Generación ni-ni: un problema sistémico

Este pasado sábado, 6 de febrero, el diario Expansión publicó el artículo “Generación ni-ni” escrito junto a mi colega Maruja Moragas. Como veis, seguimos pensando sobre este tema multicausado y que tanto preocupa a nuestra sociedad.

Los sociólogos se refieren a los jóvenes que ni estudian ni trabajan como la Generación ni-ni. Los padres son la principal causa de los problemas de inserción laboral que tienen estos chicos. Pero ¿quién se ocupa de los padres? Muchas familias están solas, sin que nadie las ayude.Vivimos en un ecosistema en el que todo afecta a todo. La familia no es la única responsable. Lo que la rodea, escuela, empresas, sindicatos, Gobiernos y medios de comunicación, tampoco la ayudan y son responsables del hundimiento de muchos jóvenes. [Leer el artículo completo].

Recibe el blog de NCH en tu buzón

18 Comentarios

  1. Hola Nuria, una vez más tocando la fibra sensible.
    Es cierto que la familia no es la única responsable de esta generación ni-ni, aunque es una de las mayores responsables.
    Es cierto que en el colegio, por ejemplo, no te lo ponen nada fácil, cuando se supone que los alumnos deben llevar un uniforme y deben cumplir una serie de normas, donde comenzando por los padres, continuando por los profesores y terminando por la misma dirección del colegio hacen la vista gorda tanto a las normas de uniformidad, como a las de comportamiento. Y tú tienes que luchar con tus hijos, no solo para que acepten las reglas del juego, sino para que obvien que otros no las acepten y que los responsables de este juego no las hagan cumplir.
    Aquí todo el mundo mira hacia otro lado. Esto hace más difícil aún la labor de los padres. Mis hijos mayores de 11 y 8 años ya comienzan a querer mostrar sus señas de identidad en el colegio, sobretodo la mayor. Quiero llevar este gorro, quiero llevar botas, quiero la falda más corta, quiero el pantalón corto de deporte más largo… el caso es llevar la contraria. Es una pelea diaria que se hace más dura cuando argumentan “pues mi amiga fulanita lo lleva así y no le dicen nada”. Es el momento en el que apelas a las normas sociales, a los valores morales para explicar que no todo lo que hacen los demás es correcto por mucho que lo apoye una mayoría de personas. Es el momento de decirles, que por mucho que uno robe a escondidas de las autoridades y consiga que no le pillen, el hecho de robar ya es un delito y está mal porque genera un gran daño en la persona robada.
    Pero esto es una lucha diaria. Luchas con la comida, con el tiempo que tienen para comer, la actitud que deben tener en la mesa, que deben comer de todo. Luchas con los deberes, que los tienen que llevar al día, que la presentación debe ir limpia, que deben ser constantes. Luchas con su higiene personal. Luchas que el orden de su habitación. En mi caso, lucho con sus normas de seguimiento médico… y luchas y luchas y te cansas de luchar.
    Afortunadamente, somos dos en la educación y nos vamos relevando en el papel de ogro y cuando uno tira la toalla, el otro toma el relevo y así vamos lidiando.
    No es fácil ni gratificante a corto plazo, la constancia en esta lucha.
    Cuando el padre y la madre trabajan, llegan cansados a casa, con ganas de desconectar del trabajo y muchas veces de desconectar en general… y ¿con qué fuerzas te enfrentas a esta lucha tan necesaria para nuestros hijos?. Muchas veces dejamos pasar, hacemos la vista gorda, preferimos ordenar sus cuartos antes de echarle un día más la charla, les dejamos comer de cualquier manera y les preparamos con mayor frecuencia aquellos platos que sabemos que devorarán con gusto… No es lo correcto, pero es que nuestro cuerpo no da más de nosotros mismos.
    Yo siempre he sido muy activa, en el trabajo y en la vida personal. Después de varios años llevando un ritmo agotador, precisamente en parte por este agotamiento, y por un gran problema familiar que tuve terminé con una depresión que me ha llevado unos cinco años superar. Durante algún tiempo tuve que dejar de trabajar y desde hace unos 3 años me incorporo a la vida laboral pero no al ritmo que lo hacía antes. Mi salud no me lo permite y es que el cuerpo es sabio.
    Necesito trabajar, porque me oxigena, me alimenta, me da energías para vivir con mayor alegría, me siento útil, entera, realizada.
    Mis hijos me necesitan a mi al 100%. Así que, aunque muchos días hecho algunas lágrimas porque me gustaría tener más cantidad de trabajo, lo cierto es que la calidad de la dedicación a mis hijos es infinitamente mejor. Estoy más pendiente de sus estudios, las comidas que les preparo son mucho más completas, cuido con menos agobios de sus revisiones médicas y por supuesto, cuento con el apoyo firme de mi pareja, que para mi es esencial. Pero vivo con la sensación de llevar las riendas de la vida y la educación de mis hijos.
    No sé que serán de ellos el día de mañana, yo creo que estoy sembrando en tierra fértil y estoy abonando con lo mejor que voy encontrando. Espero no perder esta constancia y que el mundo exterior no me lo ponga excesivamente difícil.

  2. España es un adolescente, que nunca conoció a su abuelo porque murió en una guerra hace mucho tiempo, que tuvo un papá muy duro que falleció hace ya un par de años, al que mola mucho todo lo que no toca, y que últimamente está descubriendo que la realidad existe.

  3. Hola Nuria,
    Es un tema realmente preocupante. Mis hijos son pequeños aún y siempre pienso que lo peor que podría pasar es que no sepan ser seres humanos desarrollados, cívicos, responsables en el futuro. Claro que la educación formal y familiar son imprescindibles y creo que metafóricamente hay que tomar el crecimiento y desarrollo como una cuenta bancaria: hay que depositar algo pequeño cada día para que haya algo mas grande en el futuro.
    Nos vemos!

  4. soy un nini pajero y miserable y pertenezco a la categoria social jodde: joven desempleado drogadicto español. tengo aspecto de gordo lunatico insalubre, vivo con mi madre, solo abandono el domicilio por la noche, le temo a la luz del sol y a la gente que pulula por la calle, seguro de que por mi solo sienten asco y desprecio, y no les falta razon al sentir eso. mi higiene es pesima y mis horarios han muerto. y la mayor parte del tiempo, cuando me fijo en los aconteceres y la supuesta “naturaleza” del mundo y esta o esa cosa llamada españa me entra una mezcla de escalofrios y vomiteras. la insercion social no mola tanto cuando te insertan en una putisima mierda de sociedad. ya no nos quejamos, ni protestamos, ni nos rebelamos, ni luchamos ni nos esforzamos ni mejoramos ni nos superamos, solo o funcionamos como se quiere que lo hagamos, o nos sedamos como se nos permite en base a nuestros posibles. las unicas ocupaciones que me parecen reales son las “ilegales” (venta de drogas, armas, contrabando) , las artisticas o las bucolicas (para uno mismo y su supervivencia), pero soy demasiado vago para dedicarme a ninguna ellas . prefiero fumarme un porro y ver pasar mi juventud mientras el mundo se va al diablo junto con mi vida. las guerras rugen destruyendo miles de vidas , el planeta se tumoriza y se asesina , todo se mata por un puñado de beneficios. la verdad se compra, se alquila y se diseña al gusto. todo funciona como un casino muy guai y deslumbrante. se sprinta como encocados hacia un precipicio. pero a quien coño le importa? a mi no, desde luego. ya no me creo nada. suelo tener fantasias de revoluciones violentas o apocalipsis ecologicos, mientras paseo entre los cadaveres reventados de aquellos que estudiaron, se esforzaron y obtuvieron sus bonitos ascensos sociomonetarios, con detalles de sus caras de agonia , horror, incredulidad y monstruosa y rota decepcion congeladas en sus rostros muertos y aplastados cuando sus carnes soñadas fueron desprovistas de vida tras el colapso total al que parece que vamos o me dicen que vamos o me invento que vamos por que me conviene para seguir siendo un vago o al que solo voy yo. tengo mil excusas inutiles y falsas. pero la realidad es que es antes que nada culpa mia. deberia salir y buscar alguna mierda de trabajo esclavo o estudiar algun modulo para convertirme en un eficiente robot laboral. o tal vez aprender a ser un trepa de provecho. o hacerme politico. o estrella de la tele. igual asi tengo derecho a meterme en un refugio nuclear cuando estalle la tercera guerra mundial. me paso todo el dia frente a una pantalla. he desarrollado pseudoagorafobia. soy paranoide. no puedo confiar en nada exterior a mi.tengo el cerebro mediofrito o fundido del todo mas alla de cualquier reparacion. se que solo soy una cifra. que mis padecimientos y sufrires, aparte de ser ridiculos comparados con los de miles de millones (se dice pronto LOLAZO) de grandes desgraciados del mundo, solo tienen valor en cuanto puedan generar una necesidad que devore consumibles. si no pago no existo. pagan los pobres con petroleo y recursos naturales valiosos las bombas, miseria, inestabilidad y sofisticados terremotos artificiales que reciben al punto? bonita cosa soñar con la hipoteca y las posesiones materiales, es como luchar por pasar de ser un espectro de carne y hueso a pertencer a “la gente real”. el unico trabajo asalariado decente y respetable que he tenido fue cuando trabajaba en una empresa de reparto de publicidad. andabas, escuchabas musica, ibas de ciudad en ciudad , te daba el sol y veias el cielo. la paga, de risa, pero era saludable. al menos si tenias 21 años y llevabas gorra. aun asi lo deje…queria meterme en el ejercito.o eso me decia, para poder abandonar el unico trabajo que me gustaba, supuestamente para jugar a los mercenarios, ver mundo, aprender cosas utiles en un mundo progresivamente mas chungo. pero a eso no se juega, se hace de verdad. en realidad solo queria fumar porros tirado y encerrado en mi cuarto. el ejercito es la unica fuente de empleo verdaderamente viable en estos tiempos. matar no-blancos, no-europeos y no-alineados con la otan. fuera del empleo militar que las continuas guerras generan, en que beneficia la participacion de españa en las guerras de supremacia primermundistas? generan los españoles que mueren en afganistan el empleo que tanto desea la poblacion nacional? ah, claro, es que son soldiers profesionales. total, que importan esos paganos, si con su muerte o la tuya te puedes sacar mil euros frescos. es desviarse mucho empezar a divagar? debo ceñirme a la problematica de los nini? va a dejar la sociedad de ser la misma chapuza psicopatogenica y absurda si hago una cosa o la otra? me dejo de tonterias , me pongo proactivo, dinamico, emprendedor , pierdo peso, me adecento, y me meto a chapero, narcotraficante, soldado o enterrador? donde hay un modulo guapo de enterrador? mas noble y decente seria dedicarse al porno o ser proxeneta bueno y honrado (sic) o puto directamente antes que peoncillo robot de cualquier ultramegacorporacionhipernacional de esas que tienen de peoncillos tambien a (todos los) presidentes,(todos los) gobiernos o (todos los) medios de comunicacion.por ahora sigo desarrollando excelencia en mi master de pereza y estancamiento letal. pero algun dia las condiciones me forzaran a ser peoncillo, una modalidad minimamente mas “sofisticada” del parasito que soy ahora, y tal vez me meta en el ejercito. y tal vez vea estallar la 3 guerra mundial y muera vergonzasamente en aras de los beneficios de los grandes indices bursatiles del mundo. o tal vez en el macdonalds o el alcampo. tanto da, da lo mismo. todo por el dinero. amo a ese bastardo encantador. con el puedes construir la realidad. ojala tuviese un monton de fajos de billetes de 500 euros lo suficientemente grande y solido para poder tener relaciones sexuales con su masa amorfa y valiosa, mas valiosa que toda mi vida. obtendria la consagracion existencial del moderno ser humano y ya podria dejarme morir en paz sin ningun sentimiento de culpa. gracias, gran hermano, gracias , mundo feliz, gracias santo henry ford, he aprendido finalmente a dejar de preocuparme y amar la bomba.

  5. lo mejor de todo es que sigo siendo un privilegiado de primera

  6. Me parece bien que se clarifique que esta situación tiene diversas causas, unas más influyentes que otras.
    También sería bueno diferenciar a los jóvenes “que ni estudiann ni trabajan” porque no les es posible, de los que verdaderamente pertenecen a esta “generación ni-ni”, porque ya les está bien, están cómodos con la situación o simplemente no tienen ningún interés en nada. Mi hijo forma parte de éstos. No tiene aspiraciones de futuro, de cambio, de nada en definitiva. Con sólo 18 años. Muestra una pasividad i apatía con la que no puedo luchar. Me siento impotente. Ya he tomado todas las medidas posibles, sin internet, sin paga, sin mòbil, no tiene nada más que le pueda quitar…
    Bien. Creo que ya hemos sentado en el banquillo de los acusados a los presuntos culpables. Ahora que castigo se les impone? O mejor aún, ¿cómo hacemos para solucionar el problema que hemos creado? Ha llegado el momento de la acción y dejarse de lamentos.

  7. NI, NI…..la generación de los Ni, Ni..Esta tarde, en la calle, después de leer en tu blog, me encontré con un padre separado, pero NI amargado, NI peleado con su mujer….estaba preocupado por la edución de sus hijos y me dijo. Munca imaginé que era tant difícil educar…pero estaba trabajando en ello…Hay que educar a los hijos, pero primero se necesita una escuela para padres…aunque la primera escuela de formación siempre será la família…Yo quiero ser optimista…tenenos nuchas familias desestructuadas que deseducan…pero tenemos miles de familias que se sienten reponsables y entre todos debemos ayuadarlas a mejorar este estadio decisivo para el futuro del mundo. Una abrazo. Josep

  8. Estimado el shitty
    No sé si es verdad todo lo que has escrito en tu comentario….pero reflejas muchas vidas reales que caminan a nuestro lado. Jesús dijo. Venid a mi todos los que estáis cansados y agoviados y yo os aliviaré y encontraréis vuestro descanso— a lo mejor tienes vocación religiosa y nos has parado mientes en ello—-. Un abrazo. Josep

  9. Hola,
    Me llamo Leonor Solé y trabajo como rrhh en una pequeña empresa informática de Barcelona. Los perfiles que hasta ahora hemos buscado más son precisamente jovenes ingenieros informáticos y hay que decir que la generación ni-ni esta presente. No lo llevaría tan al extremo como dice en el artículo, por suerte no todos son así… Yo misma tengo 24 años y ya hace 3 que trabajo, son muchos los chicos que han venido a hacer pruebas y al contrario de lo que decimos en la generación ni-ni tienen aspiraciones demasiado altas (salen de la carrera y ya pretenden dirigir equipos de trabajo, tener un sueldazo y exigir horarios intensivos y no hacer las pruebas de selección).
    También es verdad que en esta sociedad hay mucha gente que le cuesta dar el paso de trabajar, se creen demasiado jovenes para decidir su futuro y saben que jamás estan en la situación de poder disfrutar la vida sin ningún tipo de problema…
    Pero también es verdad que la situación económica actual tampoco permite grandes logros, muchos acaban la carrera y tampoco encuentran trabajo y prefieren continuar su formación en idiomas o masters.
    Yo soy la primera que me quejo muchas veces de la poca formalidad de los recien insertados en la vida laboral, como también de las pocas ganas de trabajar que tienen, pero no todos los jovenes somos así. Muchos jovenes que trabajan en mi empresa no saben valorar lo que les aporta, quejarse es muy facil pero no te aportan ninguna solución… Y cada vez más tendimos a reeducar algunos valores siendo cada vez más exigentes con ellos, y bueno todo y que muchos no aguantan dicha exigencia, una vez fuera se dan cuenta de lo que han perdido, en eso estoy de acuerdo con el artículo, aunque creamos que no es nuestro trabajo reeducar los valores, es algo que nos toca hacer, somos parte de la sociedad y rrhh debe adaptarse a lo que viene… así que no nos queda más que pensar en ser más exigentes y aprender a serlo, rompiendoles la sobreprotección que hasta ahora tenían.

  10. Gemma González

    Soy profesora de Secundaria y Bachillerato desde hace veinte años. A lo largo de mi vida profesional he podido observar el cambio tan preocupante que se ha producido en los adolescentes y jóvenes. De chicos inquietos y con ciertas ganas de aprender hemos pasado a personas acríticas, que creen saber de todo y no saben nada. El desprecio por el aprendizaje se ha generalizado alarmantemente. ¿Para qué estudiar si con un “clic” se puede acceder a un montón de información? Lo que no entienden es que no hay bastante con recibir información sino que también hay que procesarla y analizarla: hacerla tuya. Tenemos en nuestras aulas seres amorfos, salvando contadas excepciones. Y, tristemente, esas excepciones son sistemáticament maltratadas por un sistema educativo que no busca la excelencia sino la mediocridad. Desengañada pero no desmotivada, como muchos de mis compañeros tan injustamente tratados por esta sociedad desde siempre, intento cada día transmitir a mis alumnos el gusto por aprender, por relacionar conocimientos, por deducir consecuencias… Cuando logro encender la curiosidad en alguna de esas cabezas me siento recompensada. Seria bueno colgar en las aulas el grabado de Goya donde aparece ya anciano, caminando dificultosamente apoyado en un bastón y con un lema que dice ” …y aún aprendo”

  11. Hola Nuria. estoy haciendo un trabajo para la universidad sobre la Generación nini. me gustaría que me asesoraras. concretamente sobre centrado en el c ontexto escolar y familiar.
    gracias.

  12. […] han sido los comentarios a nuestro primer post sobre la Generación ni-ni que ayudan a descubrir luces, sombras y nuevas aristas del problema. He leído muchos comentarios […]

  13. Alberto Masó Portabella

    Ciertamente un problema muy común y que nadie se atreve a ponerle “el cascabel al gato” porque los principales responsables somos – no solo los padres- sino los adultos, que no ejercemos como tales: no educamos en los hábitos y referentes que necesitan para integrarse socialmente.

    Nuestro punto de vista lo ilustramos con ejemplos y anecdotas en nuestro libro “¿Mi hijo? ¡Ni caso!”, que aunque todos los profesionales que se lo han leido nos felicitan, no encontramos editoriales que se atrevan a publicarlo. Se puede adquirir On – Line en la web: http://www.familiayamor.com

    Saludos.

  14. hola que tal pues mira estoy haciendo un reporte para mi inche clase de informatica sobre tu inche generacion nini y quier que me asesores o me des mas ideas de como esta formada esta generacion y los problemas que ha traido.

    jesus no tiene nada que ver con esto.

  15. no mames JOSEP!!!

  16. y los vagabundos no tienen nada que ver con esto? §§↨♥♥♥3♥666♠♠♠♣♣♦11112222☻♫☺♫§)♫♫

    no los afecta la gravedad :S

  17. aa iia mamaste shitty como qke matadito un cosa es nini y otra cosa eres thu!! no mames pendejo che matadito qkiero ver qke haces tu por mejorar estha mamada

    josep la neta si chingas a tu madre!!!

  18. Hola a todos, a los ni-nis y a los no ni-nis, tengo 50 años, he crecido en una generación de no ni-nis, no porque fuéramos mejores, sino porque no nos lo hubieran permitido.
    Mis padres me educaron para trabajar. Si quería estudiar me lo tenía que pagar yo y en mis tiempos era muy difícil.
    Era una chica y te preparaban para trabajar o casarte y llevar una casa. Era lo importante, no había otra salida.
    Vivía en un pueblo y estudiar en la universidad implicaba desplazamientos que no estaban dispuestos a proporcionarte, y independizarte era aún más difícil, imposible, eras una chica y no podías irte sino era casada.
    En mi caso tuve suerte y se preocuparon de que pudiera tener un buen trabajo de administrativa, otras solo podían optar a casarse y tener hijos.
    Trabajo desde los 14 años, me casé a los 21 y se me dobló la jornada (mi ex-marido no creía en la igualdad femenina) no dejé de trabajar nunca para mantener mi (maltratada) independencia, tuve 2 hijos, me divorcié y sigo trabajando.
    Tengo una hija NO NI-NI, estudia y trabaja y colabora en casa y un hijo NI-NI, que no tiene ni idea de lo que quiere hacer con su vida, la ley del mínimo esfuerzo, llevo 4 años sufriendo y luchando porque no deje de estudiar o que busque trabajo.
    Los he educado igual, inculcándoles los valores de la responsabilidad, el esfuerzo, la gratificación de conseguir algo en la vida.
    Pero sé que son diferentes, que he fallado, que lo que a uno le ha funcionado, al otro no, que le ha faltado cariño.
    A los NI-NI los perdemos en la lucha diaria de la vida, necesitan mucha atención y no se la damos, creo que tenemos lo que sembramos y estamos perdiendo la familia, ya no tenemos tiempo para los niños, los dejamos en la guarderia, con los abuelos, con la canguro, en clases de inglés, en taekondo, en repaso, en… dónde sea para poder trabajar más nosotros.
    Cuando yo era pequeña, mi madre trabajaba y tampoco tenía tiempo para un beso, un abrazo, una caricia, una sonrisa, estaba cansada… yo me he esforzado pero tampoco he podido…
    Los ni-ni, son ni-padre, ni-madre.
    Tenemos casas, coches, vacaciones, ropa, tele, lavadora, pero no tenemos tiempo para los niños, el marido, los abuelos…
    Esto no ha hecho más que empezar… nos estamos equivocando,
    Cada vez somos más cultos, más inteligentes… pero más inhumanos.
    Sociedad de consumo que nos devora…el poder de don dinero.
    Estos niños están diciendo a gritos que no quieren colaborar en este sistema. Necesitan una reeducación.
    Nadie quiere ser así, ellos no tienen la culpa. Somos nosotros los que no hemos sabido hacerlo o no nos han dejado.
    Por favor ayudénlos, no los hundan más.
    Hay que cambiar la sociedad y volver a los valores que tenía antiguamente una familia: amor, mucho amor.

    Me casé y

Entradas recientes