El reto de ser mujer hoy: cómo afrontarlo

 

El pasado 22 de noviembre, en una nueva sesión del I-WiL Networking Lunch en el IESE, contamos con la presencia de María Calvo, presidenta en España de EASSE (European Association of Single Sex Education), profesora titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid y autora de numerosas publicaciones y conferencias sobre el papel de la mujer en la sociedad del siglo XXI. Una vez más, tuvimos la ocasión de disfrutar con su exposición amena y rigurosa, cargada de reflexiones sobre la identidad femenina y los grandes retos que todos afrontamos.

 

El reto de ser mujer en el siglo XXI es el reto de ser una misma. Para ello es preciso recuperar y redescubrir la esencia de la feminidad. La pregunta acerca de qué significa ser mujer hoy es previa al planteamiento de los retos que tal condición supone. A su vez, cuando una mujer se cuestiona cuál es la esencia de ese ser mujer, se está preguntando por su propia identidad. El primer reto, y el más importante desde una perspectiva antropológica, es precisamente la necesidad de preguntar por el sentido de la identidad femenina. ¿Qué ha ocurrido para que en esta sociedad del segundo milenio sea relevante esta pregunta? Como señala María, ha aparecido un nuevo concepto de mujer irreconocible, un prototipo con el que la identificación resulta casi imposible.

A las mujeres hoy nos falta conocimiento de nuestra propia identidad, y esa carencia nos produce un malestar indescriptible: la falta de conocimiento de uno mismo es el mayor fracaso emocional que puede sentir una persona. La expansión de la ideología de género, al rechazar la evidencia biológica y reducir la feminidad a una construcción social y cultural, promueve una sociedad desnaturalizada y desfeminizada, en la que la mujer queda desprovista de su propia esencia.

La desnaturalización de la mujer y la pérdida de su esencia deja también indeterminado el papel del hombre. La complementariedad de sexos desaparece y deja en su lugar una dolorosa confusión en unas y otros. La figura masculina se proyecta como tóxica para la mujer; los hijos, como una carga y la familia, en definitiva, se muestra como un lastre. La mujer queda así aislada, desprovista de lo que, por biología y naturaleza, le es propio.

El reto de ser mujer hoy consiste en recuperar nuestra identidad para poder así aportar nuestro valor propio y específico a la sociedad, a la familia y a la empresa. En ese proceso de re-identificación, los hombres encontrarán también la identidad confusa y desdibujada impuesta por la perspectiva de género. Para superar este reto debemos hacer el esfuerzo conjunto de defender la auténtica diversidad, la basada en el respeto a las diferencias entre hombres y mujeres, en el reconocimiento del valor único e irrepetible de cada persona. Debemos contribuir a sanar esta sociedad enferma, que no nos protege, como no protege tampoco a los niños o a los ancianos.

Aquí os dejo el link al video de la sesión: espero que lo disfruteis!

 

Para saber más, te recomiendo visitar la página web de María, donde encontrarás, además, información sobre sus interesantes publicaciones. Entre otras, por ejemplo:

  • Alteridad Sexual. Razones frente a la ideología de género, Editorial: Palabra
  • La Educación Diferenciada en el Siglo XXI. Regresa al Futuro, Ed.: Iustel
  • Educando para la Igualdad, Ed.: Eunsa
  • La Masculinidad Robada, Ed.: Almuzara

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Camino del 2030: Innovación, Empresa y Sostenibilidad

El pasado martes 18 de octubre tuvo lugar el segundo I Wil Networking Lunch  en el IESE (Barcelona y Madrid), que en esta ocasión contó con la presencia de  Clara Arpa Azofra como ponente sobre un tema que está en todas las agendas como tema prioritario: la sostenibilidad y la necesidad de transformación del modelo de producción y el modelo de consumo. Tenemos una década para culminar el cambio.

Hemos tenido la oportunidad de escuchar y debatir con Clara Arpa acerca de los retos y las oportunidades que supone la Agenda 2030, unos retos que nos afectan como profesionales, pero también como ciudadanas y como personas. Clara es presidenta de la Red Española del Pacto Mundial y consejera delegada de ARPA Equipos Móviles de Campaña. La sostenibilidad es un objetivo constante en su trayectoria profesional.

Clara y Nuria

Clara Arpa y Nuria Chinchilla en la sesión

En su intervención nos ha trasladado la imperiosa necesidad de promover la transformación del modelo productivo y del modelo de consumo. La realidad es que el nivel actual de consumo de recursos y de generación de residuos es incompatible con la sostenibilidad a medio y largo plazo. El paso de un modelo de crecimiento lineal a uno circular implica, entre otras cosas, la drástica reducción de los residuos: no se trata de reciclar (economía lineal) sino de evitar los residuos (economía circular).

Para avanzar en esta transformación es imprescindible que todos y cada uno de nosotros asuma su papel en el cambio: como directivos, como productores, como consumidores o como ciudadanos. Incluso en la familia, es nuestro deber transmitir esta nueva concepción, especialmente del consumo.

«NO DEBEMOS CENTRARNOS EN LA RIQUEZA QUE GENERAMOS, SINO EN CÓMO GENERAMOS ESA RIQUEZA»

Las dificultades son evidentes. Por una parte, el coste económico de la sostenibilidad, especialmente para PYME y autónomos, que pueden ver comprometida su posición en el mercado, en términos de competitividad. Por otra parte, y este es un factor determinante para nuestra ponente, el convencimiento personal de cada uno de nosotros, en especial de quienes toman decisiones en las empresas.

Todos tenemos tareas por acometer ante el reto de la sostenibilidad. La más importante, la que engloba a todas las demás, es sin duda incluir en nuestras decisiones estos criterios, priorizar el largo plazo sobre el cortoplacismo. Nos va mucho en ello. A nosotros y a los que vendrán detrás de nosotros.

Os dejo aquí el vídeo de esta sesión tan inspiradora

 

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Mujer, ciencia y liderazgo

La presencia de mujeres en el ámbito científico continúa presentando un desequilibrio importante en España y en el mundo. ¿Por qué las mujeres se mantienen alejadas de este ámbito? ¿Son frenos externos o internos los que dan lugar a esta situación?¿Cómo podemos impulsar y apoyar a las jóvenes científicas? Hemos abordado esta cuestión en el primer I WiL Networking Lunch del curso 2022-23 (20/9/2022), con la presencia de una gran conocedora del tema, María Iraburu, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular y rectora de la Universidad de Navarra.

Nuria Chinchilla y María Iraburu

Según datos de la ONU, menos del 30% de investigadores científicos son mujeres. En nuestro país, las mujeres ocupan el 25% de las plazas de catedrático de universidad y profesores de investigación en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las diferencias comienzan en las fases más tempranas de la educación y se ponen de manifiesto en la elección de estudios superiores. Los datos hablan por sí solos: la infrarrepresentación femenina en los ámbitos científico y tecnológico es un hecho.

Mujer científicaDesde una perspectiva autobiográfica, María pone sobre la mesa experiencias en primera persona que le han llevado a descubrir los techos de cristal en la trayectoria científica de las mujeres, comunes a otras disciplinas y ámbitos profesionales. Sin embargo, considera que los enemigos más difíciles de vencer son internos, los sesgos y falsas creencias internas, los techos de cemento. La inseguridad y el perfeccionismo característicos del tan común síndrome de la impostora son obstáculos al desarrollo de trayectorias profesionales exitosas en el campo de la ciencia y la tecnología para muchas mujeres (más información, aquí).

La complejidad de la persona, sus decisiones y su comportamiento, nos lleva a huir de explicaciones simplistas. Más bien estamos ante un fenómeno multifactorial en el que los factores educativos, sociales y familiares tienen un peso importante. Contrastado el diagnóstico con datos y con la propia experiencia, lo relevante es apuntar e implementar soluciones para producir ese cambio tan necesario. En este punto, María apela de nuevo a la necesidad de actuar en diversos frentes, puesto que las causas del problema son también complejas.

El mentoring de las jóvenes que inician su trayectoria en los campos de la ciencia y la tecnología es una herramienta muy útil. Ofrecer referentes reales y asesorar desde la experiencia ayuda a generar autoconfianza. En esta línea, María ha impulsado la iniciativa Women for Science and Technology, dirigida a la visibilización de la mujer en la ciencia y a fomentar carreras científicas de alumnas de grado y posgrado de áreas STEM. Desde la universidad, los centros de investigación y las empresas, esta labor de visibilización puede producir un efecto llamada entre las más jóvenes, atrayendo y despertando vocaciones científicas ya en la escuela.

La perspectiva y las soluciones comentadas en esta sesión no son de exclusiva aplicación en el terreno científico o en el tecnológico, sino que pueden generalizarse para todos los terrenos profesionales. La visibilidad, el networking y el mentoring son instrumentos necesarios para ganar autoconfianza y dejar a un lado esos frenos internos, los techos de cemento, que en tantas ocasiones boicotean la trayectoria profesional de las mujeres.

Tras la intervención de María Iraburu mantuvimos un coloquio en el que algunas asistentes plantearon cuestiones muy interesantes. Aquí os dejo el video completo, para que podáis disfrutar de esta primera reunión de nuestro I WiL Networking Lunch. En breve publicaremos el calendario programado para el resto del curso que, como sabéis, y como gran novedad, alternaremos entre Madrid y Barcelona (presencial/online). 

Link al video

Sobre la ponente

María Iraburu es la tercera de cinco hermanos. Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra. Realizó una estancia post-doctoral en el Centro de Investigaciones Hepáticas del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York (1993-1996). En el curso 2018-19 realizó el Programa de Alta Dirección de Empresas (PADE) del IESE de la Universidad de Navarra.

En el año 1996 se incorporó a la Universidad de Navarra. Desde entonces, ha compatibilizado su carrera investigadora con la docencia y el gobierno universitario. Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, ha impartido docencia en las facultades de Medicina y Ciencias, de las que también ha sido vicedecana. Ha ocupado diversos cargos en el Rectorado de la Universidad de Navarra: vicerrectora de Alumnos (2005-2012) y vicerrectora de Profesorado (2012-2022). Es miembro de las comisiones de profesorado y asuntos académicos y de estudiantes de esa universidad.

El 14 de diciembre de 2021, el gran canciller, monseñor Fernando Ocáriz nombró a María Iraburu nueva rectora de la Universidad de Navarra. ​ La toma de posesión tuvo lugar el 10 de enero de 2022.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas