Error grave llamar matrimonios a uniones gay

También en México los medios de comunicación están sesgados. El contenido de mis dos sesiones en el Congreso Mujer, Familia y Trabajo (MUFAT 2010) no hizo referencia en ningún momento a la homosexualidad, porque no era en absoluto un tema del Congreso. Sin embargo, al finalizar el mismo, se acercaron dos periodistas y me hicieron únicamente dos preguntas y precisamente sobre ese tema. Podéis ver aquí el resumen de lo que contesté.

Sin que tengan por qué ser todos tan desgarradores, he aquí el testimonio de una niña que tuvo que vivir con su padre homosexual: sus vivencias, sus miedos, sus silencios y el difícil proceso de perdón para superar tantas vejaciones y carencias.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

16 Comentarios

  1. Hace unos años, en plena efervescencia de la campaña a favor del matrimonio gay (?) en España descubrí el libro de Dawn y contacté con ella por email. Indiqué que una edición en español de su libro sería una interesante aportación al debate que entonces estaba aconteciendo aquí. Creo que hizo algún intento de buscar editor, pero no ha debido tener éxito. Su testimonio, en cualquier caso es un interesante contrapeso a los Telediarios de la 1, que periódicamente emiten reportajes sobre las nuevas familias, mostrando a parejas de lesbianas con hijos felices, homosexuales del alto nivel que desean adoptar, y, como colofón a una familia tradicional y numerosa, con los niños peleándose a la hora de comer.Viendo estos reportajes, las únicas familias desestructuradas son las llamadas tradicionales. Historias como la de Dawn, para el pensamiento autoritario y políticamente correcto (básicamente, son sinónimos) parece que son leyendas urbanas propagadas por fachas sin corazón.

  2. Ayer tuvimos como ponente en la sesión del women’s lobby del IESE en Barcelona a Mercedes Aroz, la senadora más votada de España que fue militante del PSOE y con cargos directivos durante más de 30 años. Fue cuando empezó la movida de la ley de los mal llamados “matrimonios homosexuales” donde percibió el giro hacia un marxismo radical, totalmente alejado de la ley natural y de la verdadera justicia social, lo cual le llevó a dejar su escaño y apartarse de su partido.

  3. Jose-Pedro Martinez

    La verdad es que me parece bien que cada uno pueda ejercer su libertad, y hablando de este tema, su libertad sexual. Claro, eso siempre que no afecte a terceros inocentes. Todas estas cuestiones, y aún dentro de mi respeto hacia todos los homosexuales-lesbianas, me parece fuera de lo natural. Como ya preguntaba en una reunión informal de amigos un día: ¿acaso, os habéis encontrado alguna vez un par de leones homosexuales? Habrá que estudiar el caso.
    Pero siempre me he preguntado cuál será el resultado que tendremos en España dentro de 20 o 30 años cuando tengamos una clase social proveniente de una educación sin madres, o sin padres. No solo eso, sino con dos padres o dos madres. Como bien he dicho antes, totalmente contra natura.

  4. Cristina Álvarez

    Nuria, realmente fue un auténtico placer asistir a la ponencia de Mercedes Aroz y poder escuchar su coherente y ejemplar testimonio, máxime cuando la coherencia se hace tan cara de ver. Muchas gracias a ambas.
    Asimismo, me gustaría comentar otro destacado ejemplo de coherencia: de entre las múltiples ocasiones en que he oído argumentar en contra de la adopción por homosexuales, una que me impactó especialmente fue la que oí a un homosexual, leal colega, ya retirado de la profesión, por quien tengo un gran aprecio y respeto. Él se refería a que jamás podría estar a favor de este tipo de adopciones porque, entre otras muchas razones, lo entendía como un acto egoísta que conducía a privar a ese niño del que para él había sido un referente esencial en su vida: el amor incondicional de la madre.
    Y es que, hablando de derechos, lamentablemente, justicia y legalidad no siempre van de la mano. Incluso, a veces, chocan de frente golpeando al más débil.

