada le detiene.

Refugiado en su trabajo,Gaudí confiesa a sus colaboradores que «Mis grandes amigos están muertos; no tengo familia, ni clientes, ni fortuna, ni nada. Así puedo entregarme totalmente al templo». Un templo que avanza despacio porque, como él mismo afirma, “mi Cliente no tiene prisa”.

En esta aproximación al Gaudí más humano, no falta la referencia a las difíciles condiciones de su infancia y juventud, a esas largas estancias en la masía de sus padres debido a una enfermedad que le impedía ir a la escuela, la llegada a Barcelona con 16 años, acompañado de su hermano, sin recursos, sus primeros trabajos… Gaudí afronta la adversidad aferrándose a su fe. Gaudí, la esperanza; Gaudí, la luz.

Esta es una de sus grandes lecciones: lejos de caer en la amargura, el genial artista se entrega aun más al trabajo y al esfuerzo. Una actitud ante la adversidad que es fruto de su sentido de misión, de su propósito, como bien explica el profesor Yih-Teen-Lee.

De su estancia en la masía familiar, sin más distracciones que la naturaleza, obtiene Gaudí su pasión por la luz y por las formas vegetales. En el taller de su padre, calderero, aprende a extraer volumen de una superficie. Antonio Gaudí aprende y descubre constantemente, hasta el día de su muerte.

El Mas de la Calderera, casa familiar de los Gaudí en Riudoms

 

«Con tiestos de flores, rodeado de viñas y olivares, animado por el cloquear de las gallinas, el canto de los pájaros y el de los insectos, y con las montañas de Prades al fondo, capté las más puras y placenteras imágenes de la Naturaleza, que siempre es mi maestra.» 

Su trabajo irradia trascendencia y por eso su simbolismo es atemporal. El recorrido que José Manuel Almuzara nos propone permite leer en las creaciones de Gaudí como si de un libro se tratara. Como los grandes líderes, supo transmitir la importancia de su proyecto a sus trabajadores, haciéndoles partícipes de esa trascendencia. El Gaudí líder, emprendedor e innovador, ha sido objeto de estudio por parte del profesor Yih-Teen-Lee (ver Innovative spirit: lessons in leadership from the Sagrada Familia)

En su intervención, el profesor pone el foco en tres aspectos clave en la vida y obra de Gaudi, que tienen aplicación directa en la gestión empresarial del siglo XXI: la visión, la misión y la innovación.  No voy a desvelar los mensajes que en torno a estos ejes pueden extraerse de la biografía y la obra del genio catalán, prefiero invitaros a dedicar un tiempo a disfrutar este video que os dejo, en el que ambos expertos van creando una atmósfera mágica en la que arte, sensibilidad, fe, trascendencia y liderazgo componen un todo coherente. Seguro que a cada uno de vosotros Gaudí os mueve a una reflexión diferente y personal.

 «¿Quiere saber dónde encontré mi modelo? Un árbol crece hacia arriba, aguanta sus ramas y éstas, sucesivamente, sus ramitas y éstas, a su vez, las hojas. Y cada parte individual ha estado creciendo armoniosamente, magníficamente, después de que Dios, el artista, lo crease.»

 

Yih-Teen Lee es Profesor Ordinario en el Departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones. Se especializa en liderazgo, aptitud y conciliación cultural en sus roles como profesor, investigador y consultor.

 

LEE, Y.-T., RIBERA, A., MCBRIDE, E. (2019). Espíritu innovador: lecciones de liderazgo de la Sagrada Familia. IESE Business School Insight (154)

 

José Manuel Almuzara es arquitecto gaudinólogo, especializado en la erudición de la obra y la vida de Antoni Gaudí. Ya sea desde el cargo de Miembro del Comité Científico del Gaudí World Congress, desde la Asociación Amigos de Gaudí o desde la presidencia de la Asociación pro beatificación Antoni Gaudí, gran parte de su actividad se centra en explicar al mundo la inmensidad de la figura de Gaudí.

 

 Este libro recoge la extraordinaria entrevista realizada a Etsuro Sotoo por Jose Manuel Almuzara. En sus páginas, el artista cuenta la historia de su vida, sus inicios como escultor en Japón, su búsqueda vital y su encuentro definitivo con el templo de la Sagrada Familia.

De la Piedra al Maestro, Etsuro Sotoo y José Manuel Almuzara

Ediciones Palabra, S.A., https://www.palabra.es/de-la-piedra-al-maestro-1043.html

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas