¿Por qué buscar la excelencia en las organizaciones?

«Siete de cada diez empleados españoles no se sienten felices en
su trabajo. Además, seis de cada diez no recomendarían su propia
empresa a un amigo. Los bajos niveles de identificación y compromiso
de los trabajadores son la principal causa de la insatisfacción.»

El informe Excelencia y Valores. Claves para la sostenibilidad social y empresarial, elaborado por mi colega del IESE, la profesora Mireia de las Heras, directora del International Center for Work and Family (ICWF) del IESE, que iniciamos hace 20 años- junto a la empresa de recursos humanos Eurofirms–, ha evaluado la calidad  en las organizaciones que, según el modelo antropológico de Juan Antonio Pérez López (antiguo Dean del IESE en los años 80), se mide valorando las tres dimensiones que comprenden la excelencia en las organizaciones:

Eficacia + Aprendizaje  + Identificación

Estas tres cualidades se necesitan y entrelazan, y no sirven aisladamente: «La eficacia, sin aprendizaje ni identificación, podría ser
un negocio “de pelotazo”, de especulación, brillante. Pasajero. Efímero. Y podría crear externalidades muy negativas en su entorno. El aprendizaje sin eficacia ni identificación podría crear una escuela de técnicos, e incluso de directivos, de la que otras empresas se beneficiasen, pero su incapacidad de ofrecer un bien o servicio adecuado (si no es eficaz), acabaría minando sus oportunidades y haciéndola insostenible en el mercado. La identificación, sin eficacia ni aprendizaje, acabaría por generar un equipo de compañeros, que confían unos en otros y en el fin del grupo o equipo, pero que no son sostenibles en el medio/largo plazo, puesto que ni aprenden ni ofrecen un bien o servicio adecuado, de calidad, que satisface una necesidad en el cliente».

Algunos datos reveladores

  • Más del 80% de los encuestados odia o tiene aversión a los lunes.
  • Más del 80% de los encuestados cree que, en sus empresas, la gente enferma por estrés.
  • El 28% de las organizaciones son consideradas como «excelentes» por sus propios empleados.
  • El 70% de los trabajadores lo da todo en su lugar de trabajo.
  • Solo un 48% de las empresas tiene un grado de calidad intermedio.
  • Un 65% de hombres y un 60% de mujeres (con contrato indefinido) piensan que su empresa no contribuye positivamente a la sociedad.
  • Hay un 24% de empresas con una calidad «deficiente».

Según se deriva del estudio dirigido por la profesora Las Heras, las claves para revertir la situación son:

  • Salario justo.
  • Motivación y aprendizaje.
  • Entornos de trabajo saludable.
  • Identificación con el propósito y misión de la empresa.
  • Contribución a la sociedad.

Miquel Jordá, director general de Eurofirms Group, empresa líder en RRHH, afirma que es necesario redefinir el propósito de las empresas para beneficiar por igual a las cinco partes interesadas: trabajadores, clientes, proveedores, comunidades y accionistas.

El estudio realizado se ha llevado a cabo encuestando a más de 6.000 personas de entre 18 y 71 años, un 45% de ellos con una media de 2 hijos (en el caso de las mujeres) y 1,56, en el de los hombres). Algunas de las preguntas formuladas:

«Las personas que trabajan en mi empresa, ¿están en mejores condiciones para seguir aportando a su familia, a la sociedad o a la empresa?»

«Mis clientes, ¿ven solventada una necesidad tras haber utilizado mi bien/servicio?«

En el estudio se afirma la dificultad de definir qué es excelencia, si bien lo contrario es mucho más fácil: «Una empresa tóxica es aquella que genera empleados que enferman de estrés, (…) que ofrece un mal servicio a los clientes, (…) que poluciona el medio ambiente, (…) que ofrece servicio de poca o nula calidad que pone en riesgo a los que los consumen.»

El estudio incluye un Glosario que acoge términos como  #OdioLosLunes, #PeopleFirst, #LoDoyTodo o #BeHealthy. Este último se refiere a la presencia del estrés generado por las empresas en el territorio nacional, y los datos del estudio nos muestran un panorama no muy positivo. Los mejores entornos para trabajar con mínimos de estrés son las industrias del transporte, la construcción, la automoción, la electrónica y la química, el petróleo y el gas. Los peores, la administración central y local, la industria textil, del calzado y confección, de software, de producción/distribución de energía o agua, la consultoría y la publicidad y medios.

La prof. Mireia las Heras, junto a Miquel Jordá y David Tomás

Ayer se celebró en IESE una sesión del Alumni Learning Program donde la prof. Las Heras presentó el Estudio, junto con el citado Miquel Jordá (Eurofirms) y David Tomás, co-fundador de Cyberclick, las dos empresas referentes que presentaron sus experiencias para lograr la excelencia en su actividad profesional.

David Tomás enumeró los 5 pasos para crear una empresa excelente que aplican a diario en Cyberclick: valores y cultura empresarial; equipo A, en referencia a la popular serie de TV de los 80, donde cada miembro del equipo no podía ser más diferente del otro, pero todos juntos sumaban y aportaban lo necesario; sin jefes pero con «Gefes«= gestores de felicidad; propósito y, por último, democracia.

Por su parte, Miquel Jordá definió su modelo de gestión por valores humanísticos, en un entorno de libertad. El lema de la empresa, People First, se aplica poniendo lo primero a las personas, que viven el mayor nivel de compromiso (lo más importante para Jordá), lo que genera la mejor actitud para mantener elevada la motivación. Todo ello lleva a conseguir clientes satisfechos, trabajadores motivados y un equipo feliz. En su conjunto, una gran ventaja competitiva. Definió sus valores como responsabilidad, respeto y transparencia. Al final, todo lo anterior les permite no poner objetivos, no controlar a las personas, no pagar variables (porque pagan un buen salario), facilitar la autogestión y la estructura poco o nada jerárquica, basada en la colaboración.

Para finalizar la sesión, un último consejo:

David Tomás: «Empieza mañana mismo a mirar lo positivo de cada miembro de tu equipo».

Miquel Jordá: «Todos podemos sonreír«.

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

2 Comentarios

  1. Daniel Altimiras

    Gracias Nuria, Mireia y a todo el equipo de Eurofirms, analizaremos con detalle el estudio para aprender e intentar mejorar el entorno que nos rodea, aunque debo reconocer que cada vez cuesta más (no defallecemos, no….) y las presiones externas recibidas te lo ponen cada vez más dificil (normativas que no aportan valor, competencias incomparables, malas praxis de otros empresarios, aprovechamiento de las debilidades del sistema por algunos compañeros, etc), quizás llega un punto que es necesario actualizar y ser disruptivo en el modelo de negocio…
    Que tengáis un gran fin de semana

  2. interesante , bueno si de 7 de cada 100 no se siente feliz , en realidad yo no he conocido alguien que sea feliz en su trabajo interesante estudio , la otra pregunta es por que odiamos tanto los lunes ( yo creo es por que empezar de nuevo todo el mismo trbajo otra vez) . creo que sin las empresas u organizaciones pongan mas fuerza en las motivaciones y el aprender y evitar siempre hacer lo mismo siemrep es la clave . interesante articulo lo disfrute leer

Envía un comentario

Entradas recientes