  5. las personas que defienden la institución del matrimonio también para homosexuales y lesbianas, dicen que el matrimonio es “algo artificial” que ha inventado la humanidad y por qué no extenderlo también a este colectivo.

  6. Todas estas cuestiones, y aún dentro de mi respeto hacia todos los homosexuales-lesbianas, me parece fuera de lo natural. Como ya preguntaba en una reunión informal de amigos un día: ¿acaso, os habéis encontrado alguna vez un par de leones homosexuales? Habrá que estudiar el caso.

  7. Ricardo Santiago

    el verdadero problema de la Sra.Dawn era que su padre llevaba una vida perdida y disoluta o que era homosexual?
    si su padre hubiera tenido la misma actitud pero con señoras de dudosa reputación y totalmente ajenas a cualquier sentimiento cercano al cariño, estaríamos hablando de lo mismo?

    creo que confundir continuamente la homosexualidad con el vicio y la vida pendenciera no es honesto, sería como si nos tratasen a todos los heterosexuales (normales dirían ustedes) como mujeriegos, bebedores, viciosos y qué sé yo….

    el mundo evoluciona y sí, también involuciona, pero que dos personas se quieran y deseen compartir un proyecto no debería ser inmoral por mucho que ambas utilizen la misma crema de afeitar o leche hidratante.

    el respeto nos acerca a la convivencia.

    un saludo.

  8. Totalmente de acuerdo con Ricardo Santiago.

    Soy una gran seguidora de diversos libros y estudios de Ustd.Sra Chichilla y he quedado muy sorprendida, muchísimo de semejantes afirmaciones en relación a esta temática.

    Por circumstancias de la vida, yo y mi hermano pasamos muchos problemas en el si de una familia ‘convencional’ y despues de la muerte de mi madre nos criamos en el seno de un hogar homosexual, entre dos mujeres. Nunca una educacion tan equitativa, inteligente, responsable, agradable, con tanto amor…y mil adjetivos mas, podria haver vivido en otro ambiente. Mis amigas y amigos siempre han visto con admiración esta estrecha y genial relación familiar, superando en muchos sentidos sus propias experiencias.

    No hay fórmulas científicas para asegurar un ambiente familiar óptimo. Y la homosexualidad, por supuesto, no puede ser el indicativo.

    Deberian analizar mas profundamente los individuos y las realidades familiares por su complejidad y no simplificar de este modo. Este mensaje podria ser perjudicial pudiendo fomentar una visión parcial, simple y prejuiciosa en relación a los matrimonios homosexuales; y esto, amigos, no es justicia social.

  9. Gracias por vuestros comentarios. Oido cocina!!
    Ricardo, yo no he hablado de inmoralidad, sino de no confundir los términos. Matrimonio viene de mater munus (oficio de madre) y tiene que ver con la unión de hombre y mujer abiertos a la vida. Lo otro son pactos de convivencia que, como digo en la entrevista, es como se llaman en Francia, con los mismos derechos.
    Clara, entiendo tu experiencia, que te han dado amor y que eso te ha ido bien. Yo no digo que no puedan querer más unos que otros. Muchas veces son personas muy dedicadas y muy sensibles, pero no por eso dos mujeres o dos hombres pueden engendrar hijos ni pueden sumar gente a la sociedad ni ofrecer modelos complementarios a sus descendientes.Tampoco veas un juicio moral en mis palabras, porque no somos quién, pero no por eso lo otro cambia. Si pudieramos elegir, todos querríamos tener un padre y una madre fabulosos y unidos, aunque no siempre es así, pero no por eso deja de ser lo mejor para todos, empezando por la sociedad…

  10. Nuria, comparto plenamente tu comentario. Yo tengo dos hijos. Si cuando eran pequeños se hubieran quedado huérfanos y la alternativa de adopción hubiera sido una familia como la que describe Ricardo, formada por dos mujeres, frente a una familia formada por hombre y mujer, pero desestructurada en sus afectos, hubiera preferido que mis hijos fuesen criados por una familia como la de Ricardo. Pero como bien dices, debemos aspirar a lo mejor para todos. Y a pesar de la propaganda de diversos lobbys, estudios realizados sin ojeras ideológicas por prestigiosas universidades laicas de diferentes países (en España estos estudios son tabú desde hace 6 años), señalan una mayor prevalencia de violencia doméstica en parejas formadas exclusivamente por mujeres, una mayor propensión a tener diferentes parejas entre gays y lesbianas y un desajuste importante en la adolescencia para los hijos e hijas criados en este tipo de entorno. Os remito al libro que señalo en la primera entrada. Todo lo anterior en modo alguno prescribe que las algunas parejas del mismo sexo puedan ser excelentes progenitores, al igual que en las llamadas familias tradicionales puede cultivarse relaciones familiares neuróticas.

  11. Ricardo Santiago

    gracias por responder, me encantó ese “oido cocina” 🙂
    sólo matizar que mi familia no era homosexual, era una familia tradicional y feliz, de padre+madre, hijos, abuelos…etc

    la verdad es que la velocidad que lleva la evolución en las relaciones personales hace complicado adaptarse sin más.

    hace menos de 40 años las mujeres no podían abrir una cuenta bancaria sin la autorización del marido o del padre, por no hablar, y que por favor no suene a demagogia porque no quiere serlo, lo que “aceptábamos” como “normal” milenios atras y que recoje la biblia (poligamia, yibbum…etc) y que abandonamos siglos después.

    los referentes son importantes.
    el amor, el respeto, el cariño, el cuidado, la entrega a los demás, los valores.
    todo esto es importante y desde mi punto de vista no tiene nada que ver con relaciones heterosexuales u homosexuales.
    como los roles hombre y mujer, somos iguales, somos diferentes.
    hoy sabemos planchar, ellas saben colgar cuadros, …tópicos a parte, estamos vaciando de contenido el rol mujer-hombre y llenando el de persona, lo cual no creo que sea malo del todo.

    un abrazo.

  12. Ricardo, dadas las tendencias demográficas de Europa, en un par de generaciones es problable que hayamos recuperdado la “normalidad” milenaria de la poligamia (lo del yibbum lo veo más complicado ya que en Europa hemos dado buena cuenta de los judíos en los últimos siglos) merced al notable crecimiento de la población musulmana. Mientras nosotros, los occidentales encantados de nuestros ombligos, experimentamos con la ingenierías social y el vaciado/llenado de nuestras persona (nihilismo), la población musulmana, según mandato del profeta, se multiplica. Quizás, en un par de generaciones, las nietas de nuestra ex ministra de igualdad lleven velo…y nuestros experimentos sociales sean ya un recuerdo olvidado, quizás denigrado por los mulahs. Espero no haber resultado demasiado demágógico.

  13. Ricardo Santiago

    hola José Luis,
    dos generaciones son 50 años, difícilmente en medio siglo vamos a retroceder a la poligamía (masculina por cierto) o a tener derecho de pernada con la cuñada….
    bromas a parte, no sé ver ni el “experimento” ni el “nihilismo” en mi texto.
    disfrutar de que la relación entre personas por fin sea de igual a igual (algo que no sucedía hace sólo esas dos generaciones que Usted comentaba) o conseguir que dichas relaciones se establezcan dentro de unos valores (yo mencionaba “el amor, el respeto, el cariño, el cuidado, la entrega a los demás….”)…eso de nihilista creo que no tiene nada.

    los judíos han sufrido mil y una adversidades y siguen avanzando, quizás no compartiré todos los métodos pero me gusta la actitud y el caràcter que les ha permitido sobrevivir.
    Los mulsumanes, una de esas tres religiones abrahàmicas con nosotros y los judíos, tienen también diferentes matices en la aplicación de sus creencias….
    lastima que sólo veamos las diferencias y no lo que nos une (que es una muchísimo!!), pero claro para ver lo positivo hace falta respeto y eso a su vez requiere esfuerzo.
    no sé si acabaremos todos con burka o con velo o con pañuelo (qué parecido es el que llevan nuestras monjas con el que llevan algunas musulmanas, no?, qué casualidad), no lo sé… pero igual que Granada se pasó ocho siglos musulmana, ahora lleva cinco y poco cristiana….todo es cíclico, pero por suerte avanzamos, con errores? claro… todos nos equivocamos.

    un abrazo.

  14. Ricardo, mi comentario era en gran parte irónico, no debería ser tomado enteramente en su literalidad. Dos, tres, cuatro generaciones es apenas un pestañeo en nuestra historia humana. Las tendencias demográficas a las que aludo, junto al enfrentamiento de nuestro relativismo y nihilismo occidental (no el suyo específicamente, aunque reconocerá que su pensamiento está permeado de cierto relativismo cultural frente a culturas que mantiene férreas convicciones y deseo de imponerlas puede arrogar el panorama que superficialmente vaticino (junto a sociólogos más doctos que yo).

    Comparto sin embargo con usted mi admiración por el Pueblo Judío, aunque con menos matices que usted. Yo si admiro su perseverancia en mantener el estado de Israel con la tenacidad con que lo hacen. Y con is amigos musulmanes,que viven integrados en la sociedad española, disfruto de su compañía y de los que nos une (en mi caso, su afición por el fútbol..:)).

    Usted lo ha dicho, todo es cíclico, lo cual no quiere decir que todo es necesariamente bueno ni todo necesariamente progreso. Algunas de las posiciones que en Occidente llamamos progresistas son una verdadera involución. Sobre los valores que usted describe, nada que objetar. Sobre la experimentación e ingeniería social que sobre lo femenino y lo masculino hacemos en Occidente, todo que objetar. El género que verdaderamente merece la pena es el humano. (Pensamiento extraído del blog Personas, no género: http://personasnogenero.blogspot.com/).

    Le recomiendo la lectura del siguiente enlace sobre la evolución de los roles de género en Occidente:

    http://personasnogenero.blogspot.com/2008/07/los-roles-ayer-y-hoy.html

  15. Amigos: para que discutir, lo claro es que hombre y mujer somos diferentes y esas diferencias establecen un marco de equilibrio psicologico, emocional y social a los hijos

    tambien es claro que un buen porcentaje de gente no esta preparada para el matrimonio ni para formar familia y aunque luchen a veces solo hacen daño por sus egoismos y falta de madurez y cultura

    es claro que el matrimonio es una creacion cultural cuyo fin es proteger a la progenie, dar oportunidad a los hijos a que completen su desarrollo y logren su independencia

    es claro que los gays tienen los mismos derechos humanos que los no-gays y que un gran procentaje tiene una alteracion neurologica a nivel de los centros cerebrales del placer y el dolor, lo que les conduce a alteraciones perceptivas y de manejo de las emociones (de ahi el conocido histrionismo y obsesividad de los y las usados y usadas en relaciones sodomicas)

    es claro que el amor no tiene sexo.. y dos personas pueden amarse intensa y profundamente para toda la vida y entregarse a ella

    es claro que si alguien a entregado su vida a otra, tenga derechos que le protejan social y economicamente y eso lo brinda la institucion del matrimonio

    pero como es claro que matrimonio es una sociedad civil que implica union de hombre y mujer, se puede hacer un contrato similar, con otro nombre quizas, que tenga la facultad de brindar proteccion a los “socios” de igual manera que un matrimonio normal

    creo que todos tenemos derecho a ser felices y sentirnos protegidos y amados, a pesar de nuestras “anormalidades” u alteraciones, pero creo que es vital, respetar a los demás… no exponer a niños a una “familia” gay, si no han pasado pruebas de probidad que les capacite como para ser modelos de conducta para esos niños.. pero tambien pondria en evaluacion a las familias “normales” para ver si califican para ser buenos padres y no se van a salir de madre con peleas encima de los niños..

    conozco gays que son un siete, muy discretos con sus asuntos privados.. pero conozco a muchos que tienen que hacer alardes para hacerse notar y llamar la atencion de los demas.. esos son una plaga de pesados..

  16. Angela, excelente y equilibrado resumen…aún así, para la ideología de género, tu escrito sería el de una “facha”… el que usan cuando los argumentos se les acaba.

Entradas recientes